Life is Strange Before The Storm Episodio 3 Un infierno vacío

Before the Storm, la precuela del aclamado y sobresaliente Life is Strange ha llegado a su fin con su tercer episodio y ha sido una experiencia maravillosa, toda una sorpresa tras muchas dudas debido al cambio de estudio. Deck Nine lo ha vuelto a hacer por tercera vez con el último episodio.

Cerrando un ciclo

El cierre de la historia de Rachel Ambers y Chloe Price poniendo el broche de oro con uno de esos finales que al menos a mí, me ha dejado más que satisfecho. He leído opiniones encontradas sobre el final del juego, en mi opinión todo el episodio es el final del juego y lo demuestran hechos como el de dejar de lado casi por completo mecánicas como las batallas verbales, que tuvieron más peso en los dos primeros capítulos, dando todo el peso a la narrativa para contar todo lo que desde el estudio americano han construido y asi ayudarnos a entender y a querer a Chloe, definitivamente potenciada al máximo y convirtiéndola en uno de los personajes más interesantes de los últimos años.

Durante las reseñas de los dos primeros episodios os hemos hablado de las virtudes y defectos de Before the storm y por aquí nada nuevo que aportar, todo sigue en su sitio, con momentos contemplativos, decisiones difíciles, música perfectamente integrada y sobredosis de calidad para tus oídos y no solo a nivel sonoro, también en su faceta interpretativa, gracias a unos actores de doblaje que dotan de humanidad a unos personajes construidos con material de primerísima calidad, creíbles como pocas veces se ha visto en el medio y todo aderezado con una narrativa ejemplar, esas son las grandes virtudes que se repiten aquí al mismo nivel que en el original, todo un lujo a nivel audiovisual y narrativo.

Atando cabos

Posiblemente el segundo episodio sea el mejor por motivos obvios, en el primero se deben presentar a los personajes y empezar su construcción, en el segundo la historia se desmelena y se despreocupa de lo anterior, así como de la tarea de atar cabos y cerrar toda la historia que ha construido. De eso se encarga este tercer episodio y francamente lo hace de manera ejemplar. Como es costumbre en la serie, debemos tomar decisiones y como en el Life is Strange original, la decisión final es la que termina por decidir el desenlace de lo que has construido durante todos los capítulos anteriores, tu historia y la de tus decisiones.

Y la decisión final de Before the storm es de largo la más difícil que he tomado jamás en un videojuego, lo es por tener que ser sincero, humano, amigo de tus amigos… Nosotros, tu y yo, no estamos acostumbrados a salvar el mundo y en un videojuego podemos frivolizar a la hora de decidir cosas a las que no nos enfrentamos en nuestra vida real, pero aquí puedes perfectamente ponerte en la piel de Chloe porqué posiblemente te hayas visto envuelto en una situación similar y cotidiana en alguna ocasión y de eso va este tercer episodio, de ser sincero, de pensar en lo que es mejor para los demás y en tomar decisiones relacionadas con la madurez y responsabilidad, sobre el bienestar de las personas a las que amas, sacrificándote y valorando el sacrificio de los demás por amor al prójimo.

Una historia muy real

Y esa es la fuerza del cierre de esta precuela, vivir una historia normal, de gente como tú y como yo que se enfrenta a acontecimientos normales y cotidianos. Puede sonar un poco tonto a la hora de explicarlo, por tratarse de un medio acostumbrado a contar historias fantásticas basadas en héroes y casi siempre centrado en mecánicas diseñadas para divertir y entretener a base de pulsar botones. Life is Strange está hecho de otra pasta y se centra en contarnos una historia más narrativa y menos interactiva pero no por eso peor ni mejor, simplemente diferente.

Before the Storm nos cuenta la historia de Rachel Amber y la relación de amistad que vive junto a la protagonista Chloe Price, punto. En los episodios anteriores suceden unos acontecimientos que rodean a las protagonistas, pero que sobre todo se centran en la vida de Rachel. Todo va creciendo y desarrollándose hasta el punto final que deberemos resolver en este último capítulo, un torrente de emociones que cae río abajo hasta desembocar en la decisión final. Una decisión que como he dicho más arriba, es tan simple a nivel de planteamiento como difícil a la hora de solventar.

Un recuerdo siempre presente

Todo el episodio se centra en los momentos de la vida en los que se debe afrontar la realidad sin pensar en uno mismo, en contar la verdad o contar mentiras piadosas. Hay un momento brillante en el que Chloe, en uno de sus sueños en los que mantiene conversaciones muy reales con su padre fallecido -algo que la persigue durante toda la saga- le pregunta si alguna vez le ha mentido sobre algo para que ella pudiera vivir mejor o para simplemente evitar que sufriera por saberlo, él le contesta preguntándole si acaso le querría menos por eso, a lo que ella le responde que dependiendo de que se tratase podría ser que sí, el padre finaliza la conversación diciendo que igualmente no puede contárselo porqué está muerto y realmente no está ahí.

Aunque parezca una tontería, esa conversación, al igual que muchas otras que vivirás a lo largo de la aventura, está en tu cabeza a la hora de tomar la decisión final, de hecho, los tres episodios son como una formación para el examen final, una clase magistral para Chloe y su camino a la madurez. Before the Storm ha sido corto pero muy intenso, me atrevería a decir incluso que supera al primero en muchos apartados y Chloe definitivamente me parece mejor personaje que Max por mérito de los guionistas, que por otra parte han sabido hacer una precuela muy interesante y diferente al primer título.

Conclusión

En menos de 5 meses hemos tenido los 3 episodios y Deck Nine ha cerrado definitivamente y de manera magistral esta precuela. Todavía falta un cuarto capítulo adicional que unirá las dos partes y que presumiblemente explicará la vuelta de Max a Arcadia Bay para reencontrarse con su amiga a la que dejó tirada y que tantas cosas ha vivido junto a Rachel, cosas maravillosas que hemos vivido en este Before the Storm, una historia madura que dignifica al medio y lo dota de madurez, reforzando la faceta narrativa con más fuerza gracias a la interactividad que ofrece el mando entre las manos para controlar lo que pasa en pantalla, una simbiosis entre creativo y espectador que poco a poco va encontrando su sitio entre tanta pólvora y vísceras.[90]

Deja un comentario