Riot da un golpe sobre la mesa con Legends of Runeterra

Los creadores de League of Legends han iniciado una revolución. Con motivo de los diez años del popular MOBA, Riot Games ha decidido presentar un aluvión de noticias en forma de juegos que van desde un first-person shooter hasta un juego de lucha.

No hace falta reinventar la rueda

Nosotros hemos tenido la oportunidad de probar otro de sus nuevos proyectos, Legends of Runeterra, un juego de cartas basado en su IP estrella. Los TCG son un mundo con muchísimas posibilidades, pero muchas de ellas han sido ya exploradas por expertos en la materia como Wizards of the Coast o a través del conocido Hearthstone que, con el sello de Blizzard, ha conseguido ganarse a lo largo de los últimos años un puesto entre los juegos de cartas. Y es que hacer un TCG sin caer en tópicos o hacerlo sentir como una copia o una repetición de las mismas mecánicas ya conocidas dentro del género es algo bastante difícil. No obstante, Riot Games ha conseguido establecer un equilibrio entre lo nuevo y lo viejo, con el universo de League of Legends como punto de unión.

Es por ello que Legends of Runeterra, a pesar de no suponer una revolución dentro del género, toma aspectos del mismo y los mezcla con reimaginaciones de las mecánicas propias de los juegos de cartas para conseguir destacar y hacerse un hueco dentro de un género que, hasta ahora, Riot Games no había explorado, ya que había estado completamente dedicada a League of Legends. Al igual que hizo con Teamfight Tactics, la compañía ha ideado un producto sólido en el que hace uso del lore de su buque insignia para crear mecánicas que parecen un soplo de aire fresco para un género que suele repetir su funcionamiento en muchos casos distintos. Gracias a ello, Legends of Runeterra nos ha parecido una gran apuesta por parte de Riot para expandir su universo y, además, su base de jugadores.

Una extensión de League of Legends

No hay que olvidar que Riot Games y, en este caso, Legends of Runeterra, deben su existencia a League of Legends. El popular MOBA ha conseguido mantener a Riot en lo más alto durante estos últimos diez años y eso ha llevado a la empresa a celebrarlo lanzándose a por más, en un movimiento que muchos vemos como el de sustituir a Blizzard en lo que a extensión de géneros y fanbase se refiere, aunque el tiempo dirá. En cualquier caso, Legends of Runeterra es un juego que cualquier persona ajena a League of Legends puede disfrutar, pero que un fan del juego de Riot Games disfrutará el doble, con personajes conocidos y no tan conocidos que ahondan más en el profundo lore que hay creado en torno al título.

Así, Legends of Runeterra adapta a su manera la subida de nivel de los personajes de mayor peso para cambiar su funcionamiento e influir en las mecánicas de tal forma que suma un nuevo componente a la estrategia propia de los TCG. Además, se libra del clásico turno típico de los juegos de cartas para meter una especie de turno híbrido en el que la ficha de ataque va pasando de un jugador a otro y el turno en sí para jugar hechizos y personajes es mixto, generando así dinámicas realmente interesantes que dan una nueva vuelta de tuerca al género. Todo ello sin olvidar su foco, su trasfondo, el cual es el universo de League of Legends, lo que da lugar a diferentes clases y mazos tematizados.

Riot abre sus puertas a nuevos géneros

En definitiva, Legends of Runeterra es un juego más que notable dentro del género de los TCG y le sirve a Riot Games como carta de presentación dentro del propio género. Tras una década dedicada exclusivamente a League of Legends, la compañía ha decidido abrir las alas y salir del nido, abandonando la que suponíamos que era su zona de confort para expandirse y crecer más allá del ámbito en el que les teníamos encasillados. Esto es realmente bueno para la industria, ya que implica que una compañía ya de por sí grande va a ampliar sus fronteras y ofrecer más variedad dentro de su catálogo. Y Legends of Runeterra es una carta de presentación muy buena por parte de Riot Games para dar un golpe sobre la mesa y convertirse en uno de los faros de la industria más allá de League of Legends.

Deja un comentario