Xbox One X: Una bestia con sed de venganza

Disculparme por empezar esta reflexión con comparaciones, pero es inevitable no hacerlo y de paso nos quitamos esta cuestión de encima. Primero fue PS4 Pro y ahora le toca el turno a Xbox One X.

El fin de las generaciones de consolas

Se viene discutiendo desde hace muchos meses sobre si el tiempo de las generaciones como siempre las hemos conocido han pasado a mejor vida, Sony y Microsoft están apostando por modelos parecidos y apuestan por actualizar el hardware justo en el ecuador de la trayectoria de sus máquinas. Nadie lo había pedido, pero las dos compañías han tomado la decisión de renovar sus apuestas y dotarlas con más potencia de cara a la recta final de sus vidas, y aunque allí donde Pro no acabó de convencer a nadie y parece que fue una apuesta a medias tintas posiblemente para no excederse en su precio final, Xbox One X da un salto cualitativo con una potencia significativamente superior a la de su máxima competidora, dominadora clara de la generación actual, y además lo hace con unas cualidades y rendimiento que nos ha causado unas sensaciones más que positiva.

Como último ejercicio comparativo, solo me queda decir que allá donde PS4 Pro hace un uso casi clandestino de las mejoras de rendimiento de los juegos mejorados a la hora de indicarlo, como si fuera a molestar a los usuarios de los modelos FAT y Slim y no quisiera hacerles sentir como usuarios de segunda, Xbox One X lo muestra con orgullo y lo utiliza como baza. Cuenta hasta con un apartado en la tienda que engloba todos los juegos mejorados para Xbox One X. Además, en la sección de juegos instalados, podemos seleccionar una pestaña llamada “Juegos mejorados para Xbox One X, para que nos indique que juegos disponen de esas mejoras, algo muy útil. Otra característica muy aplaudida es la capacidad de la consola para grabar vídeos en 4K y 60FPS con una soltura y calidad fuera de toda duda. All in one.

Los 4K como mejores aliados

No creo que sea muy interesante para vosotros que os hable de números ni de tablas comparativas, pues Internet está lleno de lugares a los que acudir para obtener toda esa información con datos técnicos y esclarecedores; pero para que os hagáis una idea, estamos hablando de una consola bastante más potente que One Fat y One S, preparada para ser aprovechada en su plenitud junto a un televisor 4K, y aunque también pueden disfrutarse de sus ventajas en un monitor Full HD, la idea principal de Microsoft, es que emparejes su máquina con una pantalla con resolución UHD.

Pero la cosa no queda ahí y para los poseedores de un monitor de gama intermedia con resoluciones de 1440p, estáis de enhorabuena, pues Xbox One X ha pensado en esta posibilidad para que también podáis disfrutar de sus títulos en este formato. Todo un acierto y una virtud frente a su competidora. Y al igual que el modelo S, incluye un reproductor 4K UHD para disfrutar del mejor cine en la máxima resolución que ofrece el mercado actual.

Una caja de sorpresas

Pero hablemos de sensaciones y de juegos porqué el coche es muy bonito sin duda, así que saquémoslo a pasear. Xbox One X es una caja de sorpresas y lo demuestra por ejemplo con el aclamado uso de la retrocompatibilidad con Xbox 360 y la Xbox original añadida recientemente que, si ya de por sí es una gran virtud, el uso que podemos darle aquí es aún mayor. Por el momento, títulos como Gears Of War 3, Fallout 3, Skate 3, Mirrors Edge, Assassin’s Creed y Oblivion han recibido parches para aprovechar el hardware y parecen remasterizaciones con una factura impresionante que alcanza resoluciones de hasta 4K nativos y mejoras de framerate que los convierten casi en juegos nuevos. Creedme que sorprenden y mucho.

Después tenemos casos como el de Bayonetta y Metal Gear Rising que, sin recibir parche alguno, se mueven prácticamente a 60 FPS estables como una roca, lo mismo sucede con juegos de Xbox One con el framerate desbloqueado y se ven beneficiados por el simple hecho de correr en Xbox One X. Es todo un ejercicio de descubrimiento ir probando juegos de Xbox 360 y comprobar que efecto ejerce Xbox One X sobre el mismo, parece magia negra. The Witcher 3 es un caso muy descriptivo sobre este asunto, fue un título inicialmente lanzado a 900p y con el framerate desbloqueado, más adelante CD Projekt RED decidió aumentar la resolución a 1080p y bloqueó la tasa de imágenes por segundo limitándola a 30 FPS.

Lo curioso de este caso es el hecho de que si lo instalamos en nuestra Xbox One X y no actualizamos, se mueve cerca de los 60 frames por segundo sin problemas. Por si esto no fuera poco, el hardware dota a todos los títulos un filtrado anisotrópico 16x que consigue una mejor resolución y que además mejora la calidad de texturas y bordes, disimulando mejor los molestos “dientes de sierra” dando una explicación práctica y confirmando que realmente no es magia negra lo que hace Xbox One X, es el resultado de una consola bien pensada, quizás la mejor de la familia Xbox. Phil Spencer sabe realmente lo que hace y nos lo ofrece por poco menos de 500 Euros.

Los juegos de Xbox One elevados a la máxima potencia

La gran pregunta que os estaréis haciendo es si realmente vale la pena dar el salto a Xbox One X. La respuesta no es sencilla y depende de muchos factores como el económico, el televisor o monitor que tengas pensado utilizar para su disfrute. Pero sobre todo los exclusivos que ofrece, sin duda el gran hándicap y la tarea principal de Microsoft de ahora en adelante una vez finalizado el trabajo con la puesta a punto del hardware. Playerunknown´s Battlegrounds y Sea of Thieves parecen exclusivos de peso y la excusa perfecta para apostar por Xbox One X si todavía no lo tienes claro.

Pero otra vez, esta opción queda descartada para los usuarios de PC, que siguen percibiendo que si acaso carecen de títulos, la mejor solución a sus males sigue siendo apostar por Nintendo Switch o PS4 para poder acceder al resto de títulos que no están disponibles en su plataforma principal. Por lo tanto, esta consola parece estar destinada a los jugadores habituales de consolas que no quieren complicarse la vida con las contras de los compatibles y que a su vez, quieren disfrutar de la mejor experiencia posible a nivel de potencia.

Una vez entendida esta cuestión, lo importante es confirmar lo bien que se ven los juegos con actualizaciones y mejoras que se pueden disfrutar en One X. Estas mejoras están divididas en 3 categorías: Mejorados para Xbox One X, 4K UHD y HDR. Los títulos que aprovechen la máquina pueden hacer uso de estas 3 nomenclaturas de forma individual o combinadas, esto dependerá del desarrollador y por poner un ejemplo, títulos como Forza Motorsport 7 se beneficia de todas ellas y además corre a 60 FPS, un auténtico portento.

Halo 5, Killer Instinct y Gears of War 4 son otros beneficiados de peso que ofrecen una experiencia totalmente renovada y te dejan con la boca abierta. Pero, ¿y los multiplataforma? Assassin’s Creed Origins, Star Wars Battlefront 2 o Wolfenstein 2, por citar algunos, sobrecogen en esta consola y en el caso del último título de Ubisoft, hace palidecer a la versión de One S.

Conclusiones

Pocas veces he estado tan satisfecho con la compra de una consola, tiene un diseño muy acertado, es ultra silenciosa y realmente han trabajado a todo gas para crear un hardware muy equilibrado. Estamos ante una alternativa para jugar en 4K con un precio asequible dadas las prestaciones del hardware y todo dependerá principalmente del apoyo que decidan ofrecer las compañías externas a Microsoft para aprovechar todo su potencial. Pero deberá ser la propia Microsoft la que aporte contenido exclusivo de calidad para conseguir que su apuesta sea atractiva de cara al consumidor, creo que en este sentido lo tendrán muy complicado a pesar de que hay una lista enorme de títulos que recibirán parche a corto y medio plazo.

Por ahora Xbox One X ya cuenta con más de 70 títulos adaptados a la potencia del hardware, una cifra nada despreciable que se verá incrementada con el paso de las semanas y meses próximos. Si eres poseedor de un televisor 4K UHD, es la mejor opción para disfrutar de las mejores versiones de los títulos en tu salón. Si no tienes pensado dar el salto al 4K, su adquisición es más cuestionable, aunque como he dicho más arriba, todo dependerá de múltiples factores, pero insisto, la mejor pareja de baile de Xbox One X es un monitor 4K.

Xbox One X es compatible con todos los mandos y accesorios de la familia Xbox One y es compatible con todo el catálogo de esta generación y retrocompatible con más de 400 juegos de Xbox 360 y desde hace poco con algunos títulos de la primera Xbox, al igual que Xbox One Fat y Xbox One S. Por cierto, el contenido de la caja incluye Xbox One X, un mando, un disco duro de 1TB, 1 mes de Xbox Game Pass y 15 días de Xbox Live para probar sus servicios online. Si tienes 500 Euros a mano y te consideras un sibarita, sin duda disfrutaras de una experiencia premium de altas prestaciones, sin duda Xbox One X es una opción muy a tener en cuenta.

  1. Después de cancelar la reserva en Amazon, he vuelto a reservar en Xtralife (regalan unos headset), y se supone que la tendré en casa para finales de mes.

    Tenía mis dudas, ya que de momento, no puedo permitirme cambiar la Tv solo por las 4k. Ya tengo una LG de 55, y sería mucho desembolso soltar 15000 por cambiar al mismo tamaño solo por las 4k.

    Pero después de ver que las mejoras también se pueden disfrutar en 1080, me he decidido a pillarla. Ya caerá la TV cuando estén a un precio mas acorde a mi bolsillo.

Deja un comentario