Spider-Man: De los mejores juegos de superhéroes hasta la fecha

En los últimos años, mientras Marvel creaba un universo cinematográfico que detonaría en uno de los mayores eventos culturales de esta generación, DC se ha dedicado a hacer mierda en la industria del cine (Con algunas excepciones).

Esta última compañía, en cambio, ha dado lugar a los que siempre he considerado de los mejores videojuegos de superhéroes de la historia con la saga Arkham. Sin embargo, Marvel no ha desarrollado nada destacable en el videojuego… hasta ahora.

Lo importante de un videojuego de superhéroes, y lo que yo pienso que resulta a los desarrolladores más difícil de alcanzar, es que te haga sentir como el héroe que controlas. En Batman Arkham te sentías Batman. El juego sabía cuál era la esencia del personaje y la supo plasmar en la jugabilidad, sobre todo en las escenas de sigilo. Vas eliminando a los enemigos uno por uno y notas cómo cada vez están más nerviosos, tienes el control de la situación porque juegas con una ventaja: te tienen miedo.

Spidey es mucho más dinámico, más ligero, más ágil. Todo esto se concentra en una palabra que define perfectamente qué sientes al ser Spider-Man: flow. Y, bajo mi opinión, Insomniac ya demostró hace unos años que domina el flow en el desplazamiento con Sunset Overdrive. Así que ¿quién mejor para adaptar a este medio a nuestro amigo y vecino?

Moverte por Nueva York balanceándote entre telarañas es un gustazo. Un desplazamiento así ayuda muchísimo a dar sentido al mundo abierto. Y es que de todas las horas que he jugado sólo habré usado el metro (viaje rápido) un par de veces. Además, este es un factor que anima a explorar el mundo y conseguir hasta los más insignificantes coleccionables. Simplemente disfrutas yendo de aquí para allá, apurando hasta el último segundo y lanzando la siguiente telaraña estando a punto de tocar el suelo.

Al igual que el desplazamiento, el combate también se centra en el flow, dándonos un gran abanico de movimientos para encadenar que irá aumentando al desarrollar nuevas habilidades. Además de estas técnicas, en el juego contamos con varios gadgets que también podremos mejorar a medida que vayamos avanzando. Para no interrumpir la fluidez tenemos el sentido arácnido, que nos avisará de cualquier ataque, peligro o disparo. Incluso al llenar la barra de concentración la podemos consumir ganando vida o haciendo una ejecución, dándonos a elegir entre recuperar salud o realizar un movimiento especial.

Pero en las misiones no todo son peleas, para dar variedad hay secciones de investigación y otras, que no voy a comentar por si se considera spoiler, que no terminan de funcionar. Por otro lado tenemos los puzles, aburridos e innecesarios, que nos acompañarán hasta el final. Me ha dado la sensación de que lo principal ha quedado muy pulido y los detalles temporales para determinadas misiones especiales no están tan cuidados.

El guión no es de obra maestra, pero es lo suficientemente interesante como para mantenernos atentos a la historia. Para empezar, al igual que Spider-Man Homecoming ya asume que conocemos los orígenes del hombre araña y va al grano, omitiendo una introducción. Además, el juego nos sitúa en un nuevo universo, con pequeños cambios con respecto al resto, para entretener y sorprender por igual a aquellos fans que han visto o leído la misma historia una y otra vez. He de destacar la exposición, por parte de Insomniac, del lado más humano de Spider-Man.

Y aunque se podría haber explorado más este aspecto, es el primer juego de superhéroes en el que he notado esto. Porque no podemos olvidar que tras la máscara de Spidey está Peter Parker, una persona de a pie con problemas cotidianos.

Pocos días antes de que saliera el juego a la venta, vi en Twitter que la gente saludaría a Spider-Man por la calle, incluso le pedirían fotos. Igual he tenido mala suerte, pero he estado caminando por La Gran Manzana para ver si esto pasaba y solo me ha saludado un señor. Creo que esto también se podría haber explotado más. Se supone que somos el héroe de Nueva York, la gente lo adora.

Al principio del texto comentaba que las obras de Batman Arkham son de los mejores videojuegos de superhéroes. Marvel’s Spider-Man bebe mucho de este juego y le intenta dar un toque más cinematográfico, que podría haber hecho mejor que con un puñado de QTEs. El caso es que muchas de estas mecánicas funcionan mejor con Spidey. Las mecánicas de combate son las que más inspiradas están en el sistema de combate de la saga Arkham, pero Insomniac las ha sabido dinamizar mucho más y hacer que todo fluya en una pelea, aquí podemos esquivar incluso los disparos. Además, mientras Batman siempre ha sido un personaje que se mueve mejor bajo techo, Spider-Man encaja mucho más con un mundo abierto.

Si miramos a Marvel’s Spider-Man a grandes rasgos, nos encontramos ante un juego sólido, muy divertido y sin fallos graves. Pero intenta aportar variedad con ideas interesantes que no se han parado a cuidar tanto como al juego en global. Sinceramente, me esperaba más de la lucha contra Rhino, cuando llegó la hora de partirnos la cara tan sólo tenía que moverme para atraerlo a una zona donde hubiera algo que tirarle y tirárselo cuando llegara, y así hasta que cayera.

No sé si supera a Batman Arkham, pero igual son los mejores porque, en su género, el listón no está tan alto como en otros. Al final, la obra tiene una gran ventaja: lo satisfactorio de su jugabilidad. De modo que hagas lo que hagas en el juego, todo se mueve con ese flow del que ya he hablado. De hecho, me he divertido muchísimo jugándolo en todo momento, de los juegos con los que más lo he hecho de los últimos años. Es que, al final, lo más importante, hacerte sentir Spider-Man, lo consigue y con creces. [78]

P.D. Por cierto, Tom Ley, no sé qué cómics habrás leído tú, pero Spider-Man ha colaborado infinidad de veces con la policía.

De hecho, simplemente por curiosidad, tras leer tu artículo cogí el primer cómic del hombre araña que encontré por mi estentería, Spider-Man: Blue (Jeph Loeb y Tim Sale). Y a las pocas páginas ya había encontrado una viñeta donde se presencia esta colaboración. Además, creo que hay cosas mucho más relevantes en la obra que una simple coña o un par de misiones ayudando a la policía.

  1. Me gusta que hayas tardado en sacar el análisis. Y me gusta porque un juego así no requiere de prisas por sacarlo porque “esté de moda.” es un juego que se tiene que saborear lentamente para poder decir al final si el resultado ha valido la pena.

    Por otra parte aunque muy de acuerdo con lo que dices de Arkham, aquí difiero un poco. Creo que Spiderman ha tenido bastantes encarnaciones decentes en el videojuego, aunque tal vez sea mi voz de fan la que habla. Sin ir más lejos, el Spiderman 2 de PS2 fue un juegazo en su dia (con las limitaciones técnicas de la época). Igualmente me lo pareció el Shattered Dimensions que, aunque tomaba elementos de Batman en su encarnación Noir, era bastante solvente, variado (y divertido) en general.

    • Gracias, me gusta dejar reposar las ideas que me suscita un juego antes de ponerme con el texto.

      Shattered Dimensions sí que sobresale de entre el resto de juegos de Spider-Man, el de PS2 no lo he llegado a jugar.

      Un saludo!

Deja un comentario