Mis diez juegos que marcaron la década

Parece mentira que llevemos ya otra década más de nuestra vida superada. Una década donde, tras haber hecho recopilación y un poquito de revisión, tenemos más de 1000 títulos que son éxitos ya sea económicamente o por calidad propia.

Es difícil, no, muy difícil escoger diez solo de toda la lista, pero creo que estos son mis mejores diez juegos de la década, o por lo menos, los que yo he preferido destacar.

The Binding of Isaac (2011)

Fenómeno de masas, no podemos hablar de la década sin mencionar al juego que ha redefinido y puesto el ojo de nuevo en uno de los géneros más viciantes que existen: los rogue-like. La obra de McMillen (y su segunda obra maestra, que se dice pronto) es un juego eterno. Largo, atemporal y para morir entre sus cuevas, no son pocos lo que como yo intentaron conseguirlo todo en esta obra. Al igual que Minecraft, este juego se convirtió por méritos propios en una obra de culto y éxito en Youtube, sobre todo gracias a gente como Alexelcapo en el caso de los países hispanohablantes o Northernlion para en la zona de influencia inglesa.

Su modo actualizado, Rebirth, y su expansiones Afterbirth/+ y Repentance no hacen sino añadirle más y más horas a un juego que, a fecha de hoy, ronda las 1000 horas para exprimirlo a muerte. Para colmo, tenemos a Danny Baranowsky detrás de una banda sonora excelente que ambienta y acompaña esta gema. Un juego que ya forma parte de la historia de los videojuegos.

Celeste (2018)

La depresión es una de las enfermedades más difíciles de digerir. Invisible y dolorosa, sin el apoyo necesario hunde sin remedio a la persona que la padece. Y esto es lo que el estudio canadiense Matt Make Games es capaz de transmitirnos en el que para mí es el mejor plataformero jamás creado. Acompañaremos a Madeline en su lucha interior para superar sus miedos y avanzar en su vida, utilizando metáforas a modo de puzles y obstáculos visuales en un viaje para la autoaceptación y la superación personal. Gráfica y sonoramente es una autentica delicia, y es sin duda uno de los juegos más duros de completar que jamás he jugado.

Gone Home (2013)

Antes de que los Walking Simulator explotaran y nacieran genialidades como Everybody’s Gone to the Rapture, The Vanishing of Ethan Carter o What Remains of Eddith Finch, la gente de The Fullbright Company se sacó de la manga un juego intimista, sencillo, pero de ejecución excelente. Gone Home nos muestra una familia en el instante de su ruptura, justo cuando Katie, nuestra protagonista, llega a casa para encontrársela vacía. Su hermana se ha fugado en una relación con la mujer que ama que sus padres no aprueban y ellos están en un supuesto “viaje de fin de semana”. Es nuestra tarea investigar la casa y descubrir los hechos que nos han llevado a esto y, de esa forma, conseguir sumergirnos en la narrativa y crear un vínculo muy poderoso con la familia. El germen de uno de los géneros más apasionantes a la hora de contar historias está aquí mismo.

Pokémon GO (2016)

El juego con más beneficios del mundo, con más uso diario que aplicaciones como Facebook en Estados Unidos, sabemos que lo que muchos de nosotros consideramos que iba a ser cosa de unos días se ha convertido en una fiebre que genera casi 800 millones al año. Y son todo méritos propios. Puede no gustarte, o incluso despreciar su concepto, pero Pokémon GO no ha hecho más que traer a nuestros dispositivos móviles la sensación de ser el maestro Pokémon que muchos de nosotros queríamos ser de pequeños. En su simplicidad esta la cosa, y además, ha hecho muchísimo ahínco en generar una comunidad que interaccione entre ella para crear relaciones fuera del marco de nuestros hogares. Por eso, para mí, este juego es un antes y un después en el mundo de los videojuegos.

The Witness (2016)

¿Qué podemos decir que no se haya dicho ya de este juego? La obra cumbre de Jonathan Blow y uno de los juegos de puzles más difíciles de la historia, eso es The Witness. Un juego que nos coloca en una isla con desafíos esparcidos por el mapeado con una maestría increíble, y ahí es donde radica su truco. The Witness hizo uso de asesores arquitectónicos para generar este magnifico mundo donde cada cosa tiene su lugar y su propio arte. Un arte hecho mediante puzles que se mimetizan con el entorno y nos hacen ser partícipe del mismo. Jugar con la perspectiva, con las sombras, patrones, hojas de los árboles… cualquier cosa puede ser una pieza clave para resolverlo. Si no lo habéis jugado y os gustan los desafíos… ya estáis tardando.

The Witcher 3 (2015)

Como dice la canción, “Dale una moneda a tu brujerooo…”. Y si sabes de que estoy hablando, es que tienes los pies en las redes. The Witcher, basado en las novelas homónimas de Andrzej Sapowski, fue ya desde el lanzamiento del original un éxito (que ha envejecido mal) y se confirmo como una de las sagas de rol más importantes de nuestra época con su segunda parte. Sin embargo, al igual que muchas otras sagas cuyo número tres ha marcado el antes y un después, esta tercera parte ha sacado pecho y tomado el relevo no solo a sus precuelas si no al género en sí. Perfeccionando en cada paso todo lo que ya tenía y dándonos el mundo más vivo que jamás haya visto el rol videojueguil.

Dark Souls (2011)

Sabes que un juego marca tendencia cuando su nombre comienza a usarse para categorizar otros títulos. Y ese es el caso de Dark Souls, que si bien no es el primero pues Demon Souls estaba antes, si que fue el detonante de que ahora mil juegos sean “el Dark Souls de…”. Difícil como pocos y con una narrativa diferente a la de casi cualquier otro videojuego, donde los hechos nos los narra el escenario y, en ocasiones, los personajes con los que nos topamos. Una historia cruda, decadente y muy oscura, Dark Souls es una saga que atrapa los corazones de aquellos que se adentran en su interior.

Ghost Trick (2010)

Shu Takumi es un auténtico genio a la hora de crear historia “seria” con los personajes más estrafalarios posibles. Para mí, fan incondicional de los Phoenix Wright, me sorprendí muchísimo cuando con 13 añitos descubrí esta joya, que por aquel entonces ni sabía quién era el autor ni me importaba. He jugado a este juego, la mejor aventura gráfica que jamás he tocado, por lo menos unas 20 veces sin cansarme. Todo lo que hace lo hace excepcionalmente bien. Los personajes, la trama, la forma de resolver los puzles… ¿Quién diría que un detective muerto podría seguir resolviendo misterios? ¿Y qué mayor misterio que tu propia muerte? Uno de esos juegos que hay que jugar antes de morir.

Minecraft (2011)

Ahhh, Minecraft, ese juego tan famoso a día de hoy. O bueno, se podría decir tan famoso en la década entera, porque desde su Alpha allá por el 2009 ha sido objeto de videos y más y muchísimos más videos por parte de toda la comunidad gaming de Youtube. Un juego que ha marcado un antes y un después en la industria. El segundo juego más vendido de la historia, que se ha abierto puertas incluso en la educación en países del norte de Europa. El mítico juego de construcción creado por Jens “Jeb” Bergensten y Hatsume Miku es parte del colectivo mundial, al nivel de que gente que jamás ha tocado un videojuego puede que haya oído hablar de él.

Journey (2012)

Una de esas experiencias jugabilísticas como pocas se han visto, Journey (Thatgamecompany) nos manda directos a una peregrinación épica con un compañero desconocido. Jamás sabrás quien ha sido esa persona que ha seguido a tu lado durante el viaje, ese extraño con el que has compartido el camino y que, al llegar al final del mismo, desaparece tal y como vino. Una sensación que trasciende la pantalla para llegar a nosotros y que pensemos. Que reflexionemos sobre el viaje que hemos hecho, sobre esa figura que nos ha acompañado, pero de la que no sabemos nada. Un juego rompedor que incluso a día de hoy se mantiene fresco, dispuesto a comenzar un nuevo viaje con una nueva persona.

Y con estas diez pequeñas reflexiones, termino mis diez mejores juegos de la década. No puedo sino escribir aquí los juegos que pensé poner pero que se quedaron en el tintero: Portal 2, Undertale, Her Story, Skyrim, Fez, Counter-Strike: Global Offensive, BioShock Infinite, The Last of Us, Outlast, Grand Theft Auto V, This War of Mine, Cities: Skylines, Shovel Knight, Firewatch, Life is Strange, Overwatch, Super Meat Boy, No Man’s Sky, Sid Meier’s Civilization VI y Hollow Knight.

Tenía que ponerlos aquí porque no me sentía bien dejándolos fuera sabiendo que son juegos o redondos o casi perfectos. Veinte títulos más que no he podido incluir y que se merecerían su propio espacio, su propio momento. No puedo esperar para probar las delicias que nos esperan en esta nueva década, que seguro estoy, serán muchas. Ahora te toca a tí decir cuales son tus diez mejores juegos de la década, ya sea en esta entrada o en la de cualquiera de mis compañeros. Estoy deseando leerlas :D.

    • Ghost Trick es, para mí, el mejor trabajo de Shu Takumi. Por una parte juego de puzles con una mecánica muy interesante para resolverlos (poseer objetos para activarlos y eso te limita el como te mueves además) y por otro lado, una aventura gráfica muy divertida que trata un tema serio de una manera desenfadada, con giros de guión brutales. Yo lo recomiendo muchisimo (de hecho, fue un cambio de ultima hora. Antes era Her Story el que estaba en la lista)

Deja un comentario