[PSVR2] Gorn, qué divertido que es empalar

Cómo me lo he pasado con Gorn para PSVR2. Si no fuera por los mareos, que me han obligado a dejar de jugar cada poco rato, podría asegurar sin miedo a equivocarme que es de las experiencias más cachondas que he tenido en Realidad Virtual.

Los mareos vienen por el sistema de control. Por defecto el juego incluye un sistema de arrastre con los dos mandos, como si te estuvieras arrastrando por el suelo, que acaba consiguiendo su objetivo principal, que imagino que es impedir que el jugador se maree, pero impide que pueda desplazarme con fluidez entre los enemigos. Y por eso he activado el modo de desplazamiento con stick, como si fuera un juego tradicional, con movimiento natural.

Pero bueno, qué le vamos a hacer, la VR tiene esas cosas. Lo peor y lo mejor de Gorn vienen de la mano del medio en el que existe. Los mareos, obviamente, es la parte menos buena, por motivos obvios. La parte buena viene de la violencia toon desmedida, que nos permite liarla parda como Gladiador que se enfrenta a oleadas y oleadas de enemigos repletos de mucho ketchup, testosterona y mala leche, pero encontrando un extraño equilibrio con el cachondeo que evita que uno pueda tomarse en ningún momento demasiado en serio lo que está pasando en pantalla.

Decapitaciones, desmembramientos, empalamientos, en Gorn, que es de esos juegos que llevan años dando vueltas por gafas Oculus y compañía, todas esas cosas tan horribles se vuelven divertidas. Quizá porque los enemigos son inequívocamente dummies sin ningún atisbo de humanidad cuyo único propósito consiste en ser el objetivo de nuestros golpes. También ayuda que las armas parecen todas de gomaespuma, a pesar de los brutales efectos de las mismas. El resultado de todo combinado resulta en un título tan irreverente como entretenido que lo hubiera petado, literalmente, en los arcade.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

quince + 16 =