Tunic, la historia de un tierno zorro explorador

Tuve la oportunidad de jugar la demo de Tunic, ese juego que cuya primera impresión recuerda mucho a The Legend of Zelda, pero no es una copia fiel del clásico de Nintendo y por fortuna tiene muchos elementos que le dan personalidad.

Tunic

Vamos a explorar

La premisa de Tunic es simple, de hecho la podemos ver tan pronto inicia el juego. Explorar, encontrar una espada, un escudo y lo que surja entre caverna y caverna. Desde el inicio el juego te da cierta libertad y digo cierta porque necesitamos ciertas herramientas si queremos avanzar.

Algunos caminos se encuentran bloqueados por árboles, que sólo podemos eliminar con una espada o ciertos enemigos cuyos ataques hacen necesario el uso de un escudo. Entonces no podemos hacer mucho de entrada, pero a medida que vamos explorando la cosa mejora.

El juego nunca te va a decir de manera explícita a donde ir, es explorando que nos damos cuenta. Tan es así que los textos están escritos en un lenguaje inentendible, solo OK y NO, donde también es necesario experimentar con lo que encontramos para ver qué hacen.

Tunic

Dando el toque personal

Como lo mencionaba al inicio, el parecido con Zelda es evidente, pero Tunic agrega elementos propios, más de lo visto en los soul like. Nuestro personaje tiene una barra de vida y una de estamina, esta segunda se gasta esquivando o bloqueando. De igual manera, cuando somos derrotados, un cofre con nuestras pertenencias queda en el lugar.

Cada cierto tiempo existen estatuas que nos permiten guardar y regenerar salud, pero a su vez hace reaparecer a los enemigos en todo el lugar. El combate es básico, bloquear, atacar y esquivar. Creo que donde se ve el mayor toque personal es en el apartado gráfico.

Tunic es un juego que luce muy bien. No es un portento gráfico, pero se nota el mimo y cuidado, particularmente en los detalles, además su protagonista entrega una sensación de ternura, en un mundo repleto de peligros.

Tunic

Conclusiones

La demo de Tunic es corta, como la mayoría de las demo, lo que no está mal. De hecho es suficiente para dar a conocer al protagonista, las mecánicas y los enemigos. También es tiempo suficiente para sentir lo que el juego transmite, que es esa sensación de explorar y afrontar el peligro con lo que se tenga a la mano.

Aún no tenemos fecha de lanzamiento, ojalá que sea pronto, aunque eso depende de Andrew Shouldice desarrollador del mismo, porque definitivamente es un título interesante y llamativo.

Deja un comentario