La vida pirata, la vida mejor: Análisis de Flynn and Freckles

Parece que estamos destinados a vivir la vida pirata en esta recta final de marzo. Después de lo último de Rare para los sistemas de Microsoft, llega Flynn and Freckles, una aventura en tres desarrollada por el estudio debutante Rookie Hero Games. Un tesoro por encontrar y muchos peligros a los que enfrentarnos.

La vida pirata, la vida mejor: Análisis Flynn and Freckles

La vida pirata, la vida mejor: Análisis Flynn and Freckles

Al más puro estilo de las aventuras de acción y exploración que vimos durante la década de los 90, Flynn and Freckles nos propone explorar una isla misteriosa en busca de un tesoro legendario. Las leyendas solo hacen alusión a una espada maldita. Concretamente, la espada del Capitán Freckles, un pirata desaparecido, cuyo paradero lleva muchos años siendo una incógnita.

Flynn, un aprendiz de pirata cuya experiencia en cuanto a búsqueda de tesoros brilla por su ausencia, decide que ha llegado el momento de dar un giro de timón y cambiar su vida para siempre; hora de lanzarse a navegar con la misteriosa isla bien marcada en su carta náutica… aunque como en todo viaje hacia lo desconocido, uno nunca sabe lo que el destino le tiene preparado.

La vida pirata, la vida mejor: Análisis Flynn and Freckles

Sabor añejo

El hecho de que Rookie Hero Games haga mención a las aventuras que pudimos disfrutar en la generación de PlayStation y Nintendo 64 no hace más que reivindicarse durante los primeros compases del juego. Un poblado en el que ponernos al día sobre lo que sucede, diversos habitantes a los que ayudar y un par de desafíos menores a los que hacer frente antes de embarcarnos en lo que de verdad importa. Un comienzo que, en un título u otro, todos hemos vivido en más de una ocasión.

Una vez comenzamos a sentirnos cómodos a los mandos, resulta inevitable no encontrar similitudes con títulos como The Legend of Zelda o Spyro the Dragon, entre otros. Exploración y plataformeo en tres dimensiones a lo largo y ancho de varias islas, con alguna que otra mazmorra en la que adentrarnos. Mazmorras en las que, a diferencia de las secciones que nos proponen una exploración más relajada, no siempre resulta fácil avanzar.

Flynn and Freckles cuenta con una buena cantidad de puzles que superar. No es que se presenten como un desafío especialmente complejo, pero, si queremos explotar el juego y lograr el 100%, debemos mantener los ojos bien abiertos para no dejarnos algún objeto en zonas a las que ya no podremos acceder, luego de superarlas.

La vida pirata, la vida mejor: Análisis Flynn and Freckles

Un conjunto equilibrado

Aunque no estamos ante un título excesivamente largo, Flynn and Freckles cuenta con el equilibrio como principal virtud. La historia ronda las ocho horas y el reparto entre mazmorras, batallas y exploración está muy bien equilibrado, evitando convertirse en una experiencia tediosa. El backtracking, esa mecánica que tanto nos gusta a los amantes de las buenas aventuras, también está presente en más de una ocasión, algo que termina dando forma a un conjunto variado, que no se hace pesado en ningún momento.

A la hora de acusar los defectos más evidentes, el juego comparte Talón de Aquiles con muchas otras producciones modestas: el sistema de combate. Parece que todo proyecto menor está destinado a sufrir de los mismos defectos, y es que, como me temía, las batallas no resultan demasiado satisfactorias. La caja de impactos hace que los combates se vuelvan imprecisos, especialmente en la pelea con cierto jefe final. Por suerte, hay que decir que los enemigos no abundan en exceso, algo que, visto lo visto, es la mejor decisión que han podido tomar.

La vida pirata, la vida mejor: Análisis Flynn and Freckles

Un camino por recorrer

El estudio ubicado en Madrid ha visto como su interesante propuesta sale adelante gracias a PlayStation Talents, un programa que nos ha dejado estrenos como Deiland o Flipy’s Tesla, entre otros. La iniciativa de Sony está pensada para apoyar al desarrollo de videojuegos en nuestro país, algo que, en más de una ocasión, nos ha dejado claro que no tenemos que irnos demasiado lejos para encontrar buenos videojuegos.

Flynn and Freckles nos deja un buen sabor de boca gracias a lo agradable que resulta la experiencia que nos propone. Un título cargado de exploración, con el que resulta imposible no acordarnos de muchos de nuestros juegos favoritos de la infancia. A tenor de lo visto en sus primeros pinitos en la industria, estoy seguro de que la travesía del pequeño aprendiz de pirata no va a ser el último movimiento de Rookie Hero Games. [70]

Deja un comentario