Axiom Verge, impresiones con un viaje mágico a la época de los cartuchos

Axiom Verge es un juego indie creado por Thomas Happ, que ha creado prácticamente en solitario una pequeña aventura protagonizada por un científico llamado Trace.

Tras unos experimentos científicos, el protagonista se despierta en un lugar que no conoce, y no sabe tampoco cómo ha llegado allí. Nosotros tomamos el control del personaje, y después de unas breves cinemáticas bastante molonas, empezamos a recorrer los primeros mapeados del juego. Las primeras sensaciones son bastante buenas, el personaje se mueve con mucha rapidez y fluidez, y las animaciones son buenas.

Axiom Verge es un metroidvania con todas las de la ley, algo que andaba buscando desde hace tiempo. Por poner un ejemplo el sistema de guardado es básicamente igual que en los Metroid de la vieja escuela, lo que nos hace rápidamente predecir el tipo de juego que es. Te posas sobre la superficie con forma de estación espacial y con pulsar hacia arriba en el mando de control el juego se guarda automáticamente.

Los gráficos no son nada del otro mundo, pero teniendo en cuenta la factura indie de este título no están nada mal. Gozan de un aspecto ochentero, muy pixelado, pero se aprovecha claramente de la potencia de consolas actuales para sacar ese extra que en los ochenta era imposible de ver, como sistemas de partículas, explosiones muy fluidas y realistas o zoom y vistas lejanas para poder ver mejor mapeados y monstruos de proporciones colosales, con una tasas de frames muy elevada en todo momento.

Axiom Verge está compuesto por zonas muy laberínticas y variadas, con un esquema de nueve mapeados diferentes, casi como puzles que tenemos que ir resolviendo poco a poco. Los enemigos son variados y nos encontramos con diferentes mecánicas de cara a su eliminación, ya que algunos solo se pueden eliminar de una determinada manera, o con un punto débil en concreto. La gran variedad de armas que además podemos ir cambiando en cualquier momento hace que nos tengamos que adaptar constantemente de cara a enfrentarnos a nuevos enemigos.

Una elección de arma inadecuada en un momento determinado hace que pasemos malos momentos, incluso tengamos que volver a empezar desde el punto de guardado anterior, ya que el juego es bastante exigente en ese aspecto. La presencia de puertas de diferentes colores nos pueden hacer presagiar de qué nos vamos a encontrar a continuación, y sobre todo tendremos que tener muy en cuenta, y quedarnos bien con el color, de cara a enfrentarnos a los numerosos Bosses que se incluyen en el juego, ya que algunos son asequibles una vez que nos hayamos adaptado a su mecánica, pero hay algunos que nos pueden poner las cosas más difíciles, y tras batallas de varios minutos, alcanzaremos la victoria con sufrimiento, siempre con alguna recompensa que merecerá la pena.

Las habilidades que podemos ir encontrándonos poco a poco son muy variadas, desde atravesar muros o usar un drone, que bien utilizadas podemos usar para eliminar enemigos más fácilmente o para abrirnos paso a zonas que de lo contrario sería imposible avanzar. También disponemos de un emisor de ondas, que nos permite ver objetos o plataformas ocultos, ya que como ocurre en los citados títulos anteriores, hay pequeños trucos a modo de zonas y habitaciones ocultas, depósitos de energía o armas que sólo podemos encontrar si somos un poco curiosos o nos da por investigar por los alrededores del mapeado.

Axiom Verge nos hace recordar a viejos títulos, como Contra, Cave Story, el ya citado Super Metroid y similares juegos que podíamos encontrar en la época dorada de los ochenta. Otro aspecto a destacar es su banda sonora, que suena como las clásicas melodías que hacen recordar a sus juegos por la banda sonora. Una vez que atravesemos una puerta, y ya sólo por la pegadiza melodía que suena al pasar, podemos adivinar a qué zona nos adentramos. Por cierto, la BSO se puede comprar a parte del juego por diez dólares.

La jugabilidad de Axiom Verge es muy buena, con secuencias de video intercaladas en el modo historia, para describirnos cómo transcurren los hechos, y todo completamente doblado al castellano, con muchas horas de diversión hasta completar la historia en su totalidad, que además incluye un modo SpeedRun para saltarnos las secuencias cinemáticas de la historia y completar el juego en el menor tiempo posible. Un control soberbio, con posibilidad de mapear los botones a nuestro antojo, unos menús muy austeros, pero sencillos de usar y eficaces, hacen que en pocas horas de juego podamos surcar de lado a lado todo el extenso mapeado del universo Axiom Verge.

El juego se encuentra disponible de forma digital para PS4, Xbox One, Switch y Windows, y recientemente se han añadido en formato físico una versión Multiverse Edition que tiene unos añadidos a modo de edición de coleccionista.

Cabe destacar que la distribuidora del juego, BadLand, está donando el 75% de los ingresos del título al hijo de Thomas, que desgraciadamente está enfermo. Todo un detalle, que nos puede animar a disfrutar de este metroidvania que nos ha hecho recordar aquellos maravillosos años de los cartuchos de 8 y 16 bits. Os lo recomiendo encarecidamente, ya que además poder disfrutarlo en consola portátil como he hecho yo en Nintendo Switch, es todo un lujo.

Deja un comentario