SimRacing: la verdadera simulación del automovilismo

Sean videojuegos arcade, como Sega Rally o Need For Speed, o simulación, como Gran Turismo o Forza Motorsport, el género de la conducción ha sido muy querido por muchos de nosotros en todas sus modalidades, pero ¿conocemos realmente lo que es un verdadero simulador de conducción?

rFactor

Sé que acabo de nombrar diferentes videojuegos de conducción, y que algunos de ellos se autodefinen como simuladores, pero existe un mundo más allá de estos últimos. Os hablo del denominado SimRacing o automovilismo virtual, el cual persigue una simulación de la conducción lo más realista posible.

Los equipos de competición de estos simuladores deben contar con pilotos con habilidades excepcionales y un profundo conocimiento de los principios mecánicos, aerodinámicos y de ingeniería en general (apoyándose en datos de telemetría) que permitan disponer del conjunto coche-piloto más competitivo posible.”

Así nos explica Positive SimRacing, uno de los equipos españoles de competición automovilística virtual, la seriedad y el trabajo que se esconde tras las carreras de SimRacing. Una servidora ha podido entrevistar a uno de sus pilotos más destacados. Os hablo de Fernando Guerrero Ortega, líder del proyecto Road2Pro de Positive SimRacing (cuyo objetivo es llegar al Campeonato del Mundo de iRacing), administrador de una de las ligas españolas más importantes de rFactor (F1Champs) y ganador del Trofeo rFacting Fórmula Online 2012, primer título de automovilismo virtual reconocido por la Real Federación Española de Automovilismo. Pero ya hablaremos de todo eso.

Fernando Guerrero Ortega tras recibir el primer premio del Trofeo RFacting Fórmula Online 2012.

Fernando Guerrero Ortega tras recibir el primer premio del Trofeo RFacting Fórmula Online 2012.

Fernando nos va a acompañar e ilustrar en este viaje para conocer el mundo del SimRacing, el cual consistirá en varios artículos que se continuarán los unos a los otros, permitiéndonos aprender más sobre las competiciones de automovilismo virtual, sus pilotos y sus equipos. Si os interesa, abrochaos los cinturones y continuad leyendo.

En la entrevista, Fernando comienza hablándome de las diferencias entre los simuladores y los juegos de carreras. Me explica que las físicas de conducción quizás sea la diferencia más llamativa entre ambos. En un videojuego de conducción, ¿cuántas veces hemos chocado contra un rival o hemos acabado contra un muro y hemos continuado la carrera con mayor, menor o ninguna dificultad? En el SimRacing esto es impensable, pero no solo las físicas marcan la diferencia: el diseño de los coches en estos simuladores es creado en muchas ocasiones desde los datos que las marcas reales de los mismos facilitan a los simuladores, al igual que algunos circuitos son incluso escaneados con láser para su posterior virtualización.

rFactor F1

Fernando destaca otras dos diferencias bastante llamativas: la primera es que, por lo general, los simuladores tienen muchísima menos repercusión que los videojuegos de carreras. Si un gameplay en YouTube de alguno de los juegos de carreras más conocidos tiene miles de visitas, la retrasmisión de una prueba de todo campeonato mundial de cualquiera de los simuladores más importantes difícilmente llegará al millar; la segunda es el respeto y la tradición existente en los simuladores y que no encuentras ni siquiera en los juegos más centrados en ofrecer carreras que se aproximen a la realidad, como Gran Turismo.

En esos juegos es imposible disfrutar limpiamente de una carrera con batallas y estrategias.” Afirma Fernando.

Cabe destacar que otra diferencia entre los juegos de carreras y los simuladores sería equipo necesario para jugar, pues en los primeros podemos correr cómodamente con los mandos de nuestra plataforma de juego, pero en los simuladores actuales es necesario correr con volante, pedales e incluso palanca de cambios en algunos casos.

Os dejo a continuación un vídeo realizado por Fernando en el que resume una de sus carreras en el simulador iRacing, así podréis haceros una idea de cómo puede ser una competición de SimRacing.

“Los juegos de conducción de consolas han hecho daño al SimRacing en el sentido de que mucha gente piensa que el automovilismo virtual es sentarse en el sofá con el mando y apretar los botones, pero lo cierto es que si no fuera por ellos, muchos de nosotros seguramente no nos habríamos metido en ese mundo.” Explica Fernando.

Nos enfrascamos entonces a hablar sobre los orígenes del SimRacing. Me explica que a finales de los años noventa y principios de este siglo no existían simuladores como tal, aunque en 2003 Image Space Incorporated (ISI) era el primero en abrir camino en ese mundo con su juego F1 Challenge, publicado por la archiconocida EA Sports:

“F1 Challenge era un juego oficial de Fórmula 1 que incluía las temporadas desde 1999 hasta 2002. Pero a pesar de ser oficial y tener las licencias de Fórmula 1, lo que hacía bueno al juego era la vida que tenía, especialmente a partir de los años 2005-2006. Bastante gente empezó a hacer mods propios, especialmente una comunidad española llamada F1 Manía, y existían muchas ligas a nivel amateur. Todo esto coincidía con que la Fórmula 1 estaba en auge en España gracias a los éxitos de Fernando Alonso, lo que fomentó que la gente empezara a pasarse a los juegos de simulación. Se podría decir que así nació el SimRacing en España.”

Fernando continúa la línea temporal explicándome que en los años 2008-2009, el simulador de carreras rFactor (también desarrollado por ISI) comenzó a comerle terreno a F1 Challenge.

“De nuevo, el contenido base era muy pobre, pero tenía un motor y unas físicas muy buenas para que la gente creara sus propios circuitos y coches.” Me explica.

Sobre los años 2010-2011 había muchas ligas y campeonatos nacionales y a día de hoy el rFactor se sigue utilizando, aunque desde hace algunos años está empezando a  ser sustituido por el rFactor 2, uno de los tres grandes simuladores del momento, junto a iRacing y Assetto Corsa.

iRacing F1

Con esto cierro la primera parte de este reportaje de SimRacing, donde hemos marcado las diferencias entre el automovilismo virtual y los videojuegos de carreras y hemos viajado desde finales del siglo pasado hasta la actualidad para conocer la evolución de este mundo. En el próximo artículo hablaremos de los tres grandes simuladores actuales: rFactor2, iRacing y Assetto Corsa. Fernando Guerrero nos volverá a acompañar la próxima vez, ¿y tú?

Fuente | Positive SimRacing

  1. Muy interesante, Rosa, es uno de los temas eternos: la simulación en consolas no existe, por mucho que nos empeñemos con determinados títulos, jugar con volantes carísimos y, naturalmente, con cámara interior.

    Luego, claro, los hards del tema, que le pegan en PC, se descojonan. Ahí sí hay más cercanía a la simulación.También te puedes montar un ‘chiringo’ (hola, Pedre) “a to lujo”, con pantallas, volantaco, sillón, etc.

    Pero simulación de verdad, pues, por ejemplo la que se usa en F1. También en otras competiciones, pero ahí andamos.

    Siempre me ha hecho mucha gracia cuando se habla de Gran Turismo y/o Forza son simuladores. Je. Sólo Ferrari 355, el de Dreamcast (snif), ya… asustó a muchos.

    Esperando la segunda parte. 😉

    PD. Ojo, y siempre he sido de juegos de coches (sólo un par de motos me gustaron: Moto GP3, en PS2, y uno de PSX que de cuyo título ni me acuerdo). Desde Virtua Racing (tremendo en su momento) en MD, a los V-Rally, Toca, los dos primeros GT, los Forza… y Mario Kart, juas. No me van los simuladores o supuestos, pero repito que siempre me ha hecho gracia la frivolidad con que se habla de simulación, cuando es arcade más o menos exigente. La IA también es temita.

  2. Muchas gracias por tu comentario choroman 🙂

    Como bien dices, es el eterno “””debate”””, aunque a mi tampoco me parece que lo sea: más que simulación, como explica Fernando y como explicas tú, son títulos de arcade más o menos exigente. Una cámara interior y un volante caro no va a hacer que un juego se convierta en un simulador. La realidad queda muy lejos.

    Habrá segunda parte y tercera como mínimo 😉

    • Lo celebro, que no todo son tiros (shootero aburrido) y RPG’s (…). Buen curro, compañera videojueguil. Ganas de leer siguientes entregas. 😉

      Luego, no puedo dejar de pensar que todo pasaría por “gafitas” de “RV”. Entrecomilladas ambas, ejem.

      Ciertamente, quedan muy lejos muchas cosas…

    • Me gusta el articulo, como aficionado que soy al genero de la velocidad “arcade”…. pero esta claro que la simulacion real queda muy lejos del consumidor general.

      Por precio del hardware, por limitacion de la plataforma (solo pc), y por la poca diversion que ofrecen (insisto, que para el usuario habitual) siempre quedaran en un nicho muy marginal.

      Y por cierto, yo tambien espero ver como va a asimilar el genero de la velocidad la RV. Ganas locas.

      • Estoy de acuerdo contigo, Roswell. Los verdaderos simuladores quedan reducidos a una población muy concreta por los factores que has comentado.
        Y si, como comentáis ambos, la RV en la conducción podría dar de que hablar, aunque actualmente a mi también se me antoja lejana.
        ¡Gracias por comentar!

  3. Curiosamente mientras repasaba el texto, he pensado, “Carajo, después de todo Forza Horizont 2 no es tan malo y menos Driveclub”, ¿es necesario el termino simulación en un software que lo que busca es entretener?, por que, digan de todo, que tienen un triple SLi para correr el dichoso Assetto Corsa pero la verdad es que habiéndolo probado, prefiero una conducción arcade y satisfactoria, ponganlo como lo pongan, si viene un asalariado a decirme que asi no se simulan las fisicas de un Lambo a 200 millas por hora, ya te dire que no me jodas, en lo personal, me quedo con la experiencia que me da Driveclub o FH2 y a los gurus en esto de la simulacion, pues hombre, que salgan a probar su Veyron a la calle y despues hablamos.

    • Para gustos, colores. Está claro que a muchos les parecerá mucho más divertida y satisfactoria una partida en un videojuego, sea más o menos arcade. Por otro lado, imagino que a los grandes apasionados del mundo del motor les satisface poder vivir una experiencia lo más cercana posible a la realidad, ya que conducir un F1 u otro vehículo de ese estilo no es que se diga fácil en la vida real. Y eso es lo que ofrecen los simuladores (de los que hablaré en el siguiente artículo).

    • A otras personas les parece divertido preparar un coche para un circuito y probar y probar para arañarle 3 milésimas al crono ….
      Yo no he probado estos juegos que nombra como simuladores, pero con el forza, GT y race pro me tiro horas haciendo cronos y pruebas y soy bastante malo ….

  4. Felicidades, Rosa, por el artículo. Un buen comienzo para intentar explicar al “público en general” de qué se trata. En cuanto a la “eterna discusión” sobre qué es un simulador y qué un videojuego de conducción aportaría una idea fundamental: el uso que se haga del software. El “simracing” comenzó en España con una plataforma tan limitada como el F1 Challenge (PS3/PC) pero ya desde entonces el objetivo no era simplemente entretenerse o pasar un buen rato sino la COMPETICIÓN.
    El automovilismo virtual ofrece muchas horas de entrenamiento, reglajes, telemetrías,… pero fundamentalmente la adrenalina del momento, el saber que estás compitiendo contra otros 10-15-20 pilotos “virtuales” que están tan entregados y dispuestos como tú a pasar una o dos horas corriendo.
    En definitiva, que tiene muchos aspectos ‘reales’… ciertamente desconocidos. Precisamente por eso reitero mi felicitación. Un cordial saludo desde AutomovilismoVirtual.es

    • Muchas gracias por las felicitaciones y por comentar. Me alegra intentar acercar el mundo del SimRacing al público no familiarizado con el mismo 😉
      Un abrazo.

  5. Da gusto leer algo así. Llevo años leyendo “simulador” de F1 en los medios especializados cuando es evidente que no lo son. Desde el F1 2002 y el mencionado Challenge no ha habido algo similar.

    El rFactor lleva unos añitos dando guerra, con cientos de mods y ligas. Ahora con assetto e iRacing (que no he podido probar) parece que se va haciendo más popular.

    Esperemos que la gente se anime a probar estos “juegos” y más con artículos así.

    Espero las siguientes entregas como espero el F1 2015. Que seguirá sin ser simulador 😀

Deja un comentario