Análisis de Whisker Waters — la caña rota en Switch

A veces me sorprendo, en pleno 2024, de cómo puede haber juegos que salgan al mercado de la forma en la que salen. Y Whisker Waters es mi ejemplo más reciente. Ya no es que el juego tenga algún que otro bug, algún problema que puede entorpecer el juego sin más, sino que toda mi experiencia se ha visto empañada por lo que es el juego ahora mismo.

Whisker Waters

Wholesome pero con problemas

Me da lástima comenzar así una reseña, porque Whisker Waters, en su planteamiento, suena divertido: un pequeño gato en un mundo donde los montaraces, antiguos guardianes de nuestra civilización, han sido reducidos a meras leyendas a lo largo de los años. Queremos conocer más de su papel, descubrir quienes eran, y por eso nuestro avatar, un gatete al que creamos nosotros mismos —en uno de los editores más simples visualmente que he visto y donde las opciones de personalización apenas se reflejan en el felino—, quiere embarcarse en una aventura explorando los diferentes territorios que componen el mundo.

No suena mal, ¿no? Bueno, posiblemente la anotación nos haga levantar las cejas, pero por lo demás bien, ¿no? Estamos ante una aventura donde el elemento central es la pesca, con ligeros toques de RPG y muchas trazas de chico de los recados. La pesca, per se, no es complicada: seleccionamos el cebo, lanzamos la caña teniendo cuidado de la fuerza que hacemos y, finalmente, esperamos a que piquen vigilando los peces de nuestro entorno y jugando con el pad direccional en una especie de minijuego dentro del minijuego para ganar afinidad en los peces. Una vez piquen, recogemos sedal ganando al pez en una «batalla» de perseverancia y, al final, pulsaremos repetidamente el botón B para rematar la faena.

Dado que todo el juego gira alrededor de la pesca, el resto de las acciones que podemos realizar también estarán relacionadas. Tendremos que buscar cebos y hacernos con cañas y sedales mejores para poder capturar peces más específicos, pero también reconozco que no llegado demasiado lejos en el juego como para apreciar del todo esta característica. Las misiones que nos mande el juego, tanto para seguir la historia como por los personajes que nos encontremos, también giran en torno a esto.

Se ve bastante mal el título

¿Pescar en Switch? Mejor no

Ahora bien, ¿por qué no me he terminado Whisker Waters? Porque está tan verde en Switch que, por mucho que me haya propuesto terminarme el título, avanzar, intentar verle la parte buena… no he podido. Underbite Games, el estudio detrás del título no ha conseguido en Nintendo Switch, versión de la que estamos hablando, crear un juego que pase de ser «jugable». He podido ver otras versiones —el juego está en PS5 y PC— y son infinitamente mejores que la de la híbrida de Nintendo. ¿Por qué?

En Nintendo Switch nos encontramos frente a frente con un juego a medio cocer… si es que hemos llegado a pasar del precocido incluso. Las texturas del juego se han perdido por el camino, o bien se han quedado esperando los FPS que faltan del título para llegar siquiera a ser jugable. El hecho de que todo lo que no sea la pesca se sienta más cercano a una alfa que a un lanzamiento real es además muy doloroso: saltar es terriblemente artificial; el menú de opciones se activa con los botones de dirección de Switch dejando X e Y inútiles en nuestro mando; no podemos correr y entre eso y los FPS nuestro gato va terriblemente lento; el clipping es atroz, puedes ver con tus ojos gatunos como el mundo se genera directamente a veinte pasos de tu posición… y el sistema de combate —recordamos, es un RPG— existe porque tiene que existir.

Incluso avanzar en la trama se convierte en un suplicio a veces cuando tenemos que buscar cierto objeto y… no existe. Esto es anécdota personal, pero si el juego me dice «necesitas un cebo determinado» y a mi no me quedan, entiendes que como jugador tendrás que buscarlo. Lo que pasa es que yo había ya cogido todos y los había usado para testear la pesca lo máximo posible. ¿Qué ocurre? Que no se regeneró ningún lugar donde podía conseguir dicho cebo, y aunque el juego tiene ciclo día y noche… aún estoy esperando saber que hace. Al salir del juego, por suerte, volvieron los bichos, pero es una experiencia desagradable como jugador.

Pesca

En resumen

Underbite Games tiene un largo camino para hacer que la versión de Switch sea jugable como sus hermanas mayores. Merge Games y Tesura Games han sido los encargados de traernos este videojuego en digital e incluso en físico para España y me parece increíble que la versión de Switch esté en el estado que está. Whisker Waters para Switch no se puede recomendar ahora mismo y necesita varios parches para subsanarlo. ¿El resto de versiones? En ellas es un juego entretenido, sencillo y disfrutón el cual me he dedicado a ver por YouTube con la esperanza de comprender mejor lo que los desarrolladores querían crear y, la verdad, es como si la versión de Switch fuera un Early Access mientras el resto de sistemas han recibido el juego de verdad. Se ve bonito en ocasiones y todo, si bien no es ningún prodigio visual. Por todo ello, si te llama el juego, aléjate de esta versión por lo menos actualmente y dale un tiento en PC o PS5. Ahí puede que encuentres lo que buscas, porque aquí… bastante es que se puede jugar. [50]

https://youtu.be/8dS_llxeb84

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 × cuatro =