Life Is Strange 2 - Episodio 1, impresiones tras jugarlo

Érase una vez…en un mundo muy, muy salvaje…dos hermanos lobos que vivían en su madriguera con papá lobo…vivían todos muy felices. Pero…un día…los cazadores se llevaron a su padre, para siempre.

El cuento continúa, pero claro, forma parte de lo que viviremos a lo largo del primer capítulo de Life is Strange 2, y van a ser cinco en total. El juego empieza muy fuerte y todo parece indicar que Dontnod regresará por todo lo alto con la vuelta al tajo de su saga principal. Estoy seguro de que la segunda temporada estará como mínimo al mismo nivel de la primera.

Comenzando una nueva historia

Gracias a unos personajes principales (Daniel y Sean) igual de trabajados que Max y Chloe a los que se les coge mucho cariño desde el principio de este primer capítulo, -un capítulo por cierto que dura casi 3 horas- y en general porque joder, los personajes que construye esta gente te los crees de verdad y parecen seres humanos a pesar de la poca expresividad y la carencia en las animaciones faciales, que aquí aunque han mejorado, tampoco acaban de estar a la altura de los AAA más punteros.

Aunque a nivel técnico ha mejorado bastante debido a su nuevo motor grafico, Unreal Engine 4. También creo que la segunda temporada va a gustar a los fans gracias a una narrativa marca de la casa que simplemente te engancha y porqué esta gente escribe de maravilla, punto pelota.

Conociendo a la familia

Life is Strange 2 comienza con la misma premisa que los anteriores, millennials hablando de porros, de fiestas a las que van a asistir y de cómo conseguir dólares para financiarse la farra del próximo fin de semana. Enseguida conocemos al primero de los dos protagonistas de esta nueva historia, Sean. El primer secundario de lujo aparece junto a este en la primera secuencia, su mejor amiga y confidente, no sé hasta qué punto tendrá importancia en futuros episodios pero este personaje está muy bien escrito y en apenas media hora ya me había cautivado y me recordó a la amiga de instituto con la que os prometéis amistad eterna y en la actualidad con treinta y pico apenas te saludas, pero que importa, las largas conversaciones y cigarrillos que fumasteis juntos forman parte de tu adolescencia y siempre la recuerdas con cierto cariño porqué fue una buena época, sí señor.

Acto seguido entran a escena la familia Díaz al completo, el hermano menor, Daniel y el padre. Una familia estadounidense con raíces mexicanas, de las típicas que detestan Donald Trump y sus descerebrados seguidores del movimiento Q. Mas adelante hablare de pequeños detalles que me han flipado, pero ya que he nombrado al primer presidente del mundo con una zarigüeya en la cabeza, me gustaría destacar como está dibujado el panorama actual en USA con el racismo a los ciudadanos latinos y en especial a los ciudadanos de origen mexicano, incluso escuchamos a un personaje como les dice a los niños: “regresar a vuestro país” o como otro les recuerda que “ellos son uno de los motivos por los que hay que levantar ese muro” simplemente genial y muy, muy fino.

Un cambio de vida

También está reflejado el racismo en la policía, de hecho, ese racismo es el detonante para que una familia preciosa como la de los Díaz se vea truncada y también es la razón por la que los hermanos deberán comenzar su particular éxodo dirección Puerto Lobos, ciudad natal de su padre, en la que nunca han estado porqué ellos son ciudadanos nacidos en Estados Unidos y aparentemente nunca han estado en México. Un viaje que ya desde este primer episodio se antoja difícil, largo y muy complicado de llevar a cabo, en el que los protagonistas se verán sorprendidos por la obligación de madurar y hacerse hombres para sobrevivir en un entorno hostil en todos los sentidos.

Un entorno donde el mayor peligro quizás no sea un oso pardo dispuesto a devorarlos, quizás duela más ver como una familia te ignora y rechaza darte comida a pesar de pedírsela amablemente porqué están demasiado ocupados en sus tablets, y todo mientras el marido le habla a su esposa sobre cómo es posible fuera de su ciudad que tengan que aguantar a dos maleantes pidiéndoles comida mientras la niña se ríe y les pide más chocolate caliente, todo delante de ellos, como si no estuviesen ahí, una situación que a todos nos suena y hemos vivido en tercera persona y que ahora el juego se encarga de hacer que lo vivamos en primera, una triste fotografía que refleja fielmente el tipo de sociedad que somos y uno de los mejores momentos que he vivido nunca con un mando en las manos.

De lleno en la acción

Como siempre en la saga, en Life is Strange 2 deberemos tomar decisiones de menor o mayor peso. Para empezar el juego te pregunta si has jugado a la primera temporada y cual fue tu decisión final, y muy sutilmente puedes ver las consecuencias de ello en una secuencia muy emotiva en algún momento avanzado el primer episodio. Si en Before the Storm, la precuela del primer juego se añadía la mecánica de una especia de combate dialéctico y en el original podíamos manipular el tiempo consiguiendo el efecto mariposa, aquí de momento no hemos podido usar ningún poder directamente, pero deberemos colaborar codo a codo con Daniel para que aprenda y ojo porqué esto es importante, Daniel se va a fijar constantemente en como actúas tú, como hermano mayor y enviarlo o no a pedir limosna, robar en su presencia o cuidar su higiene y controlar sus necesidades fisiológicas se antoja como algo que marcará su manera de actuar en un futuro, algo que habrá que corroborar en futuros episodios. También le enseñarás a distinguir fruta silvestre comestible, a conocer la naturaleza de algunas especies animales o a seguir senderos de un bosque gracias a marcas de pintura en los troncos de árboles.

De momento no hay mucho más que contar sin estropear demasiado lo que hay por ver. Existe el cliffhanger típico de final de episodio, hay tensión y momentos super emotivos y también hay temazos en la banda sonora, me gustó en especial: On The Flip Of A Coin de The Streets y ver como Sean al escucharlo en su habitación, cantaba algunas de sus estrofas, algo simplemente genial y que no me lo esperaba, un detallito fino, de los que siempre nos regala Life is Strange. Existen momentos contemplativos acompañados de la típica melodía a guitarra para reposar y disfrutar del momento. Técnicamente ha mejorado bastante y ahora tiene hasta momentos bastante impactantes a nivel de detalles y de iluminación, pero tampoco nos volvamos locos, muy normalito pero correcto y bastante mejor que las dos precuelas. También ha mejorado el control del personaje y la cámara es más flexible a la hora de jugar con las distancias y se comporta mejor en los espacios más cerrados, todo parece con un mayor presupuesto y con más pinta de AA que de título Indi de bajo presupuesto.

No estoy seguro de si me va a gustar más esta temporada que la anterior o Before The Storm, pero la verdad es que Daniel y Sean me han gustado muchísimo y la premisa argumental me parece muy interesante, si además le sumamos el componente de huida hacia delante y la variedad de escenarios pasando por bosques, ciudades y caminos rurales entre todo los que nos tengan preparados en futuros episodios…La verdad es que estoy muy emocionado con esta segunda temporada en general y estoy contando los días para que llegue ese segundo episodio y supongo que eso es una buena señal.

Life Is Strange 2 está a la altura y Dontnod demuestra que en esta saga encuentra su lugar y se mueve como pez en el agua con su mejor nivel creativo, sus mejores personajes e historias y además destacan en ello porqué aportan su granito de arena a la industria con una narrativa muy personal y que a mí francamente me gustaría ver hasta qué nivel son capaces de llevarla.

  1. El primero ya me llamó la atención, pero primero venía en inglés y luego rollo episodios. Mal rollo.

    Luego creo que sacaron un parche en español (¿no?) y la edición especial y la secuela venían ya en nuestro idioma, pero sólo subtítulos.

    Total, que se me quitaron las ganas.

    ¿Ahora con este qué van a hacer?

Deja un comentario