Análisis de Moonlighter: héroe y comerciante

Últimamente, el desarrollo indie español está de enhorabuena. En los últimos años, no hacen más que salir productos patrios de una calidad enorme desarrollados por pequeños estudios. Es el caso de The Red Strings Club, Aragami, Monster Prom o, por supuesto, este mágico Moonlighter, de los valencianos de Digital Sun.

Hace mucho tiempo, tras una excavación arqueológica, se descubrieron una serie de puertas. Pronto se descubrió que estas puertas servían como nexo de unión con otras dimensiones y reinos, lo que atrajo a numerosos guerreros y aventureros para explorar estas mazmorras y buscar fortuna. Así, se fundó cerca de esta excavación arqueológica la ciudad de Rynoka, que servía como lugar de descanso para estos aventureros y como corazón comercial para intercambiar todos los bienes recogidos en estas mazmorras.

Esta es la historia con la que se presenta Moonlighter, un juego de acción RPG con elementos roguelike cuyo protagonista es Will, un hijo de mercaderes con afición por las aventuras que sueña con convertirse en un héroe. Así, Will combina su trabajo de mercader en Rynoka, donde lleva la tienda familiar, con su faceta de aventurero en las mazmorras que hay tras las puertas.

Will tendrá que saber gestionar estos dos aspectos de su vida para ser capaz de devolver la tienda familiar al esplendor de antaño y convertirse en el héroe que siempre ha soñado ser, a pesar de haberse visto arrastrado por tradición familiar a seguir los pasos de sus padres.

A grandes rasgos, Moonlighter bebe mucho de juegos clásicos como The Legend of Zelda, pero es capaz de distanciarse lo suficiente de esta para convertirse en una experiencia original y con personalidad.

Uno de los aspectos más interesantes que nos ofrece Moonlighter es el de la gestión entre nuestra faceta de aventurero y nuestra faceta de tendero. Todas las mazmorras tienen tres niveles tras los cuales se encuentra la sala del boss, pero cada vez que salimos de la mazmorra esta se resetea y se vuelve a generar de forma procedural, al más puro estilo de The Binding of Isaac. En cada mazmorra nos encontraremos con enemigos que, al ser derrotados, soltarán una serie de loot que luego podremos usar bien para craftear o para vender en nuestra tienda y así ganar dinero. Esto se convierte en algo realmente interesante, porque combinamos nuestra experiencia en las mazmorras con nuestra experiencia en la tienda para ganar dinero y poder así mejorar nuestra tienda, craftear mejor equipamiento o edificar nuevos comercios en Rynoka.

Esta relación entre mazmorras y tienda está perfectamente ejecutada y genera una dinámica muy interesante a la hora de obtener loot, venderlo y volver a la mazmorra de nuevo. Poco a poco, aprenderemos a vender los productos de manera eficiente para sacar el dinero necesario, mejorar nuestro equipamiento y, finalmente, vérnoslas con el jefe de la mazmorra en la que estemos enfrascados. Porque, eso sí, al inicio sólo hay una mazmorra desbloqueada, pero cuando derrotemos al jefe de la mazmorra actual, se desbloqueará la siguiente.

Por otro lado, los elementos RPG se integran perfectamente en la aventura, pudiendo craftear el equipamiento que deseemos para potenciar las habilidades que nosotros mismos consideremos adecuadas a nuestro estilo de juego. Además, la variedad de armas, armaduras y equipamiento nos ofrece muchas posibilidades a la hora de combatir y enfrentar una situación.

Eso sí, Moonlighter no es un juego sencillo. Tampoco llega a ser extremadamente difícil, pero sí que es bastante exigente. Si no tenemos cuidado, moriremos en una mazmorra con nuestra mochila llena de loot y perderemos todo lo que habíamos trabajado duramente para conseguir. Por ello, en los primeros compases de la aventura, aparte de un cristal transportador que nos permitirá regresar a Rynoka, reiniciando así la mazmorra, encontraremos un cristal que puede generar una puerta que conecta la mazmorra con la ciudad para así no tener que volver a hacer todo el recorrido.

En su apartado artístico y sonoro, Moonlighter es una delicia. Visualmente, su variedad de escenarios entre las mazmorras y su colorido planteamiento en pixel art genera unos escenarios realmente bonitos. Es realmente satisfactorio en este sentido combatir, moverse y descubrir nuevas mazmorras, ya que la diversidad en sus escenarios crea un estilo visual que nos hace disfrutar cada minuto que pasamos en Rynoka o explorando las mazmorras.

La música también acompaña de forma genial al gameplay y al arte de Moonlighter. La ambientación creada entre su apartado visual y su apartado sonoro es una pasada, y sabe llevarnos perfectamente a las situaciones con las que nos encontramos.

Por todo esto, Moonlighter, se convierte en otra de esas pequeñas joyas indies muy recomendables y, además, con sabor español y respaldado por 11 bit studios, creadores de This War Of Mine o el reciente Frostpunk. La capacidad que tiene para combinar los elementos RPG con los roguelike y la dinámica de obtener loot para venderlo y hacer prosperar la tienda es realmente interesante, pero Moonlighter no sólo se queda ahí, ya que ofrece una experiencia muy disfrutable que transportará al jugador a Rynoka y a las mágicas e inquietantes mazmorras que se esconden tras las puertas. Lo tenéis en Steam tanto para Windows como Mac, que es desde donde lo hemos analizado, pero el juego tiene previsto su lanzamiento también en PS4, Xbox One y en el futuro para Switch. [85]

  1. A la lista de deseados que va, tras Red Strings me llama muchísimo la atención, con suerte este verano cae. Gracias por el análisis Javier

Deja un comentario