Esto es Keyboard Drumset Fucking Werewolf

Hotline Miami 2: Wrong Number se va definitivamente al primer cuatrimestre de este 2015. ¿Significa eso que los fans de la primera entrega tienen que esperar a la salida de la secuela para disfrutar de más locura pixelada, caos y destrucción a ritmo de buena música? No exactamente. Con ustedes, Keyboard Drumset Fucking Werewolf.

Keyboard Drumset Fucking Werewolf
Tras este nombre críptico y absurdo se esconde un proyecto ideado por, entre otros, el creador de Hotline Miami, Jonatan Söderström, alias Cactus. Se trata de un experimento gratuito y anterior a su obra más famosa que ofrece tres minutos de locura sin freno en forma de un puñado de minijuegos. Si queréis saber lo que os espera en Keyboard Drumset Fucking Werewolf, seguid leyendo o probadlo ahora mismo y sorprendeos.

El juego arranca sin ninguna vocación pedagógica. ¿Qué pasa aquí?, os preguntaréis cuando os veáis convertidos en un joven que debe recoger cuadrados verdes mientras asciende por plataformas heladas que ceden bajo sus pies. Nadie os responderá. Cuando el contador de tiempo llegue a cero, y tanto si habéis recogido suficientes ítems como si no, terminará el minijuego. Si lo habéis superado, pasaréis al siguiente. Si no, vuelta a empezar.

Tal vez en este punto ya os habréis fijado en que el joven no lleva pantalones, y también habréis reparado en la cabeza con forma de huevo que se desgañita cantando una absurda canción mientras vosotros saltáis con las manos en los bolsillos.

Keyboard Drumset Fucking Werewolf
 

Después os transformaréis en hombre lobo. ¡Por fin, el título no mentía!, os diréis mientras machacáis alternativa y compulsivamente los botones Z y X. Si conseguís completar la transformación, podréis disfrutar de una inspiradora imagen: un licántropo vomitándose encima –esto de transformarse en una sanguinaria máquina de matar es físicamente exigente, puede pasarle a cualquiera– y dedicándoos un par de peinetas.

A continuación perseguiréis a unos cuantos humanoides azules que corren desesperados. Acabaréis con ellos, os convertiréis en una sierra de disco y mientras tanto unas cabezas flotantes seguirán cantando la estúpida y genial canción que acompaña a esta aventura.

Después de esto los humanos intentarán vengarse, feneciendo descuartizados en el proceso. Luego tocará ensamblar unos huesos para construir un macabro lanzamisiles y finalmente liquidar a un unicornio robot con arco iris que dispara sangre, proyectiles y globos oculares. Si en alguno de estos minijuegos falláis, vuelta a empezar.

Todo esto ocurre, obligatoriamente, en menos de tres minutos. La conclusión: nadie debería perderse tal genialidad. Descargad Keyboard Drumset Fucking Werewolf –si queréis– aquí.

Deja un comentario