Cobra Kai, primeras impresiones con el juego de la serie del año

Si has visto la serie de Cobra Kai, muy posiblemente acabaste flipando, como yo. Menudo viaje emocional ochentero que se sacaron de la manga. Dos temporadas que, como te descuides, te las ves del tirón, aunque eso signifique ir a trabajar con unas ojeras hasta el suelo.

Un tributo a la nostalgia

El regreso de los infiernos de Johny Lawrence y el sobradismo y mal entendido buenismo de Daniel Laruso, el héroe de la niñez de muchos hacen que las tornas cambien y que Johny, el malo de las películas de Karate Kid, sea el antihéroe perfecto.

Esta magia nostálgica se ha transformado en un videojuego que, oye, no tras probarlo durante un buen rato, no es tan malo como parecía en los tráilers. Con un formato de brawler clásico, aderezado con árboles de habilidades a desbloquear y una apuesta sin tapujos por ataques especiales con cool down, el juego de Cobra Kai.

¿Cobra Kai o Miyagi-do Karate?

Al principio del juego te hacen una pregunta que a mi personalmente me ha parecido un trámite. Y es que te dejan escoger si quieres defender el honor del Dojo Cobra Kai o si por el contrario prefieres ser uno de los losers de Miyagi-do. No tengo ni idea qué pasa si te unes a la secta Profidén de Daniel Larusso, y no creo que lo averigüe nunca, pero una de las diferencias son los poderes mágicos de los personajes.

Mientras que los miembros de Cobra Kai cuentan con poderes basados en el fuego, los pardillos de Miyagi-do están centrados en el hielo. Un simbolismo que refleja lo opuestos de ambas filosofías sobre el Karate.

Unos acabados visuales muy justos

Técnicamente Cobra Kai parece un juego de una generación pasada (o de la otra), alejado de cualquier atisbo de complejidad gráfica, más allá de que, dentro de la poca brillantez gráfica la cosa podía ser bastante peor.

A medida que lo vas jugando va entrando mejor, por lo correctamente resueltas que están los ataques y lo vistoso de los ataques especiales, pero en ningún momento este título pretende ser algo más que una anécdota entretenida para los fans. Sonoramente es bastante mejor, con las voces originales de los actores (al menos en Versión Original), y con una banda sonora muy del estilo de la música que se pone Johny Lawrence en su Cobra Kai móvil.

Hay que aplaudir, por otra parte, que los actores originales de la serie hayan prestado sus voces en este juego de Cobra Kai, un juego que, tras ver los tráilers, parecía bastante menos disfrutable de lo que ha acabado siendo. Sí, está a años luz de Streets of Rage 4, pero aquí hay fanservice para llenar varios camiones. Si te quedaste con ganas de más Cobra Kai tras acabarte la serie, seguro que le encuentras el punto.

Deja un comentario