La experiencia Nintendo Labo: MAGIA

Más allá de las críticas que he visto por Twitter estilo “Nintendo vende cartón a 60€” lo cierto es que la propuesta Nintendo Labo, me ha parecido sorprendente. Eso sí, la (enorme) caja de Nintendo Labo Kit variado está, efectivamente, llena de cartones,

Nota: estas impresiones se han realizado con un Nintendo Labo Kit Variado comprado por el redactor del texto.

Los materiales

Estos están clasificados por el juguete/aparato para el que se han de utilizar. Aunque al principio choca que no haya instrucciones físicas, la forma en la que las indicaciones están implementadas, con tutoriales interactivos en 3D que permiten rebobinar, rotar, ampliar… os harán desear que todas las instrucciones del universo fueran así.

No hay lugar para el error en la construcción, y el proceso es tan sencillo como largo: a excepción del coche teledirigido, cada trasto necesita de, aproximadamente, un par de horas para ser montado. Pero merece la pena, porque la construcción aporta gran parte de la diversión en Nintendo Labo.

La experiencia

Nintendo Labo es la suma de montar, de jugar y, como optativa, de customizar. Con mi niño de 5 años sobre todo he podido compartir la segunda parte, la de jugar, y la tercera, la de hacer las construcciones un poco más nuestras, al menos a nivel artístico.

Y es que, al ser cartones, la tentación de decorarlos pintándolos es muy fuerte. En cuanto a la construcción en si, me ha parecido asequible, pero no para un niño de 5 años. Quizá si fuera un poco mayor sí que me habría atrevido a dejarle que participara más, pero la fragilidad de los cartones me ha tirado un poco para atrás – un cartón roto sería un juguete menos que se podría montar.

Con todo, Nintendo Labo es el primer juego que puedo recomendar para niños de cualquier edad. Muchas veces me han pedido indicaciones de juegos para niños muy pequeños y siempre he intentado disuadir e indicar que no soy fan de dejar que los niños de menos de 8 años jueguen a videojuegos. Pero Nintendo Labo es una experiencia de Videojuegos diferente, porque lo de jugar en si casi que es lo de menos. En casa ALUCINAMOS cuando vimos cómo funcionaba el coche teledirigido o, sobre todo, la caña de pescar

De momento en casa hemos montado el coche teledirigido (unos 20 minutos) y la caña de pescar (hora y media aproximadamente), quedándonos pendientes la moto, el piano y la casa. Ambas experiencias, tanto a nivel de construcción como la parte jugable, han sido rollo WOW, porque tienen un toque mágico – no esperas que funcionen tan bien.

La caña de pescar, por ejemplo, por como responde y por la experiencia, parece una máquina recreativa cuidadísima, y la capacidad de detección de movimiento de los mandos es alucinante y, visto lo visto, desaprovechadísima en los juegos regulares. Como reflexión, es un ejemplo de tecnología que ha superado lo que el público exige en cuanto a experiencias tradicionales.

Como nota negativa, creo que dificilmente solucionable, es el tema de la resistencia de los cartones. Estamos hablando de cartones, por lo que no es muy complicado que algo se doble, afectando potencialmente a cómo se ejecutará el juego. Por ejemplo, en mi caso una de las patas del “coche teledirigido” se ha doblado un poco, y aunque la hemos intentado corregir, está claro que el movimiento se ha visto penalizado.

Conclusión

El atractivo de Nintendo Labo es el paquete completo. No es solo los cartones, no es solo sus maravillosas instrucciones, ni sus minijuegos. Si en vez de cartones para montar fueran periféricos que ya vienen montados, la cosa no tendría ni remotamente el mismo interés. Nintendo Labo consigue combinar de forma mágica dos cosas tradicionalmente tan separadas como montar y construir “en el mundo real” y jugar con Switch. Y el resultado es increíble. Nintendo Labo está recomendadísimo tanto para grandes con pequeños como para grandes que nunca dejaron de ser pequeños.

  1. ¿no pensaste en ponerle nota? ya que no querían y lo has comprado, creo que IGN lo compró y le puso nota. Yo de momento solo he montado la casa y el coche que se mueve con vibración y mi hija de 4 años está como loca, muy chulo la verdad.

Deja un comentario