Gracias por tantísimo, Toriyama sensei

Si hace unas semanas le decíamos adiós a Jordi Vila, el icónico cantante del opening de Bola de Drac en Catalunya, ahora, en un momento durísimo, toca despedir al propio genio detrás de todo: al Maestro Akira Toriyama.

A los 68 años de edad, Akira Toriyama, el creador de Dragon Ball y Dr. Slump, ha fallecido, dejando huérfanas a varias generaciones, entre las que me incluyo, que se criaron y crecieron a base de Kamehamehas y de ver a Arare volver loco al Doctor Senbei.

Descubrir la serie, acompañar a los personajes en su crecimiento, mientras nosotros mismos crecíamos o esa inolvidable etapa de intercambio de fotocopias de Dragon Ball en el recreo del colegio, fotocopia que spoileaban futuras secuencias de la serie que todavía no habían llegado a nuestro país, como esa icónica imagen de Krilin atravesando, incomprensiblemente por la diferencia de fuerza, a Goku. Akira Toriyama estaba detrás de ese mito que nadie nunca dio por sentado y que nunca nos ha abandonado, porque el fenómeno Dragon Ball está más vivo que nunca.

En los videojuegos también hemos tenido la suerte de contar con su talento, y títulos como Tobal no. 1, Blue Dragon y la saga Dragon Quest, entre otros, se han beneficiado de su inconfundible estilo artístico. Un auténtico privilegio para la Industria del Videojuego, que recibirá en breve la adaptación de otra obra de Toriyama, Sand Land.

Toriyama sensei, agradecerte todo lo que diste a tantísima gente es imposible, pero también es imposible quedarse callado en un momento tan emotivo. Que quede constancia en estas líneas de la admiración y gratitud infinita que tantos te profesamos.

  1. Genial todo lo escrito, me uno a todas tus palabras.

    Como anécdota contaré que cuando volvía del instituto paraba en el Club natación Sabadell hacer los deberes en una sala social que había con todos los trofeos del club. A media tarde se emitía un nuevo episodio de Bola De Drac en el canal Super 3/3XL (el canal infantil de TV3) y esa sala se quedaba pequeña hasta el punto que tuvieron que ampliar los asientos y limitar el aforo.

    Descanse en paz

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

5 − dos =