Vampyr, una historia de vampiros, detectives y bugs

Dontnod decidió arriesgarse, no solo presentando un título de vampiros, sino llevando la atención a lo narrativo y no tanto a la acción. Al final nos han entregado Vampyr, un juego muy diferente a lo que inicialmente pensaba, pero que desafortunadamente los bugs llegan a dañar una experiencia tan interesante.

vampyr

Doctor, detective y vampiro

Vampyr nos presenta al doctor Jonathan Reed, el cual despierta siendo un vampiro, después de que su familia lo daba por muerto. A partir de allí comienza nuestra travesía para encontrar a nuestro creador y podernos deshacer de la maldición que tenemos encima.

Eso sí, el proceso no será acabar con todo lo que se nos ponga a nuestro paso y demostrar que al ser vampiros, somos seres superiores, todo lo contrario, lo ideal es ocultar esas “cualidades” e intentar mantener estables los diferentes territorios de una Londres victoriana sumida en una pandemia de gripe española.

Aquí es donde todo el concepto que tenía pensado inicialmente cambió, porque todo el peso del juego recae sobre las conversaciones, el ir investigando a los habitantes, utilizar nuestros poderes de vampiro para escuchar conversaciones, crear medicinas y cambiar el estado de una región que si pierde a su referentes se puede sumir en el caos.

Vampyr

Un juego de decisiones

Que un distrito sobreviva o no depende mucho de las decisiones, las cuales recaen única y exclusivamente en el jugador. Cada que conocemos a los NPC, vamos descubriendo sus historias, motivaciones e incluso sus más oscuros secretos y con gran maestría Dontnod logra despertar bastantes emociones que nos ponen en una encrucijada a la hora dejar con vida o no a algún personaje.

En esa misma situación nos vamos a encontrar cuando el protagonista descansa y el tiempo transcurre, los habitantes comienzan a enfermarse y nuevamente debemos decidir si curarlos o no. Puede sonar fácil, pero cualquier decisión que tomemos afecta sobremanera la región y ya no hay nada que se pueda hacer al respecto despues de tomarla.

Donde la experiencia falla

Si, el tema de las decisiones, conversaciones y demás es lo más fuerte que tiene Vampyr, porque temas como el apartado gráfico, interfaz gráfica y las animaciones no son para nada memorables. Por momentos se ve como un juego que no es de la actual generación y para colmo de males tiene tiempos de carga en ciertas zona, que me hicieron recordar a la época de la primera playstation.

Parece que Vampyr era un juego concebido inicialmente solo para PC, porque sus menús cuentan con una especie de puntero y no están muy bien cuidadas, a eso le podemos sumar las animaciones del personaje principal, el cual se nota rígido y con movimientos extraños. En cuanto al combate, pienso que las habilidades del personaje principal y las batallas con los enemigos son bastante aceptables e incluso entretenidas, aunque algunas de sus falencias son muestra de que no es el fuerte del estudio francés.

Donde el juego se rompe

Lo que les comento en los párrafos anteriores, aunque suene mal, no tiene tanto contrapeso como para dejar el juego medias, porque precisamente ese tema de conversaciones y decisiones es tan fuerte que permite y motiva a continuar y llegar por fin al desenlace de esta historia.

Sin embargo, Vampyr tiene otro problema, que también aqueja a varios juegos, los bugs y particularmente los que rompen el juego, esos que ya no dejan seguir y obligan a comenzar de nuevo. Eso fue lo que me sucedió a mi, una de las misiones principales se encuentra dañada y no puedo continuar, por lo que es necesario volver a comenzar y perder las casi de 8 horas invertidas al título, eso sin contar todo las decisiones tomadas para la supervivencia de las regiones.

Vampyr

Por el momento Dontnod se encuentra buscando solución al problema, pero para uno como jugador es frustrante presenciar ese tipo de situaciones, las cuales desmotivan e incluso llevan a abandonar el juego. Vampyr me logró atrapar por lo que menos pensaba, su narrativa, y gracias a esto ignoré muchos de sus fallos, pero cuando el juego se rompe definitivamente, no es tan facil retomar desde el principio y seguir siendo tan positivo al respecto, lo que es una verdadera lastima.

Deja un comentario