Análisis de Smite para PC

Vivimos en una época llena de MOBA, o Multiplayer Online Battle Arena, también conocido sin su acrónimo. Ya sea por la popularidad de League of Legends o de Dota o por la incipiente venida de Heroes of the Storm de Blizzard, estamos viviendo una temporada de lineas, creeps y heroes de todos los tipos y colores. Hi-Rez Studios no iba a ser menos y, desde hace más de año y medio, ha estado trayendo a nuestros PCs el juego «SMITE«.

SMITE

SMITE es un MOBA centrado en las peleas entre dioses, héroes, monstruos o mitos de las civilizaciones más conocidas. Así pues, podremos ver a Thor dándose de leches contra Artemisa mientras Baco hace de apoyo y nos ayuda a lidiar contra Anubis, Sun Wukong y Huang Wo… bienvenidos a SMITE. Este MOBA reúne a lo mejor de lo mejor en lo mitológico para que nos demos de leches en, como ya es obligatorio en un juego del género de moda, 3 calles (Left, Right o Middle) llenas de campamentos con monstruos neutrales que darán buffs diferentes, y que vayamos a destruir la base del enemigo, apoyados de minions que nos ayudarán a avanzar por cada calle, destruyendo cada torre en nuestro camino hacía los Fénix rivales (los generadores de minion) y asaltar al Titán de la base enemiga, que se podrá defender de nuestros ataques.

Un planteamiento ya visto en muchos MOBA que salen a la luz hoy en día, pero en lo que se basan los chicos de Hi-Rez para dar la talla y traernos un roster casi divino: dioses, héroes, monstruos… todo lo que te imagines lo tienes aquí, así como apoyarnos en una cámara que recuerda a la de juegos como The 3rd Birthday, por poner un ejemplo, de modo que veremos a nuestro héroe en 3ª persona en vez de a vista de pájaro. Esto hará que el minimapa este a la derecha de nuestra pantalla, con el estado de nuestro héroe abajo, con sus items y habilidades, y dejando la parte de arriba para la información referente a la partida (equipo, puntuación, torres en pie, etc.). Ya hemos citado unos cuantos, pero, por ejemplo, podrás encontrar a Ares, el dios de la guerra griego con Guan Yu, el santo de la guerra erigido por la mitología china. Más de 50 héroes que se reparten en 5 clases diferentesGuerreros (poseedores de ataques melé que afectan tanto a grupos como en individual), Asesinos (ataques de melé bastante dolorosos ante un solo objetivo), Guardianes (héroes con habilidades mágicas a corta y media distancia), Magos (ataques mágicos de rango) y Cazadores (habilidades físicas de distancia).

Cada uno de estos más de 50 héroes tiene 4 habilidades, tanto activas como pasivas así como un habilidad definitiva que servirá para hacer un montón de daño a nuestros enemigos o a activar habilidades secundarias que ayuden a nuestros aliados en las batallas que nos esperan.

smite

Ahora bien, más de 50 héroes conforman el roster, pero solo hay unos pocos disponibles cada semana; siguiendo el ejemplo de LoL, casi a pies juntillas, podremos probar diferentes héroes de manera gratuita cada semana, así como poder adquirirlos mediante paso por la tienda del juego. mediante la moneda in-game (Favor) o mediante gemas, esta última opción ya costando dinero real. Cada uno de ellos sale por unas 200 gemas, unos 2 euros y medio, o entre 1000 o 5500 de Favor, costando los nuevos héroes más Favor.

Podemos añadir también skins que varían su precio entre las 200 gemas o las 400, que dan a nuestros héroes ciertos toques que no van allá más de lo estético, lo que no quita la gracia de ver a Artemisa disfrazada de chica pin-up sacada de un carnet comunista o a Loki como un asesino parecido a lo que podríamos ver en Killzone, lo que provoca más que unas pocas risas, pero por lo que un servidor no pagaría ni un duro, por ejemplo. Bastante es que cada héroe sea accesible sin pagar por ello con Favor, pero que obliga a jugar mucho y bien para poder desbloquear aquellos héroes que queremos. Ya con nuestros héroes adquiridos (o de alquiler), podemos lanzarnos a jugar online, si bien se aconseja pasar por el modo Práctica para pulir nuestras habilidades en los diferentes escenarios que nos presenta este MOBA: ya sea en Conquista (5 vs 5 en 3 calles), Arena (5 vs 5 sin calles pero donde la puntuación es lo que cuenta), Asalto (5 vs 5 pero con héroes aleatorios y solo en mid) o en el modo Justa (3 vs 3, solo en mid).

Estos modos hace que el juego gane en diversidad y que no nos anclemos solo en el típico 5 vs 5, si bien, algunas veces el tiempo de espera en una «queue» puede ser de más de 2 minutos, pero que lo compensa con un buen sistema de matchmaking, mezclando tanto a los más aventajados en beta cerrada como a los novatos a partes iguales en combates por todo el mundo. Apenas se nota nada de lag en las multiples partidas que he echado enarbolando el estandarte de Akihabara Blues, así que el servicio es de primera.

¿Es SMITE mejor que otros juegos de su género? Bueno, a mí me ha parecido un buen experimento: mezclar mitos de distintas religiones hace que no se note que la mayoría de estos héroes sean del mismo estilo o que tengan ataques con similares efectos o debuffs que los que otros héroes hacen gala en otros juegos del mismo género. La falta también de innovación salvo por la disposición de cámara (en vez de cenital tenemos una vista en 3ª persona donde veremos a nuestro héroe desde la espalda) y algunos modos de juego fuera de lo común (el ya nombrado modo Horda no esta disponible a día de hoy, pero se rumorea que podría volver con el tiempo) o la excepcional calidad de los servidores hacen que SMITE sea una buena opción para entretenernos una tarde entera con esta banda de mitos bien-avenidos y con ganas de sangre. Si queréis probarlo, no os lo penséis dos veces[80]

Sello de Calidad AKB

  1. Buen texto Mario. Con este juego creo que voy a terminar cayendo en ese pozo de decadencia que son los MOBA, me están haciendo presión en clase para que lo pruebe.

  2. yo he estado jugando desde la beta cerrada y aun no lo suelto, si en verdad les llega a gusta el juego cómprense el «God Pack» que tiene todos los dioses actuales y futuros desbloqueados.

    si a alguien le interesa para jugar mi IGN: ArtGamer

  3. Pingback: [Análisis] SMITE, o como los Dioses saben darse de palos tan bien – Mario Plays

Deja un comentario