Análisis de Hades para PS5 y Xbox Series X|S: tan bueno como siempre

Zagreus, el príncipe del inframundo griego, aterriza en PS5 y Xbox Series X|S. Hades, el aclamado roguelike de Supergiant Games, ya está disponible en todas las plataformas. Porque nunca es mal momento para embarcarnos en una nueva tentativa de huida. .

Repasamos las claves que llevaron al título a convertirse en una de las joyas del género

Ah, shit, here we go again

Todos tenemos un videojuego al que siempre volvemos cuando ya parecía olvidado. En mi caso son dos: Body Harvest y Outer Wilds, y parece que en el de muchos usuarios es Hades; tengo la sensación de que las manecillas del reloj no giran para él; siempre veo a gente jugándolo y contándoles a todos lo bueno que es. He de confesar que, entre una cosa y otra, he tardado demasiado en adentrarme en el inframundo, pues apenas lo probé tímidamente en su momento y no ha sido hasta los últimos días cuando he invertido un buen puñado de horas en él.

Hades ya gustó mucho en su día dentro del equipo de Akihabara Blues. Por un lado, Cristian apenas necesitó unas partidas para quedar cautivado con sus bondades. Por otro, el juego se coló entre nuestros premios GOTY 2020, pues fue el candidato elegido por Julio ‘NMC’ Carmona. Y como yo no quería ser menos, espero que no sea demasiado tarde para subirme a su barco: me ha encantado la experiencia, frustrante y gratificante a partes iguales, unida a la soberbia dirección de arte y amor por el detalle del que presume. Tras soltaros este rollo, hablemos del juego y refresquemos un poco su propuesta.

Estamos ante un rogue-like en el que, como no podía ser de otra forma, repetir niveles y enfrentamientos, así como mejorar nuestras aptitudes —aunque no hay mejor mejora que el aprendizaje a los mandos— son ingredientes básicos en cada partida. Las rondas reciben el nombre de Tentativa de Escape y su duración aproximada, teniendo en cuenta que puede variar en función de nuestras habilidades y del factor suerte a la hora de adquirir potenciadores, es de entre 25 y 45 minutos. De todos modos, parece que el tiempo funciona con reglas diferentes en el inframundo, porque ya he perdido la cuenta de cuántas horas llevo.

Exigente, justo y adictivo como pocos

A diferencia de lo visto en otras propuestas del género, en Hades es más importante dominar movimientos y espacios que atacar; de nada sirve lanzarnos a lo loco a golpear a los enemigos si no somos capaces de esquivar en el momento justo y controlar el campo de batalla, detectar sus trampas y usar cada estructura en nuestro beneficio. El control, exquisito como pocos, da lugar a que cada combate sea sumamente gratificante. Y claro, que al final de cada ronda nos espere una recompensa, también ayuda.

Una de las claves para que sea un título tan adictivo es la constante sensación de mejora, pues casi siempre podemos anticipar el tipo de recompensa que vamos a recibir antes de cruzar la puerta hacia la siguiente habitación de la mazmorra. Por supuesto, elegir con criterio y moldear nuestra build a conciencia para maximizar los efectos de cada potenciador es un paso de gigante hacia la victoria. Cada bendición otorgada por los dioses olímpicos (Artemisa, Poseidón, Afrodita…) nos otorga un beneficio; si tenemos la suerte de repetir con ellos podemos aumentar el nivel de su habilidad.

Hades tiene dos partes claramente diferenciadas. Una es la que vemos nada más adentrarnos en el juego, que nos propone «completarlo», algo que entrecomillo porque alcanzar los créditos no dista mucho de hacer caso a la orden de «pulsa un botón para continuar»; lo importante empieza justo tras llegar al final. La otra es precisamente eso: el nuevo comienzo, momento en el que empezamos a vislumbrar el abanico de posibilidades que tenemos ante nosotros. Y es que, como buen rogue-like, las mejores recompensas llegan a medio y largo plazo.

La joya del género, disponible para todos

No es casualidad que Hades sea uno de los videojuegos mejor valorados en Metacritic durante los últimos años. Tampoco lo es el hecho de que ocupe un puesto en lo más alto de muchas listas en las que los jugadores dejan claro cuáles son sus títulos favoritos. Desde que debutó por primera vez, el rogue-like de Supergiant Games ha recibido un aluvión de halagos en todas y cada una de las plataformas a las que ha llegado. Y es que, si te guste el género, tienes una cita obligada con esta preciosa y alternativa visión del inframundo. El viaje no será fácil, pero merecerá la pena. El juego, que finalmente se encuentra disponible en todas las plataformas, sigue siendo tan bueno como lo era el primer día. Porque no importa cuánto tiempo pase; la diversión que ofrece no envejece. Ya no hay ninguna excusa para no probarlo. [92]

  1. Una maravilla de juego, que me pillé de salida para Xbox porque me costó 25 pavillos y el de Switch sólo lo vi en una tienda y a 60 napos (en internete ya empezaban a flipar).

    Ganazas de darle. Es posible que lo juegue cuando acabe el sublime ZBOTW (qué pasada de juego), ya que vengo del precioso Link’s Awakening y pensaba jugar luego al Skyward Sword, pero creo que tres Zelda seguidos va a ser demasiado hasta para mí. 😀

Deja un comentario