Análisis de The Last Guardian, historia viva del videojuego

Todavía me parece mentira. Lo tengo en las manos, pero no me lo creo aún. He metido el disco en la PS4 y puedo dar fe de que existe, pero todavía hay una parte de mi cerebro que se resiste a creer la realidad. The Last Guardian, la última obra del excelso ICO Team (ahora GenDesign) corre por las entrañas electrónicas de la máquina de SONY. Es hora de soñar…

The Last Guardian

No voy a aburriros con lo que todos sabéis, con todos estos años que hemos estado esperando por el nuevo título de los creadores de dos de las mayores obras maestras del mundo interactivo que se han podido ver: ICO y The Shadow of the Colossus (por orden de aparición, aunque tanto monta, monta tanto…), dos joyas atemporales que desprenden sentimiento, arte, dedicación, magia, ambientación y clasicismo a partes iguales. Fumito Ueda ha parido un nuevo juego que, sin temor a equivocarnos, se desenvuelve de nuevo en unas tierras que conocemos por los juegos antes nombrados. Escenarios abandonados, testigos de una antigua civilización, con construcciones que nos son familiares, pero que tienen en su hilo conductor a nuevos personajes. Protagonistas de un nuevo cuento mágico, digno de las historias clásicas.

The Last Guardian, digámoslo desde el principio, NO es un juego para todo el mundo. Como no lo fue en su momento ICO, ni la historia de Wander y Argo. Son juegos con unos conceptos que no buscan, en primer lugar, la diversión y el entretenimiento que –en teoría- buscan los videojuegos como tal. Son obras que se apartan en gran medida de ese foco, poniéndolo en conseguir otras sensaciones menos directas a corto plazo, pero seguramente para quien consiga llegar a ese campo, más placenteras y duraderas. No digo que sea MEJOR ni PEOR juego, simplemente es otro planteamiento cuyos objetivos son otros dentro del mismo campo del ocio interactivo.

Las sensaciones más intimistas, despertar emociones profundas y arraigadas, conseguir llegar al “corazón” del que está jugando… no, no es lo que buscan la mayoría de los jugadores en un videojuego, y es tan lícito como el que sí lo busca. Por eso digo que, simplemente, The Last Guardian, ICO o Shadow of the Colossus pertenecen a una “estirpe” (llamémoslo así) de videojuegos de los que no se suelen hacer. La diversión está, desde luego, pero debajo de muchas capas gruesas de interpretación, de empatía, y de emoción. Los que quieren acción directa, frenetismo, velocidad, diversión en estado puro, por favor, aparten de este juego. Se pueden aburrir SOBERANAMENTE. De nada…

The Last Guardian nos pone en la piel de un chico del que desconocemos todo (homenaje a ICO) que despierta junto a una gran bestia (homenaje a Shadow of the Colossus) y que están encerrados en una construcción gigantesca rodeada de naturaleza. A partir de su primer contacto visual y físico, el chico y Trico deben trabajar, ayudarse, sufrir y VIVIR (con mayúsculas) para poder ser libres y escapar de los escenarios en los que están (otro caso parecido al castillo de ICO), además de ser perseguidos por unos guardianes de piedra que se encuentran en varios escenarios. El plataformeo y la resolución de puzles son la base de la jugabilidad, además de esos momentos en los que tenemos que escapar de dichos guardianes y llevarlos hasta donde está Trico (o lograr que Trico llegue a donde estamos nosotros) para que acabe con ellos. Sobre la parte final no quiero decir nada, ya que es algo que tiene que presenciar cada uno por sí mismo para disfrutarlo hasta el final.

Estos pilares (puzles, plataformeo y escasas luchas) son también la base de los anteriores juegos del Team Ico, y la verdad es que han logrado una personalidad arrolladora, embriagadora, única y diferente a todo lo demás que hemos visto en otros videojuegos. La ambientación, la atmósfera dormida del viento, de los templos testigos de los siglos que han visto, de los grandes espacios abiertos, de la naturaleza que invade esas construcciones añejas,… ese estilo visual tan particular, con esas arquitecturas únicas, sólo está en la mano de la imaginación de los diseñadores de genDesign. Puentes kilométricos, torreones aislados a cientos de metros de altura… denota un universo onírico que une a sus tres juegos en lo estilístico y en localizaciones, además de en su poso espiritual.

The Last Guardian es TRICO, y TRICO es el juego en sí, su propia existencia. Después de las conexiones emocionales personaje-NPC que Ueda introdujo en ICO y Shadow of the Colossus, el siguiente paso era lograr lo que ha hecho en este juego. SI DE ALGUNA COSA PUEDE PRESUMIR Y SENTAR CATEDRA ESTE JUEGO, ES EN LOGRAR EL PRIMER NPC QUE SE SIENTE COMO UN ENTE INDEPENDIENTE A NIVEL DE REACCIONES, QUE CREA EMOCIONES A PARTIR DE SITUACIONES Y QUE RESPONDE A ELLAS COMO LO HARIA UN SER VIVO. Es un animal que se encuentra en una situación que nunca ha vivido pero que está acompañado por otro ser, mucho más diminuto que él, pero que al mismo tiempo le hace estar alerta durante gran parte del juego. De nuestras acciones dependen sus reacciones y su manera de comportarse con nosotros, siendo más inseguro al principio y mostrando interés e incluso preocupación por nosotros según vamos viviendo situaciones unidos, hasta llegar a desprender cariño por nuestro personaje (y a decir verdad, nosotros por Trico).

Trico no tiene parangón a nivel de representación de un personaje virtual, tanto a nivel visual como de programación e incluso a nivel básico de personaje (esqueleto, músculos, movimientos, relación psicomotriz, hábitos de comportamiento en situaciones de repetición,…). Está basado en animales como gatos, perros o reptiles, pero se ha conseguido una conjunción entre todos ellos que va más allá de cualquier otro animal o personaje humano que hayamos visto en otros juegos. No hay más que dejar el pad quieto y deleitarse viendo cómo se comporta nuestro genial amigo… relamiéndose de las heridas de los enfrentamientos con los guardianes, rascándose, mirando para nosotros esperando una reacción por nuestra parte, sintiendo curiosidad por zonas donde revolotean mariposas o pájaros… incluso retozando en el agua para refrescarse.

Es toda una delicia verlo, acariciarlo, darle de comer (muy importante), calmarlo después de una lucha o cuando está nervioso, quitarle las lanzas clavadas en su cuerpo (que van dejando rastros de sangre). A nivel visual, TRICO es una joya. Desde su poligonización, pasando por la representación de su plumaje (toda una obra maestra por la independencia de todas y cada una de sus plumas a la reacción de los condicionantes ambientales y físicos), la incidencia de la luz focal y ambiental,… sus ojos, la refracción de la luz en ellos o la emisión de la misma en las zonas oscuras. Su escala y la implementación del mismo en los escenarios es una victoria del diseño y del cálculo milimétrico de sus acciones en unos escenarios que dan para múltiples variaciones, pero que en cada una de ellas han conseguido que el resultado sea un ente independiente, único e imprevisible, que responde perfectamente a cualquier situación, dotándolo de un realismo sobrecogedor, y que logrará a nivel emocional llegarnos a lo más profundo según avanza la aventura.

La música de Takeshi Furukawa es muy personal, dotando al juego de un estilo similar a lo presentado en los otros dos juegos del estudio, piezas instrumentales lentas y pausadas en momentos de tranquilidad o de resolución de puzles, más aceleradas en los enfrentamientos, pero siempre con aire solemne, mágico y sintiéndose transcendental. Es un compendio de temas que van subiendo su peso específico en el juego según avanza, haciéndose épica en la parte final hasta llegar a un clímax que une imagen y banda sonora logrando un todo indisoluble, que hace que no se entienda una sin la otra. Una gran aportación sin duda, un trabajo redondo que no envidia nada a lo que ya habíamos oído en ICO y en Shadow of the Colossus (algo nada desdeñable si tenemos en cuenta que la OST de Shadow of the Colossus pertenece al gran Ko Otani).

Sin embargo, The Last Guardian no es perfecto, y no lo es a nivel técnico, como no lo fueron en su momento ICO ni Shadow of the Colossus. Y es que lo que le sobra al Team ICO a nivel de diseño y de factor emocional, le falta a nivel de programación y de optimización. ICO o Shadow of the Colossus presentaban fisuras a nivel técnico que restaban puntos a nivel de jugabilidad, siendo fríos y críticos, objetivos. La resolución de ICO no llegaba a los 480 puntos, y aún así presentaba alguna bajada en el framerate, detalle mucho más llamativo en Shadow of the Colossus. El clipping estaba a la orden del día, el motor de colisiones fallaba en algunos momentos, y los texturizados tenían presencias casi “indignas” para la generación en que salieron esos juegos. ¿Impidió esa lista de defectos que tanto ICO como la aventura de Wander fuesen consideradas auténticas joyas del videojuego, llegando a etiquetarse de “obras maestras”? Ni por asomo. Pues lo mismo le ocurre a The Last Guardian. La suma de sus partes es muy inferior al todo, máxime si tenemos en cuenta sus fallos técnicos que lastran en parte su jugabilidad.

Cualquiera de los detalles negativos propios de sus juegos anteriores están presentes en éste. La cámara es errática en zonas interiores, el motor de colisiones falla en ocasiones por la decisión de hacer automático el agarre sobre Trico, el clipping también hace acto de presencia –en este caso de forma mucho más justificada por la continua interacción de nuestro personaje con Trico y los escenarios con sus diferentes escalas-… hay una pequeña lista de defectos técnicos que empañan la jugabilidad si simplemente te riges por el frío cálculo de los valores numéricos. Hay otras decisiones que tampoco se entienden, como que el tutorial esté activo TODO el juego… señores de genDesign, hagan el favor de quitar el tutorial después de las 2 primeras horas de juego en una update. Realmente es casi un insulto al usuario si creen que somos tan mancos como para no acordarnos en la parte final del juego de cómo coger un barril o agarrarnos a Trico…

Los puzles están perfectamente implementados en los escenarios, logrando una conjunción durante toda la aventura (a mí me ha durado el juego sobre la docena de horas) espectacular, a un nivel altísimo. Teniendo en cuenta que mi juego preferido a la hora de diseñar puzles embutidos en los niveles es Half Life (Valve, 1998), tengo que decir que me parece que The Last Guardian logra casi alcanzar ese nivel en el diseño de escenarios/puzles. Pero lo hace además sin pretender enseñarnos o darnos pistas a cada momento, sin poner a nuestra disposición puzles que simplemente con mirarlos sabes qué hacer. Aquí necesitamos dar vueltas, hacernos una idea del conjunto del escenario… o mirar a Trico. Si nos damos cuenta, en alguna ocasión él es la clave para saber hacia dónde tenemos que ir. Se pondrá a olisquear, a investigar con su curiosidad innata, y puede ser que se quede mirando para el lugar hacia donde tenemos que ir. Encontraremos ocasiones donde no somos nosotros los que “resolvemos” los puzles, sino Trico. Tendremos que subirnos a él y será Trico quien decida para dónde vamos saltando de columna en columna… eso es una relación donde sientes que sois DOS viviendo la aventura y donde no todo depende de ti como personaje.

The Last Guardian es una nueva joya del mundo del videojuego. Un ejemplo a seguir a la hora de implementar un ser vivo de forma virtual, marcando un antes y un después en los juegos donde se pretenda este objetivo. El desarrollo de la aventura, nuestra relación con Trico, los escenarios mágicos que visitaremos, los momentos de tensión y miedo, temiendo que le pase algo a Trico, ese aire solemne de una civilización perdida con su perdido idioma… son cosas que el usuario que ha disfrutado de los anteriores juegos de Team ICO u otros títulos como LIMBO, INSIDE o VALIANT HEARTS sabrán apreciar y valorar como se merece. Fumito Ueda y compañía han logrado un nuevo hito, y no era fácil: conseguir que un título que lleva tantos años en desarrollo, que ha sufrido tantas variaciones y reseteos, consiga su objetivo de ser un referente dentro de su propio estilo. Y eso, amigos, es muy difícil. El resultado de The Last Guardian trasciende del propio videojuego como producto, logrando más a nivel emocional que el 99,9% del resto de títulos que copan listas y rankings. Y eso es algo que muchos buscan pero casi nadie logra.

The Last Guardian tiene sus fallos técnicos, hay que perdonarle y aceptar ciertos riesgos e incomodidades que posee. Pero si lo has aceptado en sus juegos anteriores, sabes que lo harás también con este por el resultado que ofrece al final. Un juego único, diferente a todo. Trico y nuestro querido amigo no merecen nota numérica, porque cualquier nota numérica que haya no llega para valorar una emoción como lo que nos ha hecho sentir este ya LEGENDARIO título.

The Last Guardian YA es historia viva del videojuego. [100]

  1. Enhorabuena por el análisis, Juantxi, gran trabajo.

    Me alegra ver que hay unanimidad en AKB respecto a The Last Guardian, y no tanto por la nota (sendos dieces… ¡aúpa!) sino en el reconocimiento, como antes Kristian, en cada palabra del análisis a la enorme labor del Team Ico. Por navidad caerá Final Fantasy XV pero por Reyes lo hará TLG sin duda. Menudo añito…

  2. Genial el analisis. Lo peor … tener que esperar a que baje a 25€ para que algunos pobres podamos disfrutarlo.

    Respecto a la comparación ico/shadow, personalmente, me encanto el primero y me desquicio el segundo. Los encuentro juegos tan distintos que no entiendo porque la gente los mete en el mismo saco solo por ser del Team Ico (y no Ico Team como indicas en el analisis XD).

    • Hola Ros!! gracias por pasarte 🙂

      sobre lo que dices, creo que no se compara ICO con Shadow más allá de que los dos parecen discurrir en el mismo mundo onírico y de que comparten idioma y simbología. Como juegos, son muy distintos, pero con un ambiente muy similar.

      Por cierto, no te has leído el análisis xD… tienes razón que he metido la gamba UNA VEZ poniendo ICO TEAM (la 1ª vez que sale), pero durante el texto aparecen más de 4-5 veces TEAM ICO y eses no los has visto jajajaja

      • Hombre, me refieria a la primera mencion XD.

        Y no me referia a ti en la comparacion de los titulos del team ico. Es mas que nada la impresion que me queda tras leer varios anaisis, foros, comentarios, etc.

        Simplemente me choca ver a juegos tan distintos en el mismo saco simplemente por ser de la misma compañia. Solo se parecen en la parte artistica.

  3. Muy buen análisis, diría que el mejor de los que he leído sobre este juego. Yo, más que a que baje de precio, espero a poder disponer del tiempo necesario para jugarlo despacito. Se que me va a encantar, no hay prisa.

  4. El juego me parece genial muy bueno, la interaccion con trico excelente los niveles,la emocion, la aventura, los graficos. Lo unico que hubiese querido que sea mas largo el juego por que a mi parecer fue corto. Gracias saludos

  5. le tengo ganas a este, pero como todos ahora, lo comprare cuando este rebajado. Demasiados gastos, y apenas tiempo para jugar, que hacen que comprar un juego de salida, me duela mas luego cuando no lo juego.. ejem… Rise of the Tomb Raider.. ejem..

    haha

    • Lo de apenas tiempo para jugar… incluso puede ser beneficioso, me explico: el juego no es largo, y jugando cada poco lo saboreas más… Jaume, hazte con él que ya te ha dicho Sendoh que está rebajado xD… después nos cuentas qué tal 😀

      • lo hare lo hare, pero cuando baje un poco mas. Os explico asi por encima:

        – Hipoteca: $3000/mes
        – Guarderia/Pre-school: $3000/mes
        – telefonos: $140/mes
        – internet: $90/mes
        – Agua y electricidad: entre $500 y $1000/bimensual
        – vida (gasolinas, comida, pañales, ropa nenes, etc…): entre $1000 y $2000/mes
        – extras q ni voy a contar…: mucho $$$

        – Ah! y se nos partio la piscina en 2 en el primer puto año de estar en la casa nueva. Nos jodieron los anteriores propietarios por como lo declararon en el contrato y el seguro no lo cubre y no les podemos reclamar. Ahora nos enfrentamos a una reparacion de la piscina de entre $20k y $40k…

        con estos gastos, me tengo que mirar (y mucho) lo que compro y lo que no.

        Asi que si, lo comprare, pero cuando este bastante rebajado… hehe

Deja un comentario