El "megaten" más accesible - análisis de Soul Hackers 2

Desde el éxito de Persona 5, cada lanzamiento de Atlus se mira con especial interés debido a lo que supuso dicha entrega y, por supuesto, por el buen hacer en la trayectoria del ahora estudio de Sega.

Y ya con la quinta parte de Shin Megami Tensei en las tiendas desde hace meses y aprovechando que están en racha creativa, en Atlus se han tomado la libertad de rescatar a una subsaga bastante olvidada como es Soul Hackers, un spinoff que nació en Sega Saturn hace 25 años que se quedó en Japón y que en occidente no nos llegaría localizado hasta la conversión que salió en el año 2013 en Nintendo 3DS.

Las influencias de la Atlus actual se notan en este título

Eso sí, si habéis jugado a esa primera parte, veréis que esta secuela no parece relacionada a simple vista, ya que, entre otras cosas, deja de lado la vista en primera persona en esas mazmorras cuadradas típicas de los dungeons crawlers que sí vimos en otros recientes juegos relacionados como Persona Q 2. Si bien es cierto que el primer Soul Hackers salió en una época donde Persona todavía estaba en pañales y no contaba con la popularidad de los últimos años, no es extraño ver que la base del juego original partiera preferentemente de los Megaten de la época y compartieran su vista en primera persona entre otros muchos elementos jugables.

Pero en esta ocasión, sin dejar de lado la influencia de la saga original en Soul Hackers 2 (como el transfondo apocalíptico de la trama), es evidente que los recientes Persona han tenido mucha influencia en esta nueva entrega. Y eso se puede ver en aspectos como ese componente sociológico y crítico del mismo del que parten sus grandes historias y las motivaciones de sus personajes. Además, claro, de un genial diseño artístico que entra por los ojos a primera vista.

Para bien o para mal, Soul Hackers 2 no deja de ser un «megaten» en esencia

Por supuesto jugablemente también estamos ante un título que bebe de sus sagas hermanas, ya que podemos reclutar enemigos para nuestra causa, como suele ser típico en estas sagas de Atlus, y el sistema de combate se basa principalmente en averiguar los «bufos y debufos» para crear una especie de “All Out Attack” de Persona 5, aquí llamado Sabbath.

Eso sí, no os esperéis un mundo vasto a explorar como en SMT V o el modo “vida diaria” de los últimos Persona, ya que Soul Hackers 2 no deja de ser principalmente un dungeon crawler donde el combate y el mazmorreo es lo más importante, al que se le han añadido pequeños elementos de aventura jrpg.

El uso indiscriminado de la tecnología y el consumismo de la sociedad son los puntos de partida de la trama

Argumentalmente, a diferencia de la mayoría de los demás apartados, sí se ha recuperado el tema principal del primer Soul Hackers. Básicamente en esta subsaga la idea principal se centra en el desarrollo tecnológico de la sociedad y las consecuencias de perder el control del mismo. En el caso de esta segunda parte, una inteligencia artificial llamada Aion predice el fin del mundo debido a que dos facciones de invocadores de demonios están enfrentados. Y ahí, para evitar este mal mayor, entran en acción dos avatares del mismo que tratarán de evitar el conflicto: nuestra protagonista Ringo y Figue, personaje que no es jugable, ya que actúa más bien como miembro de apoyo. Junto a ellas se unirán tres personajes humanos llamados Arrow, Milady y Saizo después de resucitarlos de la manera que da nombre al título del juego: hackeando su alma.

Los personajes, uno de sus puntos fuertes

Ahora que hemos mencionado al elenco de personajes, tengo que decir que es uno de los puntos fuertes de Soul Hackers 2 sin duda alguna. Más allá de los geniales diseños a cargo de Shirow Miwa (ilustrador y mangaka autor del manga Dogs y diseñador del anime Kiznaive y de la franquicia 7th Dragon de Sega), nos encontramos con unos acompañantes que tienen unas inquietudes y problemas que casan más con las preocupaciones de una persona adulta, al contrario que en el JRPG medio (sí, mismamente en Persona). 

La manera de saber más de ellos es bastante natural, como puede ser charlando en lugares como un bar o en nuestra guarida. Pero también profundizaremos más en ese sentido ya que sus historias se entrecruzan inevitablemente en partes de la trama principal con pequeñas interacciones entre Ringo y los otros tres acompañantes. Además hay una gran mazmorra subdividida en tres caminos, que resulta ser el alma de cada uno de los personajes humanos, llamada Alma Matrix. De esta manera, además de saber más de nuestros compañeros (ya que de esta manera sabemos de sus problemas y traumas pasados), iremos aumentando el nivel de afinidad con ellos, mejoraremos sus estadísticas y conseguiremos habilidades nuevas que nos harán falta, sobretodo a partir de cierto punto de la aventura.

No innova en el género, pero tampoco lo pretende

Ya en materia jugable, lo cierto es que no sorprende en absoluto al jugador de JRPGs, ya que la estructura no deja de ser el típico bucle de este tipo de juegos. Tenemos momentos con grandes dosis de conversaciones y eventos donde la historia se desarrolla mientras recorremos sitios del mapa al que también podremos comprar nuevo equipo, interactuar con npcs y acceder a varias misiones secundarias. Después de esto tendremos que adentrarnos en una mazmorra, ya sea en el mundo virtual del juego o el real, que tendremos que explorar de cabo a rabo ayudándonos del mapa (no hay que olvidar que es un dungeon crawler), enfrentarnos a numerosos enemigos en combates por turnos y llegar hasta el final del mismo para superar a un jefe final y vuelta al empezar durante las 30 horas aproximadamente que dura Soul Hackers 2 sin ser completista.

Un Megaten muy accesible

Eso sí, no esperéis una experiencia del todo pesada y dificil de superar salvo en los tramos finales. Y digo esto ya que es posiblemente el juego de Atlus más accesible que han lanzado hasta ahora. Por poner ejemplos de esto, las mazmorras (que debo decir que graficamente son algo discretas y desentonan con el sobresaliente diseño de personajes y enemigos) no son tan extensas como cabría esperar en un título de este estilo. El combate además es muy ágil y no son aleatorios, por lo que podremos obviarlos cuando queramos. Y las negociaciones con los monstruos son más simples que en las sagas hermanas. También se ha incluido un botón que nos indica qué ataque es el más efectivo frente a los enemigos si hemos descubierto anteriormente su debilidad. Y la gestión del menú nos indica siempre las mejores opciones de fusión de demonios.

Además tenemos varios modos de dificultad que relajan la experiencia y que nos dejan la posibilidad de tener resurrecciones infinitas en el modo más fácil. Eso sí, como decía, es un juego en el que el combate nos insta a averiguar las debilidades de los enemigos y exige que lleguemos a ciertos niveles para superar al jefe de turno, por lo que hasta el más novato tiene que poner de su parte.

Concluyendo

Soul Hackers 2 no deja de ser un juego que viene de uno de los estudios top en del género JRPG, así que pocas dudas debería haber en cuanto a la calidad que desprende. Sí que es cierto que a veces puede parecer que está algo simplificado de manera general. Y ya he mencionado que gráficamente no destaca en sus fases de mazmorreo sobretodo.

Pero por otra parte Soul Hackers 2 tiene a su favor un diseño artístico apabullante (y ojo, que no he mencionado que la banda sonora es de Keiichi Okabe y sus Monaca). Además cuenta con una temática y una trama más que interesante con toques «detectivescos» que está traducida al español (con doblaje a elegir entre inglés y japonés). Goza además de un ágil sistema de combate y nos obsequia con unos personajes carismáticos que nos acompañarán durante un buen puñado de horas de disfrute que nos ofrece uno de los principales lanzamientos de rol japonés del año. [90]

Deja un comentario