Project Octopath Traveler: una joya silenciosa

No son pocos los titulares que nos ha dejado el último Nintendo Direct, pero entre todos ellos, el de la publicación de la demo de Project Octopath Traveler fue una de las mejores sorpresas. Probada, queda claro que es obligatorio seguir de cerca este nuevo trabajo de Square Enix: apunta alto.

Nintendo Switch ha conseguido que no me quiera perder ningún Nintendo Direct. Si no lo veo en directo, me lo repaso después, papel y boli en mano, para no perder detalle del futuro de la compañía. La consola híbrida de los de Kyoto no solo está siendo un éxito en ventas, sino que ha vuelto a situar a la compañía ante el foco mediático. Más importante aún, ha conseguido que desarrolladores de renombre se interesen, esta vez sí, por el hardware nintendero.

En este sentido, de la última presentación quizás el anuncio más sonado sea la llegada de Doom y Wolfenstein II a Switch, lo que demuestra que los intereses de Bethesda van más allá del port de Skyrim. No podemos olvidar además la llegada de L.A Noire, que supone el regreso de Rockstar a una máquina de los de Kimishima. Y además de esto, queda claro que el mimo que está imprimiendo la compañía al calendario de lanzamientos es importante, con dos pesos pesados que verán la luz en 2017: Super Mario Odyssey y Xenoblade Chronicles 2.

Ahora bien, ¿el juego se va a 2018? Que no cunda el pánico, publicamos demo. Esto es precisamente lo que ha ocurrido con Project Octopath Traveler, el nuevo JRPG que están desarrollando los creadores de Bravely Default y Bravely Second, Silicon Studios, bajo el sello de Square Enix. Si has jugado a alguno de estos dos títulos seguro que, nada más conocer la noticia, corriste a descargar dicha demo. Eso hice yo y esto es lo que me he encontrado.

Nada más iniciar sabes que estás ante un JRPG de los de antes, con un diseño artístico de los de poner de fondo de escritorio en el ordenador. Tal y como hicieron en su día los Bravely, que sirvieron de homenaje a los Final Fantasy originales, con este Project Octopath Traveler volvemos a encontrarnos ante una nueva incursión en la vertiente más clásica del rol japonés, lo cual es una evidencia desde el inicio del juego, menús inclusive.

De hecho, la demo se carga con una lámina de fondo que recuerda a los artworks de la Fantasía Final más añeja. Lo siguiente que llama la atención es la banda sonora, con una melodía épica perfecta para darte cuenta de que sí, que si te van los JRPG con Project Octopath Traveler vas a sentirte como en casa. En este sentido, se nota que detrás están los chicos de Silicon Studios, auténticos artistas a la hora de adaptar a los nuevos tiempos mecánicas y propuestas de antaño.

Otro de los puntos a destacar de su nueva obra es el apartado visual, el cual define la propia Nintendo como una mezcla de CG y pixel art. Un estilo único que le viene como anillo al dedo muy bien conseguido, que se luce en unos escenarios que dan ganas de explorarlos de principio a fin. Por lo pronto, en la demostración conocemos dos tierras muy diferentes en función del personaje elegido. En esta ocasión contamos con dos (de un total de ocho): la bailarina Primrose y el guerrero Olberic.

Un punto que me ha gustado es que la narrativa está planteada como si de un libro de relatos se tratase, pues cada personaje parece ofrecer su propio trasfondo y cometido en la historia. La demo de Project Octopath Traveler nos permite conocer una suerte de prólogo de los antes mencionados, pero lo cierto es que está bastante cuidada. Por poner un ejemplo, Olberic es un honorable caballero que por motivos que no mencionaré acaba refugiado en una aldea perdida en las montañas como mercenario protector, bajo un nombre falso. Os podéis imaginar que su periplo parte de esta premisa para invitarnos a descubrir por qué ocurrió lo que ocurrió.

No es demasiado novedoso, pero está lo suficientemente bien narrado (al menos este arranque) para que nos interesemos por los personajes, sus filias y sus fobias, y eso en todo buen JRPG es más que imprescindible. Con Primrose, por su parte, visitamos la región de Solealia, una tierra desértica muy diferente a las Tierras Altas que protagonizan la otra trama. “Tres hombres con la marca del cuervo. Me arrebataron a mi padre. Y nunca lo olvidaré…” Este es el punto de partida de la historia de la bailarina y la verdad, no hace falta añadir mucho más.

Metiéndome ya en aspectos como la jugabilidad merece su propio apartado el sistema de combate. Project Octopath Traveler acude a los clásicos turnos, pero como ya hicieron con la saga Bravely con el sistema ‘Brave’ y ‘Default’, los desarrolladores han querido darle su propio toque. En esta ocasión en cada batalla veremos que los enemigos cuentan con un símbolo de escudo con un número en su interior. Con cada golpe ese número se ve reducido hasta que conseguimos su ruptura, un estado en el que el enemigo está confuso, no ataca en un turno y nuestros golpes le hacen más daño. Por otro lado, los enemigos son más débiles ante determinadas armas y hemos de descubrir este punto débil sencillamente probando.

Por otro lado, podemos invertir puntos de Impulso para encadenar varios ataques en un mismo turno. Asimismo, no faltan las diferentes habilidades de los protagonistas, que van desde ataques de área hasta golpes individuales pero más potentes o alternaciones de estado. Más allá de que las animaciones y efectos en combate alegran la vista, en conjunto, la clave del combate reside en controlar los tiempos y calcular bien cuándo romper el escudo enemigo, cuándo aprovechar los puntos de impulso… En líneas generales el combate se muestra fresco, con una vertiente estratégica fácil de dominar que se agradece.

Por otro lado, cuando en Project Octopath Traveler exploramos el mundo fuera de las ciudades los combates surgen aleatoriamente, como era tradición en los clásicos del género. No he visto la opción de desactivarlo, pero en cualquier caso es algo que se puede esperar de un título que bebe de las mecánicas de siempre. Como guinda al apartado sonoro, decir que están disponibles las voces en japonés además de inglés, con textos en castellano.

En conclusión, Project Octopath Traveler lo tiene todo para convertirse en un gran JRPG, una joya oculta entre tanto titular que apunta a gran representante del género en Switch. Hasta su lanzamiento en 2018 quedan unos cuantos meses, pero la acertada publicación de la demo ha servido para que no perdamos de vista este juego que, aún con nombre provisional, ya promete.

  1. Bajé la demo en cuanto salió, pero por unos motivos o por otros no pude probarla hasta anoche. Sólo le pude dedicar media hora, pero de momento me está encantando.

    Ya me llamó mucho la atención cuando lo enseñaron por primera vez, pero lo tenía un poco olvidado. Después de probarlo ya no se me olvida. ¡Lo quiero para ayer!

  2. Lo estuve jugando unos días y que cosa más bonita. Cómo se comenta llaman mucho la atención la gráficos y la BSO, además, y es lo que más me sorprendió, el tono adulto de juego, hay prostitutas, amenazas de cortar cabezas, etc.
    Es una lastima que los juegos de rol sobretodo por turnos me hayan cansado si no lo compraría.

Deja un comentario