Mini Motorways, una joya que no te dejará escapar de Apple Arcade

¿Cuál es mi videojuego perfecto? Ese que no te cansas de jugar, por muchas partidas que le eches. Que te reclama, noche tras noche, manteniéndote enganchado sin remisión.

La adicción era esto

Llámalo Pro Evolution Soccer. Llámalo Civilization 2. O quizá llámalo Transport Tycoon. Llámalo como quieras llamarlo. Todxs tenemos juegos que nos han chupado las horas sin remisión, juegos de los que no hemos podido escapar.

Mini Motorways pertenece a esa raza de títulos que no pierden el tiempo en tonterías y van directos a tu cabeza. Se te meten en la cabeza suavemente, apoyados por su elegante simpleza sonora y visual, pero ya no puedes sacarlos de ahí, como si fuera un anzuelo de mil ganchos que te has tragado.

La belleza está en la sencillez

Las mecánicas del juego de Dinosaur Polo Club son tan sencillas de entender como complejas de dominar. Para empezar, no controlamos nada. Ni a coches, ni a conductores ni la producción de las fábricas.

Al menos no directamente.

En Mini Motorways de lo que nos ocuparemos es de colocar las carreteras para conectar las casas de los trabajadores y las fábricas que necesitan fuerza de trabajo. Los problemas aparecen cuando se acumula el tráfico, tienes que montar puentes o túneles (recursos limitados) en sitios clave y hacer buen uso de los semáforos y autopistas para conectar los puntos más críticos del entramado industrial.

Solo una partida más

La fórmula de Mini Motorways se expande en diferentes ciudades, en la práctica versiones del mapa, en los que buscar conseguir alcanzar una puntuación (# de encargos de las fábricas atendidos) que contrastar con el resto de los jugadores.

El elegantísimo título de Dinosaur Polo Club tiene muchos números de atraparte y no dejarte cancelar la suscripción de Apple Arcade que exige para ser jugado. Aunque siempre tendrás la opción de dedicar tu tiempo a Mini Metro, su videojuego anterior, similar en concepción y no ligado al gamepass de Apple.

Deja un comentario