Candidato a GOTY 2018: God of War

God of War fue el lanzamiento más importante de Sony para su Playstation 4 a principios de 2018. Ahora es el momento de rescatarlo y presentar su candidatura de cara a los GOTY de AKB. ¿Habrá alguien que ose toserle en la cara a Kratos?

A la hora de hablar del juego de este año que ya acaba es fácil que nos vengan muchos títulos a la cabeza. Sin ir más lejos, hace apenas un mes y pocos días nos llegaba uno de esas obras mayúsculas que todos esperábamos como agua de mayo. Estamos hablando, por supuesto, de Red Dead Redemption 2, que ha arrasado en ventas y triunfado en la crítica de la inmensa mayoría de medios aunque pueda no ser un juego ni mucho menos perfecto.

God of War

Sin embargo, por la tradicional preeminencia de lo nuevo y reciente, es fácil que caigan en el olvido otros títulos aparecidos en los primeros meses del año. Este no ha sido el caso de God of War. El esperado reboot de la franquicia estrella de Sony (con permiso de otro peso pesado como Marvel´s Spider-man, que tan buen sabor de boca a dejado) ha sorprendido a propios y extraños por su enorme calidad técnica, mecánicas jugables novedosas y, en especial, la personalidad propia que destila a cada paso de Kratos, de lo que su director Cory Barlog es sin duda el principal artífice.

God of War: La redención del Héroe

La trama es con diferencia la más adulta y desarrollada de la saga: Nos encontramos a nuestro héroe aquejado por el paso de los años y las innumerables batallas vividas, que ha intentado buscar refugio en las tierras del norte, fundar una nueva familia y tener otro hijo. Pero poco dura la felicidad cuando eres un semi-dios guerrero y pronto se verá abocado una vez más a la lucha descarnizada, esta vez en compañía de su vástago cuyo rol durante la aventura será capital.

God of War

Lejos de ser un npc que incomode o que aporte poco a la acción, con una IA insulsa, como hemos visto en tantas otras ocasiones, Atreus será un aliado inestimable que dota al conjunto de una profundidad desconocida hasta ahora en un God of War. Nos ayudará en los momentos de apuro y velaremos por él para que nada malo le ocurra, a la par que nuestra relación se va haciendo cada vez más fuerte, abierta y sincera. O al menos todo lo que puede llegar a ser con un padre como el temible griego.

El controvertido aspecto del control, que tantas dudas había levantado a priori (e incluso cierto rechazo antes del lanzamiento) al alejarse del clásico Hack and Slash al que Kratos nos tenía acostumbrado en los tiempos de PS2 y PS3, ha terminado siendo, en opinión del que escribe, un acierto total. Los combates fluyen de maravilla a pesar de que haya que ser más tácticos en nuestra defensa para prevenirnos de los ataques de los enemigos, lo cual crea un marco de juego más pausado pero no por ello menos trepidante.

God of War

Un hacha para dominar tu destino

Y la mecánica del lanzamiento del hacha y su retorno a voluntad, tan propio de algunos elementos icónicos como son Thor y su martillo, dota al juego de otra entidad. En ocasiones incluso pareciera que nos encontrásemos ante un shooter en tercera persona. Y funciona, vaya si funciona, en este God of War, dotando de un dinamismo a la base jugable que encaja como un guante a la reformulación de Santa Mónica.

En lo que respecta al apartado técnico y artístico, raya también a un nivel sobresaliente. Empezando por el diseño de los personajes, cuidado al milímetro, así como el de los escenarios y los paisajes, que nos transportan de lleno dentro de la mitología nórdica. Todo un despliegue audiovisual a la altura de los mejores juegos de la generación, con poco o nada que envidiar a otros referentes como Uncharted 4, Horizon: Zero Dawn o incluso el más reciente Red Dead Redemption 2. Por no hablar de la banda sonora de Bear McCreary, una de esas que se recordará durante décadas.

La inclusión posterior del siempre deseado Modo Foto dotó al título de una vida extra para todos aquellos que gustan de capturar los mejores momentos que nos puede dar o aventura o hacer de Kratos y Atreus nuestros modelos en las más variopintas situaciones, con resultados tan buenos como los que podemos ver en este post de Kristian. No es de extrañar que las redes sociales se hayan llenado de imágenes del juego y simpáticos memes por doquier.

Un título que no te puedes perder

God of War es el cúmulo de buenas decisiones en su planteamiento desde el primer instante. Una apuesta por nuevas mecánicas jugables que no podría ser más acertada, una historia madura y profunda, que nos atrapa de principio a fin y el infinito talento del equipo de Santa Mónica Studio para regalarnos el que es un serio candidato a convertirse en juego del año. Hace dos semanas obtenía el galardón en los VGA de Los Ángeles. ¿Obtendrá también el codiciado Godzi de Oro en AKB?

Deja un comentario