Impresiones: The Walking Dead de Telltale se hunde en S3E3 y S3E4

Gracias a la aportación de Telltale de su pase de temporada, hemos podido continuar con nuestra aventura que ya comenzó en unos meses con The Walking Dead, al analizar los dos primeros episodios de esta tercera temporada.

AVISO: Estas impresiones contienen SPOILERS de la historia

Menos que nunca

Ahora, casi tres meses después, hemos podido jugar los siguientes dos episodios, el tercero y el cuarto, dejándonos como solo sabe hacer la saga, con la miel en los labios. Este texto contiene spoilers por la gran carga narrativa que tiene el título, ¡avisado quedas, forastero! Sabemos que la saga (videojuegil) de la obra de Kirkman en Telltale tiene un gran peso en lo narrativo.

No se tratan de juegos donde podamos evaluarlos por sus características de mecánicas o puzles porque nos quedaríamos realmente cortos. Algo que he percibido en esta tercera temporada es un recorte mayor a la hora de dejar al jugador “libre”. Estamos ante un juego donde el jugador apenas puede hacer movimientos.

Puedes jugar a TWD repanchingado en el sofá y con un solo dedo. Porque solo tendrás que marcar las opciones correctas cuando se te pida. Los QTE tampoco son complicados (aún recuerdo cuando me quedé pillada en el primero del primer juego y me parecía que iban a ser juegos difíciles ¡qué tiempos aquellos!) sin embargo, en esta temporada aún es más fácil y hay menos QTE. También han recortado la duración de los episodios. Estamos entre una hora y una hora y media por cada uno. Antes, eran dos horas mínimo en muchas ocasiones.

¿A qué se debe tanto recorte? Lo desconozco. La historia es muy, muy, mala. No me hace querer avanzar para nada. Ni que se me corte la respiración como el final de la segunda temporada donde todo era tensión y ansiedad. Aquí, nos da igual Javi. Nos da igual Kate. No tenemos nada que nos motive porque hemos vivido historias mucho más complejas en las anteriores temporadas.

https://www.youtube.com/watch?v=yLbGpzWmC4c

Una gran decepción

¿Es este el TWD con el que yo me casé? Pues no. Es un TWD que tira de topicazos, donde los personajes son lo más polarizados que me he echado a la cara. El tal David es imposible que lo pueda defender incluso su hermano Javi. Una persona que ¡chilla! ¡grita! y ¡pega! A TODO LO QUE SE MENEEE AHHH. Mira, es una escena así y otra también y cansa muchísimo.

Por otra parte Kate, a raíz de quedarse cuidando durante años dos hijos que parece ser que ¿ni son de ella? le han dejado un papel proteccionista a tope donde TODAS nuestras decisiones son cuestionadas. Hay momentos donde Clementine la pre-pregunta por si está cagándola antes de hacer algo. Un desastre.

Otra subtrama ridícula para intentar que no se note que hacen la estrategia de “metemos-mil personajes-para-después-matarlos-porque-a-nosotros-ni-nos-importan” es la de Tripp y Eleanor. Se ve que el hombre con sus cuarenta añazos, tiene problemas para afrontar el hecho de decirle a la otra que le mola. Oye, tío, móntate la vida, que aquí todos tenemos problemas, parece decir nuestro protagonista, Javi, cuando el tío se le echa encima cuál quinceañero. Le faltaba la carpetita y las taquillas del insti por detrás para que todo fuera más creíble.

Una lástima

Me da mucha pena hablar así en materia narrativa y de mecánicas porque disfruté muchísimo de la segunda temporada. Pero creo que el problema reside en el cansancio (y hartazgo) que han generado ya la propia serie de AMC y esta saga de Telltale. Quizás sería bueno que volvieran con una segunda parte de The Wolf Among Us o que hubieses dado un peso mayor a Clementine como protagonista. Porque cuando aparece ella, como ya dije en el artículo de los dos primeros episodios, es cuando empieza a brillar (un poco) este título.

https://www.youtube.com/watch?v=0GT_9G4iGa4

Y así ocurre con todo. ¿Cosas buenas? Muy pocas. En materia de mecánicas, me gusta que aparezcan los símbolos “W-A-S-D” para no quedarnos congelados sin saber que tenemos que movernos en ese momento. Me gusta alguna escena como la conversación entre David y Javi en las cabinas de práctica de béisbol. Me gusta que el personaje de Javi sea el equilibrio perfecto entre David y Kate (aunque eso se haga a base de polarizar a éstos dos) y que su background (haber sido jugador de béisbol) provoque una estética que ayude a poner el bate como su arma principal sin que chirríe.

Errores de base

Es un juego que debe aprender incluso a dejar (de verdad) que nuestras decisiones cuenten. En la parte final del episodio cuarto, cuando tienes que decidir si matar a Tripp o Ava, he intentado no postularme por ninguno de los dos. ¿Y sabéis cómo responde el juego ante eso?¡Matándonos! Es decir, a pesar de que el silencio es una opción, en algunas ocasiones hay que elegir sí o sí porque no queda otra. Estaría bien que incluso en las decisiones difíciles pudiera haber algo más de libertad. Tratándose, sobre todo, en un juego cuya premisa es y fue que el jugador pudiese elegir el destino de la historia (aunque esto tampoco llegó a ser su fuerte en anteriores entregas).

Me quedo esperando ante el último episodio de esta tercera temporada de The Walking Dead, porque la distribución de éstos siempre va por meses y tenemos la posibilidad de poder jugarlo cuando salga. Ojalá tengamos un final acorde y que nos ayude a mejorar nuestra visión del juego. Pero es una pena que con esas dos primeras temporadas haya derivado en el cliché, en lo fácil, en lo sí pero no. ¿Estamos ante el final de la saga? Solo el tiempo dirá.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cuatro × dos =