Days Gone, la horda de Bend Studio ya camina hacia PlayStation 4

Tras un pequeño retraso y varios años en desarrollo, el próximo título exclusivo que recibirá PlayStation 4 está a la vuelta de la esquina. Days Gone debuta el 26 de abril de 2019 y no sabemos si una moto será suficiente para escapar de la horda de Bend Studio.

Pisando fuerte

Un año después de lanzar grandes obras como God of War, Shadow of the Colossus, Detroit: Become Human, Marvel’s Spider-Man y con un futuro en el que podemos encontrar nombres propios como Death Stranding y The Last of Us: Part II, Sony tiene un AS en la manga que no parece llamado a causar tanto impacto como cualquiera de los títulos citados, pero que cuenta con argumentos más que suficientes para captar nuestra atención. Days Gone llega sin hacer demasiado ruido, pero lo hace pisando fuerte.

¿Qué podemos esperar de un estudio que no viene de atravesar su mejor momento pero que un día fue capaz de concebir un videojuego tan laureado como Syphon Filter? Para empezar, lo primero que hay que dejar claro es que si algo no debemos esperar son zombis. Porque no, no son muertos vivientes. Son Freakers o Engendros y sus creadores han insistido tanto o más que yo en eso de que no son zombis. Una especie de ser infectado que ha comenzado a reproducirse y está poniendo en peligro el futuro de la humanidad.

Por suerte, el personaje al que encarnamos no está infectado y es mucho más inteligente que ellos —o no, porque el comportamiento de la horda es algo que dará que hablar—. Deacon es el nombre al que atiende nuestro protagonista, que solo pretende hallar un modo de escapar de la ciudad junto a Sarah, su mujer y su amigo Boozer. Pero como ya podéis imaginar, los planes no tardan demasiado en verse arruinados y el objetivo acaba siendo otro muy distinto… y mucho más divertido.

Enfrentando la raza mas peligrosa de todas

Days Gone nos propone explorar un entorno post-apocalíptico de grandes dimensiones. Un entorno hostil en el que no solo debemos preocuparnos de la horda de infectados; también de la fauna local y de la, posiblemente, raza más peligrosa y dañina de todas: el ser humano. Y es que en el mundo del juego hay más personas cuya única intención no es otra sino sobrevivir, y eso acaba convirtiéndolas en un rival directo por la salvación. Por suerte, tenemos armas, muchas, aunque lo más importante de todo no se encuentra en nuestro arsenal, porque no hay nada más vital que un vehículo que nos permita desplazarnos por semejante lugar, y es aquí donde Bend Studio nos plantea un elemento muy pero que muy interesante: el valor de nuestra moto.

Ya comentaron hace unos meses que no estábamos ante el típico sandbox en el que el jugador tiene acceso a un catálogo de vehículos ilimitado en el que poco importa si lanzamos nuestro coche por un desfiladero o dejamos nuestra motocicleta sin importar qué pasará con ella. Aquí, la moto es un recurso muy valioso y tiende a ser el único elemento que nos permite sobrevivir a los peligros que nos acosan durante las expediciones en busca de recursos. Si dejamos la moto y nos alejamos, tenemos la obligación de volver a por ella. No hay un botón mágico que la haga reaparecer a nuestro antojo, ni tampoco hay otras colocadas en el escenario para que las encontremos.

Esta decisión promete hacer de Days Gone un título diferente a lo que habitualmente vemos en el género y además, también nos plantea un desafío bastante interesante en el que todo nos hace pensar que temeremos tanto por nuestra vida, por nuestra fiel y motorizada compañera de viaje. Quedan muchos kilómetros por recorrer. Muchos infectados por matar y quien sabe si algo por lo que luchar… Lo descubriremos en poco más de diez días.

Deja un comentario