Insomnis: Terror a la Española

Un legado imprevisto que destapa un oscuro pasado familiar. Una mansión desangelada, un científico de dudosa integridad y su curioso nieto. Estos son los principales elementos que componen Insomnis, una obra en la que pronto nos daremos cuenta que hay herencias que es mejor rechazar.

Una herencia que sale cara

Y sino que se lo digan a Joe Castevet, el protagonista de Insomnis, título amparado por el programa PlayStation Talents y a su vez el debut de la desarrolladora indie Path Games, estudio español formado únicamente por Gonzalo G. Luna y Virginia Calvo que con su trabajo ha sido nominado en los últimos premios DeVuego 2021 a las categorías de Mejor Idea, Mejor Producción, Mejores Gráficos, Mejor Comunicación, Mejor Banda Sonora, Mejor Diseño Narrativo, Mejor Programador (Gonzalo G. Luna), Mejor Dev. Absoluto (Virginia Calvo), Mejor Diseñador/a (Virginia Calvo) y Mejor Diseño. Casi nada.

Pero no empecemos la casa por el tejado, nunca mejor dicho, y pongámonos en situación. Esta aventura nos pone en la piel de Joe, heredero directo de los bienes materiales de su recientemente fallecido abuelo Roman Castevet, reputado científico e investigador con tanta fama y talento como secretos a sus espaldas. Parte de este patrimonio incluye una mansión inglesa donde Joe pasó sus años mozos en compañía de su abuelo, el lugar al que somos llamados a acudir y en el que se desarrollará la historia.

Llevados por la nostalgia comenzaremos a deambular por los pasillos de la antaño residencia de Roman. Entre antiguos documentos personales y postales sin contestar se nos presenta la primera incógnita y piedra angular de la narrativa por la que nos veremos motivados a avanzar: ¿qué le pasó al abuelo? Deberemos progresar husmeando por las salas de esta decadente y aparentemente deshabitada mansión llena de recuerdos e investigar entre los objetos que vayamos encontrando para entender quién era realmente y a qué clase de misteriosas prácticas se dedicaba, morales o no, en pos del avance científico.

Pronto nos embarcaremos en una aventura cuya tétrica atmósfera nos envolverá hasta tal punto que nos costará soltar el mando durante las aproximadamente dos horas de juego que tardaremos en descubrir el entramado de su típica en el género, pero efectiva al uso historia. Una duración justa y adecuada para el tipo de argumento que nos ocupa, del cual a poco que se cuente destriparía demasiadas de sus claves por lo que nos reservaremos estos detalles para no estropear sus sorpresas.

Adentrándonos en la mansión Castevet

Insomnis se trata de una aventura de terror atmosférico en primera persona cuyo diseño en ocasiones se siente como una especie de escape room. El hilo conductor está basado en la exploración y la resolución de acertijos, sin una mecánica de combate la cual tampoco le hace falta, haciéndonos progresar a base de resolver rompecabezas simples pero satisfactorios en su mayoría que dejan un poso gratificante al dar con su solución, especialmente con los que no son del todo claros en su presentación y planteamiento.

Esta es una pequeña historia con una premisa simple que no resulta pretenciosa ni quiere suponer una revolución, lo que le hace capear muy bien la situación y salir airoso consiguiendo un sólido resultado final. Pese a que el juego cuenta con más de un desenlace estos se determinan en la última decisión a tomar durante la última secuencia, afectando totalmente a su rejugabilidad y haciéndola poco atrayente. Utiliza los típicos recursos del género sin llegar a sentirse como “otro más”, bebiendo de la fórmula común a títulos como Amnesia, Visage, Resident Evil 7 o Layers of Fear, con ciertos guiños que recuerdan al cine de horror clásico.

Lo técnico no impera

Hablamos de un título con un apartado gráfico suficiente y consciente de sus carencias visuales, pero que juega exitosamente con sus recursos apoyándose también de manera adecuada en los efectos de sonido (como melodías angustiosas y breves ruidos extraños) para generar el ambiente de tensión constante que logra ya desde los primeros minutos. No en vano el estudio recomienda al arrancar el juego que se disfrute a oscuras y con auriculares para mejorar la experiencia.

Insomnis se apoya más en la inquietud que generan las paredes de la antigua morada de Roman que en los jumpscares en sí, que también hay, aunque ocasionales y sin abusar. Con detalles perturbadores como cuadros con ilustraciones desagradables repartidas por la mansión, pinturas infantiles mancilladas con manchas de sangre u objetos que van cambiando de posición sin darles mayor importancia y de los que no eres consciente a no ser que te hayas fijado, se consigue crear una sensación de desconcierto y agobio permanente aparentemente irracional que funciona muy bien. Terror psicológico puro.

Conclusiones

Un homenaje a la cultura clásica del terror que recoge varias buenas ideas. Con ciertos aspectos técnicos que pulir en el gameplay como una optimización mejorable, unos controles más fluidos y unas animaciones más orgánicas pero que no se pueden ni mucho menos echar en cara dada la naturaleza del título, Insomnis es un juego entretenido que te acapara con el gancho que tiene su corta pero intrigante historia y que resulta perfecto para disfrutar en una tarde oscura y lluviosa. Cogiéndolo con las expectativas adecuadas, dad por seguro que la mansión Castevet os atrapará.

Un inspirado punto de partida para Path Games, estudio al que recomiendo prestar atención, ya que el subtítulo “Talents” del programa de PlayStation que les apadrina está muy bien justificado en este caso.
Insomnis está disponible en la PlayStation Store para PS4 y PS5 desde el 29 de octubre de 2021, y en PC vía Steam desde el pasado 7 de enero.

  1. Muy interesante, este es el típico juego humilde que merecería estar en formato físico bastante más que alguna que otra perrunilla… o tal vez algún supuesto AA que sí que lo está y es un bluff aupado «por ser de/exclusivo de». 😀

Deja un comentario