Lara Croft y el Templo de Osiris, gameplay de contacto

Soy muy fan de los juegos de mecánica Diablo, en los que un héroe o un grupo de héroes se embarcan en una serie de mazmorras/cuevas repletas a reventar de monstruos con muy malas intenciones que custodian una serie de tesoros y, sobre todo, un buen montón de equipamiento y armas con las que nuestros personajes se convertirán en los más peligrosos del lugar.

Lara Croft y el Templo de Osiris

Lara Croft y sus nuevos colegas

Este Lara Croft y el Templo de Osiris guarda muchas similitudes con el género de los Diablo, aunque en el título de Lara las plataformas y los puzzles tienen un protagonismo mucho mayor, mientras que el componente de Rol es púramente anecdótico.

Este título es el sucesor espiritual de Lara Croft y el Guardián de la Luz, también desarrollado por Crystal Dynamics, y como en él encarnamos a Lara y, en el multijugador, a una serie de personajes relacionados con la historia. En el caso del >Templo de Osiris, a Carter, un segundo aventurero que ha descubierto a la vez que Lara una entrada al Templo de Osiris, y Horus e Isis, el hijo y la mujer, respectivamente, del faraón Osiris.

Sin entrar en spoilers en la historia, que tampoco tiene mucha miga, decir que deberemos liarnos a tiros con cuanto bicho se nos ponga por delante, mientras resolvemos los enigmas que se nos irán planteando para poder ir avanzando en la aventura. Yo he podido probar la versión de PS4 y lo cierto es que no me ha parecido que esté a la altura a nivel visual de los buenos juegos de PS3, con un apartado gráfico muy sobrio y con un motor que va a tirones en ocasiones. Eso sí, a nivel sonoro encontramos un doblaje de mucho nivel, de esos que hacen que se te quiten las ganas de buscar la pista de audio en VO.

Si te gustó El Guardián de la Luz ya sabes lo que te vas a encontrar, con el pertinente cambio de ambientación y el paso de 2 a 4 jugadores simultáneos. Si aquel no te cambió la vida, no esperes que Lara Croft y el Templo de Osiris lo haga, aunque por los 20 euros que cuesta en descarga digital, este no es para nada un mal título de fondo de armario.

Deja un comentario