Evoland o cómo amar los videojuegos

Shiro Games ha tenido la gran idea de crear un juego de aventuras, clásico, con controles básicos pero que funcionan a la perfección. Un juego indie que destaca, sobre todo, por mostrar de forma GENIAL cómo los videojuegos han ido avanzando técnicamente y, con ello, las posibilidades y sensaciones para los usuarios

evoland4

Con una Tittle Screen pixelada, llena de magia y muy muy sencilla da comienzo un juego que rezuma AMOR por este mundillo desde el minuto 1.
Comenzamos con un desarrollo típico de acción 8 bits: en 2D y vista cenital, pantalla monocromática verde. Avanzar por un campo pixelado a más no poder hasta que encontramos un cofre. Estos cofres que encontraremos nos irán mostrando cómo ha ido avanzando a nivel técnico el desarrollo de videojuegos: con cada mejora -que se aplica al instante al juego- pasaremos por distintas épocas de este mundillo. Del desarrollo 2D a la inclusión de las 3 dimensiones. Del verde fosforescente a las inmensas paletas de colores, del color plano a los mapeados texturizados, de las pantallas estáticas al scrolling, la inclusión de las animaciones, los enemigos, los NPC´s, los sistemas de menús, las opciones de inventario, sistemas de batallas por turnos cual RPG, inclusión de puntos XP para evolucionar al personaje,… y más elementos que iréis descubriendo en esta aventura que os llevará por un mapeado lleno de puzzles insertados en ellos (especialmente destacable el nivel donde tendremos que ir cambiando de la vista 2D a la 3D para avanzar), mazmorras a explorar, etc.

Así se ve un nivel de Evoland en 2D clásico...

Así se ve un nivel de Evoland en 2D clásico…

Un compendio de elementos que han ido añadiéndose a este mundillo desde hace muchos años y que se han juntado todos en este título para disfrute, sobre todo, de los que llevamos muchos años viendo píxeles moverse por nuestras pantallas. Me gustaría pensar que incluso los últimos en llegar a los videojuegos (los que han visto sólo las generaciones PlayStation y Xbox) también se dejarán atrapar por este recorrido histórico en la piel de Clink, nuestro héroe.

Durante la primera parte del juego será donde más cambios técnicos y visuales podréis apreciar, donde más notable es la diferencia y donde más mérito sentiréis que tienen todas las personas que a lo largo de los últimos 40 años han tenido algo que ver con esta industria que la han hecho avanzar para nuestro disfrute.

...y así con un lavado de cara en 3D

…y así con un lavado de cara en 3D

Con un desarrollo de acción en los niveles interiores (pueblos, mazmorras, campos,…) y batallas por turnos al movernos por el mundo iremos desgranando la historia que viviremos junto a nuestra compañera de aventuras (podremos rebautizar tanto a nuestro personaje como a nuestra acompañante), y el viaje se tornará en continuos guiños y homenajes a grandes sagas de los videojuegos como Zelda, Final Fantasy e incluso Diablo. Veremos continuas referencias a ellos en comentarios o en nombres de los personajes (un tal Syd tiene un zeppelin…) y mientras avanzamos en la aventura iremos siendo testigos de dos cosas: Una, que su idea de “juego-evolución histórica” es muy muy grande; y Dos, que se ha quedado en eso pudiendo conseguir mucho más.

No estoy seguro de que en Shiro Games hubiesen querido ir más allá de lo que es Evoland realmente, aunque visto el potencial que tenían entre manos es una pena que no lo hayan intentado, traspasando el límite auto impuesto del funcionamiento de homenaje al videojuego y haciéndonos partícipes de más elementos nuevos, innovaciones que ellos mismos podían haber incluido, completando el círculo del pasado-presente de esta industria con un nuevo elemento de futuro que significase la herencia de Evoland al mundillo. Siendo como es, estamos ante un entrañable y emocionante juego básico y con pocas aspiraciones en su jugabilidad (en los combates de RPG ni siquiera hay MP´s…) pero que destaca, como decíamos, por ser un sentido homenaje a la industria.

Las mazmorras son las partes que más se disfrutan

Las mazmorras son las partes que más se disfrutan

Evoland es un juego corto, sobre 4-5 horas si quieres conseguir todos sus secretos (estrellas secretas repartidas por los mapeados, conseguir ganar en el nivel máximo del juego de cartas, etc) pero que tiene su magia por el cariño que desprende en cada nivel, en cada detalle. Bien es verdad que también podría ser más difícil (los combates RPG son muy fáciles y sólo las mazmorras tienen algo de dificultad) lo que hace que su falta de personalidad propia y ser consciente de que puede ofrecer algo propio a la industria lastra su valor intrínseco como juego.

De todas formas, recomendable para recordar viejos juegos para los talluditos y a los más jóvenes para que sean conscientes de todo lo que ha tenido que pasar para que lleguen a ver los juegos top-tech con los que disfrutan ahora.[72]

Deja un comentario