El futuro de la saga Uncharted se llama Chloe Frazer

Me permitiréis hacer un inciso sobre Uncharted El Legado Perdido (Naughty Dog, 2017), pues lo merece. Después de Nathan puede haber vida, más allá del carisma y cariño que despierta el protagonista de la saga de Naughty Dog.

Chloe y Nadine, BFF

Tras el anuncio del fin de la saga por parte de los californianos tras la cuarta entrega numerada nació El Legado Perdido, una expansión que acabó devorando la palabra DLC para convertirse en un título independiente.

Esta entrega inesperada no ha hecho más que confirmar que la marca Uncharted tiene futuro, y su nombre es Chloe Frazer, un personaje que rebosa carisma por los cuatro costados y que pide a gritos su momento de gloria. No es de extrañar que en Sony y Naughty Dog vean en la aventurera un nuevo camino en el que explorar nuevos horizontes y nuevas aventuras que contarnos a través de los ojos rasgados de la ladrona mestiza.

Me es imposible explicarme sin hacer un mínimo de spoilers, así que poner el freno de mano justo aquí si no habéis terminado el juego y emplazo a consultar el análisis de Kristian que publicamos antes del lanzamiento del título; si ya lo habéis terminado, coged palomitas y agarraos que vienen curvas. El Legado Perdido es consecuente en su papel de Uncharted pero lo es todavía más en el de ser un homenaje a Uncharted 4 (Naughty Dog, 2016).

Si bien es cierto que El Legado Perdido se basa en la fórmula de la saga, con su pareja de baile, en este caso Nadine Ross y sus momentos contemplativos, sus escenarios impactantes y su belleza audiovisual, esta vez no necesita de esa sinergia con sus co-protagonistas, Chloe es un personaje muy potente y se sostiene por si misma.

Comentaba el homenaje a Uncharted 4 y esos momentos característicos de la última aventura de Drake, sin duda El Legado Perdido es consciente de su papel de expansión y en él encontramos una persecución en vehículos marca de la casa, pero sobre todo, el momento de escenario abierto listo para ser explorado al estilo Madagascar, en el que Naughty Dog afirma ser el más amplio jamás creado para la franquicia.

Pero El Legado Perdido también sabe homenajear a otros Uncharted con muchos momentos marca de la casa y quizás esta vez tengan más importancia, ya que nos indica que en Naughty Dog se está creando escuela. Shaun Escayg y Kurt Margenau demuestran ser buenos directores y sin duda han aprovechado la oportunidad que se les a brindado desde la compañía.

Han sabido crear grandes momentos, de esos que cortan la respiración, pero sobre todo, han sabido dotar de personalidad a Chloe, reivindicando su valía como protagonista. Hay giros, hay potencia gráfica y también hay un invitado sorpresa muy especial, pero con un papel más secundario. Ojalá continúen con la saga, creo que está en las manos adecuadas, Chloe Frazer es el futuro de Uncharted.

  1. Gracias por el post, Marston!

    Yo estoy básicamente de acuerdo en lo que dices, pero creo que la química es la existente no solo en Chloe sino en la pareja Chloe – Nadine. Se complementan de pm y le dan un rollo que me mola mucho.

    • también lo creo, me encanta Nadine en ELP, pero creo que Chloe verdaderamente se destapa como el personaje del futuro de la saga, y es lo más destacable. Sobre la sinergia entre personajes, no la destacaría como con Nat-Sully o Joel-eli y la carta Nathan está muerta, turno de Chloe.

Deja un comentario