Mortal Kombat 11, un torneo a la carta

Hemos tenido la posibilidad de jugar por un buen rato Mortal Kombat 11 y debo decir que Netherrealm Studios ha logrado presentar un juego moderno, entretenido y apto para jugadores novatos y expertos, que no tengan estómago sensible eso sí. Estas son mis impresiones después de varias horas escuchando el clásico “fight”.

Mortal Kombat 11

Todos son bienvenidos

Mi primer acercamiento a Mortal Kombat 11 fue su modo historia o por lo menos quise que así fuera, porque una vez seleccionada la opción, el juego me propuso un modo entrenamiento, por lo que me puse en ello. Scorpion fue mi personaje asignado y desde ese momento me ha acompañado todas estas horas de juego.

El tutorial nos deja ver lo básico y sencillo que es el juego. Combos fáciles de realizar, la interacción con el escenario, cosa ya vista en entregas anteriores, agarres, bloqueos (a los cuales no me acostumbro) y fatalities. Todo muy fácil de aprender y aplicar y creo que son suficientes para comenzar las primeras peleas.

Una vez fuera del tutorial, decidí darme una vuelta por el modo de personalización y allí es donde se puede notar todo el público que Mortal Kombat 11 busca abarcar. Las opciones son muchísimas y no son sólo cosméticas. Estilos de pelea y habilidades pueden ser agregadas, me sentí tuneando un carro en algún título de Forza.

Es increible la libertad que se tiene, lo que permite que los jugadores expertos pueden ir ajustando el personaje a su estilo de lucha y los novatos podemos ir probando los modos predeterminados e ir haciendo pequeños cambios a medida que aprendemos.

Lucha, lucha, lucha

Pero bueno, aqui vinimos a fue pelear y al mejor estilo de lucha house party en WWE, es hora de la lucha, lucha, lucha. Mi primer acercamiento fue con las torres del tiempo, una variante de las torres clásicas, que aún existen y que agregan novedades como el uso de consumibles y condiciones especiales de pelea, como la lluvia ácida o fuego saliendo por el piso.

Allí me di cuenta que el tutorial fue lo suficientemente útil como para afrontar este primer reto con tranquilidad y utilizando las habilidades más allá de lo básico. Combos, objetos e incluso fatalities hicieron parte de mi arsenal, donde pude ver lo fluidas y violentas que son las luchas. A veces no sabes como, pero se muestran golpes contundentes (con fracturas y demás), sin perder el ritmo de la lucha.

Allí pude evidenciar todas esas novedades gráficas de Mortal Kombat 11, repletas de detalles y mucha violencia. Los escenarios son tan vivos que por momentos distraen y las intro cuentan con elementos ya vistos en Injustice 2, presentando interacciones diferentes entre personajes. Definitivamente el elemento principal del juego cumple sobremanera.

Mortal Kombat 11

Cuentos de la kripta

Algo más que pude probar fue la cripta, ese lugar donde usaremos las diferentes monedas de cambio que ofrece el juego: oro, corazones (que se consiguen derranto con fatalities y brutalities) o piedras del tiempo, para abrir cofres y conseguir cualquier cantidad elementos. Consumibles para las torres, trajes, habilidades, llaves para avanzar en la cripta, oro, elementos cosméticos y mucho más.

Si queremos más oro o similares, tendremos que luchar y mucho, porque la cantidad de elementos a conseguir es descomunal. Esta es la hora que solo he jugado con Scorpion, porque he estado bastante entretenido consiguiendo dinero para comprarle cosas y subiendo al nivel a lo que tengo equipado, porque si, cada que jugamos con un personaje, lo que tiene equipado también sube de nivel.

El recorrido por la cripta es muy similar al de los últimos juegos de la serie, tenemos un personaje genérico que va recorriendo el lugar, abriendo cofres y destruyendo todo a su paso, ya que poseé el martillo de Shao Kahn, con un estilo similar a un título de mundo abierto.

Mortal Kombat 11

El camino es largo

Estas primeras horas han sido más que suficientes para darme cuenta de la magnitud que tiene Mortal Kombat 11, un juego que mezcla las luchas, con elementos de RPG y mundo abierto, pero que no se olvida de su core, que son precisamente las luchas y esto es lo que debemos hacer si queremos obtener todos los objetos disponibles.

Si, se que no dije nada del modo historia, pero la he tocado muy poco y me guardaré los comentarios al respecto en el análisis del título. Por lo demás, no podría estar más contento, ya que siento que Netherrealm Studios ha logrado crear un juego que puede cobijar a un gran sector de la comunidad, desde el más novato hasta el más experto, dejando siempre claro su estilo y su razón de ser, que es luchar, luchar y luchar.

Deja un comentario