Análisis de Resident Evil 7: El terror está de vuelta en la familia

Resident Evil, un nombre tan grande como pesado, una de las sagas más importantes de la historia de los videojuegos que definió lo que era la palabra terror durante muchos años, que se desvió en la época de PS3 y Xbox 360 de este camino y que ahora, con Resident Evil 7, pretende volver a ese terror perdido, a ser, de nuevo, un auténtico survival horror de esos que dejan marca. ¿Lo conseguirá?

NOTA IMPORTANTE: Este análisis sólo tendrá en cuenta los aspectos del juego en su edición normal siendo jugado en una PS4 estándar. Para hablaros de la experiencia que RE7 nos ofrece para PlayStation VR, Cristian sacará un texto más adelante.

Algo olía distinto con este Resident Evil 7

No es tarea fácil la que Capcom ha tenido por delante con este Resident Evil 7 ya que, para muchos, se nos antojaba como la última oportunidad que tenían, como la última bala de una saga a la que muchos ya mirábamos con cierta indiferencia por el giro a la acción que había tomado en los últimos tiempos.

Sin embargo, desde que probé la demo y vi los primeros vídeos, algo me olía diferente en este Resident Evil, algo que se ha ido confirmando en cada uno de los pasos que dí por la casa y otros escenarios de esta séptima entrega numerada(algunos de ellos los habréis visto en algunos gameplays oficiales que ha publicado la propia Capcom). Y es que, amigos míos, gracias a RE7 tenemos que volver a dar la bienvenida al terror en la familia.

Volviendo a ser débil en un RE

Resident Evil arranca bien, dándonos una sensación de debilidad, de no poder hacer frente por nosotros mismos a todo lo que nos está cayendo encima desde el minuto cero, consiguiendo en un breve periodo de tiempo que nuestro primer impulso cuando nos encontremos algún enemigo sea huir en vez de hacerle frente, justo el que deberíamos tener con cualquier survival horror que se precie.

Esta sensación de debilidad se refuerza además con una habilidad relativamente escasa de nuestro personaje principal a la hora de manejar armas, tardando una eternidad en recargar y siendo realmente torpe en su uso a no ser que utilicemos el disparo de precisión. Además, por supuesto, la gestión de recursos volverá a ser crucial a lo largo del juego, teniendo que racionar nuestra munición, las curaciones o los diversos objetos con mucho cuidado si no lo queremos pasar realmente mal en según qué momentos.

Resident Evil 7

Esta gestión de recursos se va haciendo más importante a medida que avanzamos en nuestra aventura, con una progresión de dificultad que da justo en el clavo, comenzando con una cantidad de munición y objetos cuantiosa dentro de lo que cabe, para ir cerrando el grifo poco a poco, casi sin que nos demos cuenta, para llevarnos, sobre todo en la segunda parte del juego, a un estrés caótico, a tomas de decisiones muy rápidas en las que deberemos escoger si es mejor huir o enfrentarnos al enemigo que tengamos delante gastando así parte de una munición que puede ser muy preciada poco después.

Una de las cosas que más me han sorprendido de este RE7 es lo bien que juega con los impulsos del jugador, lo bien que me ha engañado para que hiciera lo que el quería cuando él quería, guiando, sin que yo me diera cuenta, algunos de mis pasos para llevarme justo a esa encrucijada, a ese momento de estrés o a esa “desagradable sorpresa” que tenía preparada, toda para mí, como susurrando a mi oído la frase “eres un estupido” para yo tragar saliva y responder, lentamente, con un “sí”.

La vuelta, y la no vuelta, a las raíces de Resident Evil

Otro de los detalles que más me han agradado y que han hecho incluso que esboce una sonrisa son los continuos guiños a otros juegos de la saga que, evidentemente, no revelaremos en este análisis, pero que encontraremos en una gran cantidad de ocasiones.

Estos guiños no son de extrañar ya que este Resident Evil 7 es un retorno en toda regla, como habéis podido leer en lo que os hemos ido comentando del juego, a los orígenes de la saga, a esos primeros survival de Capcom que conseguían mantenernos en tensión en todo momento, que nos hacían pasarlo mal en ocasiones y que definieron al que se ha convertido en el género favorito de millones de jugadores en todo el mundo: el survival horror.

Resident Evil 7

En este regreso a las raíces nos encontraremos por ejemplo con los puzles o con el dar vueltas y más vueltas por una mansión u otras ciertas localizaciones sin saber lo que va a pasar por cada una de ellas a pesar de que las hayamos “limpiado” anteriormente. También resonará en nuestra memoria la emblemática gestión del inventario y esas llaves, esas malditas llaves que nos harán volver a lugares donde quizás, el hombre, no debería haber puesto jamás sus pies.

Algo que no ha sido una vuelta a las raíces y que precisamente ha resultado ser una de las decisiones más cuestionadas y criticadas de este Resident Evil ha sido el cambiar a una cámara a primera persona. Este, para mí, ha sido un movimiento valiente por parte de Capcom que le ha salido a las mil maravillas, provocando con este nuevo enfoque que nos sintamos todavía más protagonistas de la aventura, que sea más fácil asustarnos, provocarnos y que nos sintamos verdaderamente dentro del juego. Esta cámara ha sido escogida en los últimos años por los videojuegos de terror independientes más escalofriantes del mercado e imitarlos ha sido, seguramente, una de las mejores decisiones que la compañía japonesa ha tomado con esta nueva entrega de su popular saga.

Resident Evil 7

Un buen argumento, sin daros spoilers

A nivel argumental no queremos daros ni un sólo detalle del juego, simplemente, para los curiosos, deciros que por lo menos yo creo que este Resident Evil sí tiene cabida en todo el universo que ha ido creando poco a poco Capcom y que la historia empieza y termina muy pero que muy bien, contando con bastantes giros, unos esperados y otros no tanto, y con un buen argumento que nos mantendrá pegados a la pantalla.

Pero la trama no es lo que más engancha de Resident Evil 7, no, queridos amigos, lo que de verdad atrapa, lo que de verdad nos hace adictos son las sensaciones que este nos proporciona, la satisfacción a la hora de derrotar a un enemigo que se nos atraganta, el estrés o la tensión a la que nos somete el juego en cada momento y esas pequeñas dosis de adrenalina que hacían que las primeras entregas de Resident Evil fueran tan adictivas y que son sensaciones que también vuelven con nosotros ahora.

En cuanto a la duración, algo que seguramente os preocupa a muchos de vosotros, podemos decir que Resident Evil 7 está, en su primera vuelta, en torno a las 8-10 horas de juego dependiendo de vuestra habilidad, siendo similar a la de otros muchos títulos de la saga.

Eso sí, como no podía ser de otra manera este RE7 es altamente rejugable gracias a la ya típica dificultad extra que desbloqueamos al terminar nuestra primera partida y que resulta todo un desafío incluso para los jugadores más expertos en la saga y que hace que la duración del juego aumente, por lo menos, otras 9-11 horas, si no son más, en este nuevo modo de juego.

Resident Evil 7 cumplidor a nivel gráfico, impecable a nivel sonoro

No quiero entreteneros mucho más con este análisis aunque si creo que tengo que hacer una breve capitulación por los aspectos gráficos y de sonido del juego intentando ser breve y claro en cada uno de ellos.

A nivel gráfico, los que os esperéis algo más allá de lo que vimos en la demo será mejor que no os hagáis ilusiones. El juego se ve bien, desde luego, y muestra un montón de cosas en pantalla pero no es el no va más visualmente, ni falta que le hace para que podamos disfrutarlo aunque, en este sentido, lo que no me ha gustado tanto, son los tiempos de carga cada vez que comenzamos por primera vez la partida, que son excesivamente largos.

En cuanto a todo el aspecto sonoro, el trabajo de Capcom es impecable, tanto a la hora de jugar con nuestros sentidos con piezas de música tétrica o diferentes sonidos o efectos que harán que todo lo que sintamos a medida que avanzamos en el juego sea más fuerte como a la hora del doblaje de las voces de los diferentes personajes donde también se ha hecho un gran trabajo.

Conclusiones de Resident Evil 7: El terror está de vuelta en la familia

Capcom se la jugaba, y mucho, con el lanzamiento de este Resident Evil 7, su primera gran apuesta de la saga en PS4 y Xbox One y, desde luego, ha salido airoso del desafío.

Resident Evil 7 nos confirma que el terror está de vuelta a la familia, que Capcom no se ha olvidado de hacer survival horror, sino que los había dejado temporalmente de lado para ofrecernos otras experiencias pero que, para suerte de los aficionados más fieles a la saga, ha sabido retomar justo en el momento adecuado, cuando el género está en uno de sus mejores momentos de forma.

Una progresión de dificultad impecable, gestión de recursos muy bien llevada, sustos, agobio, muerte, infectados y un lugar dentro del universo de Resident Evil. Yo, por lo menos, no puedo pedir más de lo que me ha dado a este Resident Evil 7. Me ha tenido enganchado y sometido a su voluntad durante todos estos días que lo he jugado y ha conseguido que, por fin, se me vuelva a poner la piel de gallina cada vez que pienso en su nombre.

Terror, qué bueno que has vuelto a la familia. Jamás debiste irte. [90]

Sello de calidad AKB

  1. Un aplauso para el equipo de valientes de AKB! (sobretodo kris, que hay que tenerlos cuadrados para ponerse las gafas con este juego)

    Me alegra que capcom vuelva a la senda por lo menos con este RE7 que ya tocaba que algo así volviera a salir de Japón. Es el juego que probablemente nunca jugaré (soy un cagon) pero habiendo jugado únicamente la demo puedo decir que hace su trabajo de forma impecable, buen análisis Saul!

  2. Saul Excelente el análisis. Me encanta saber que Resident Evil ha vuelto a sus raices a pesar de que se que no lo voy a jugar. No porque sea malo el titulo, sino porque es mucho terror para mi jeje

Deja un comentario