Final Fantasy IX, regreso a uno de los mejores juegos de siempre

Hablar de Final Fantasy IX (Square Enix, 2000)es hablar de uno de los juegos más laureados de todos los tiempos. La novena entrega de la saga por excelencia del JRPG ya se encuentra disponible en PS4, después de que Sony anunciara su lanzamiento durante la reciente edición del Tokyo Game Show.

FINAL FANTASY IX_20170919215601

La santísima trinidad

Han pasado más de quince años, pero las sensaciones que transmite esa escena de introducción en Alexandria se mantienen intactas.
Final Fantasy IX simboliza la última vez que los maestros del género se reunieron para dar rienda suelta a su talento. Hironobu Sakaguchi, Nobuo Uematsu y Yoshitaka Amano; los de siempre, haciendo lo de siempre. Director, compositor y diseñador, respectivamente. Tres de las altas esferas del videojuego nipón que un día escribieron las páginas doradas del género. Cuando deciden asociarse, sabes que va a pasar algo. Como no podía ser de otro modo, el resultado fue el esperado y la gran mayoría de aficionados de la franquicia consideran que la aventura protagonizada por Yitán es una obra maestra.

El juego cuenta con todos los elementos necesarios para dar lugar a un gran JRPG: unos personajes carismáticos, una historia capaz de dejar huella y un gran mundo por explorar. Final Fantasy IX englobó todo lo que hasta entonces nos había deparado la saga a cargo de Squaresoft para pulir y elevar aún más la fórmula. Sorprendentemente, la novena entrega nunca ha logrado disfrutar de unas cotas de popularidad cercanas a las de Final Fantasy VII o Final Fantasy X, entre otras entregas de la saga.

Nadie puede olvidar esa función de teatro en la que los espadachines se enfrentan mientras Vamo’ Alla Flamenco ameniza la velada, ni el secuestro tan particular llevado a cabo por Tantalus o la visita a la acogedora Aldea de los Magos Negros. Las grandes obras destacan por ofrecer una serie de momentos de esos que dejan una huella imborrable en los jugadores, y Final Fantasy IX es una de ellas.

Un viaje que nos marcó a todos

La historia se sucede entre dos planetas: Gaia y Terra. Aunque casi todo nuestro periplo tiene lugar en Gaia, en Terra nos esperan varios de los acontecimientos más relevantes que presenciamos. El mundo que exploramos nos sumerge en una cantidad de lugares ingente que goza de esa temática medieval que tanto nos gusta y en el que, como no podía ser de otra forma, todos los emplazamientos se ubican a lo largo y ancho de un mapamundi de esos que parecen haberse perdido en el camino del género hacia su ¿evolución?

En los tiempos que corren, cuando muchos usuarios lloramos la pérdida del mapamundi en la gran mayoría de exponentes del género moderno, no solo lo hacemos por el hecho de que esté o no, sino de la profundidad que ofrece un mapa bien diseñado. Final Fantasy IX es un gran ejemplo de ello y al igual que la séptima entrega, nos ofrece un mapamundi plagado de secretos y eventos que se suceden fuera de los lugares relevantes para la historia. Además, la existencia de un gran mapa aporta cohesión al mundo en el que nos situamos.

Aunque nos ponemos a los mandos de Yitán, nativo de Terra y protagonista del juego, el resto de los personajes que le acompañan no tienen nadan que envidiarle. La Princesa de Alexandria, Garnet, su escudero Steiner o el carismático e inolvidable Vivi son solo algunos de los amigos que lucharán a nuestro lado en el arduo viaje que nos espera. Hay muchos más personajes por conocer a lo largo y ancho de Gaia, algunos muy simpáticos… y otros no tanto, pero no es cuestión de citarlos a todos. Seguro que aún hay muchos usuarios que no tuvieron la oportunidad de disfrutar del título original en su momento, y descubrir a sus personajes es uno de los mayores alicientes.

FINAL FANTASY IX_20170921155842

Si nos centramos en las posibilidades como JRPG, lo cierto es que el juego cuenta con todos los ingredientes necesarios para dar lugar a un conjunto de lo más equilibrado. Los combates son aleatorios y hereda el clásico sistema de turnos con ATB (Active Time Battle). También vuelven los trabajos, aunque en esta ocasión no podemos personalizarlos a nuestro antojo. Por otro lado, tenemos a nuestra disposición una gran variedad de armas y accesorios que debemos comprar —o encontrar— si queremos reforzar a los integrantes de nuestro grupo en aras de tener éxito a la hora de hacer frente a los temibles jefes finales.

El desarrollo de la aventura nos depara un viaje apasionante y que nos toma un buen puñado de horas, especialmente si apostamos por explotar las múltiples posibilidades que tenemos a nuestro alcance: misiones opcionales ajenas al arco argumental, búsquedas de tesoros y, por supuesto, el Tetra Master, uno de los juegos de cartas más adictivos que hemos visto nunca en un juego de rol. Nada está ahí por caprichos del azar y todo fue diseñado meticulosamente con la intención de ofrecernos un nivel de profundidad superior a la media del género.

Personalmente, me resulta un tanto ridículo enumerar a estas alturas las características, virtudes y detalles que nos presenta Final Fantasy IX. Se trata de un JRPG sin fisuras, sólido como una roca y con un diseño envidiable. Un juego de los que dejan huella. De esos a los que siempre hay ganas de comenzar una partida más. No obstante, tras este breve repaso a la obra de Squaresoft, es hora de abordar las características de esta nueva versión para PS4.

FINAL FANTASY IX_20170921151807

Una remasterización sin alardes

La versión que acaba de recibir la consola de Sony es prácticamente la misma que llegó a PC hace algo más de un año. El apartado gráfico ha sido depurado y, en líneas generales, visualmente es bastante superior al juego original del año 2000. El modelado de los personajes está mucho mejor definido, pero los fondos pre-renderizados no aguantan bien el tipo a raíz del aumento de resolución y existe cierto efecto borroso en ellos. No obstante, esto no quiere decir que el resultado sea malo. Simplemente, es inevitable pensar que con muy poco, se podría haber logrado algo muy grande.

Otro elemento a tener en cuenta son las bandas negras que vemos a cada lado de la pantalla, algo que puede resultar un tanto molesto, pese a que podemos justificarlo si tenemos en cuenta el formato (4 : 3) bajo el que se mostraba el título original. Por su parte, las escenas de vídeo lucen mejor que nunca gracias al remozado gráfico.

En lo que al sistema de control se refiere, la adaptación al DualShock 4 es perfecta. La sensación a los mandos es prácticamente idéntica a la del juego original gracias a las evidentes similitudes entre los mandos de ambas consolas. Siguiendo con los añadidos, un elemento que le viene como anillo al dedo es la posibilidad de acelerar el tiempo durante los combates, algo similar a lo que podemos hacer en la gran mayoría de emuladores.

Por último, no conviene olvidarnos de la inclusión de los trucos, que destrozan la curva de aprendizaje de manera fulminante. Tenemos una opción para habilitar 999.999 guiles y elevar a nuestros personajes al máximo nivel desde el primer momento. Si optamos por seleccionarla, los cambios se aplicarán de forma inamovible para el resto de nuestra partida. Personalmente, me veo en la obligación de recomendar el no uso de estos trucos, ¿qué gracia tiene jugar a un JRPG sin la necesidad de luchar para fortalecernos? ¿tener dinero ilimitado para comprar armas a la carta y arruinar la sensación de encontrar un cofre escondido en lo más profundo de una mazmorra? No, gracias.

FINAL FANTASY IX_20170922103434

¿Merece la pena comprarlo de nuevo?

A estas alturas no vamos a descubrir las bondades de Final Fantasy IX. El juego es una auténtica maravilla. Una de esas obras que trascienden a través de las generaciones y uno de esos fijos para cualquier amante del género. Ahora, si nos ceñimos a lo que esta nueva versión nos ofrece, la respuesta varía en función de la situación de cada usuario.

Si en su día no tuviste la oportunidad de jugarlo deberías ir corriendo a comprarlo ahora mismo. Si por un casual eres de esos jugadores que desean disfrutarlo de nuevo y no conservas el juego de PlayStation —o no tienes ganas de enchufar la consola— también estás ante una buena oportunidad. Por último, si eres de esos puristas que prefieren la versión original y tienes tu PlayStation lista para jugar, las diferencias entre ambas versiones no son tan drásticas como para obtener una respuesta contundente.

Sea como fuere, en una época en la que las remasterizaciones están a la orden del día y en la que el JRPG no atraviesa su mejor momento, lo único que no admite debate alguno es que Final Fantasy IX es uno de los mejores títulos de todos los tiempos.

  1. “Personalmente, me veo en la obligación de recomendar el no uso de estos trucos, ¿qué gracia tiene jugar a un JRPG sin la necesidad de luchar para fortalecernos? ¿tener dinero ilimitado para comprar armas a la carta y arruinar la sensación de encontrar un cofre escondido en lo más profundo de una mazmorra? No, gracias.”

    Menudo gilipollas, habrá quien quiera ver el argumento y la historia y se la sudarán las mecánicas. “yo soy muy macho y juego sin trucos blablabla”

    • Hola.

      El «personalmente» creo que lo deja claro.

      Al margen, tan cierto es que habrá gente que solo quiera leer la historia como que es exactamente lo mismo verla en un vídeo o leerla en un folio sin necesidad de sujetar un mano y pasear por mazmorras sin enemigos… y sin textos de dicha historia tampoco.

      Yo me ciño a hablar de un videojuego y lo que ofrece, un videojuego que dicho sea de paso se lanzó hace 17 años y que hoy es lo que es gracias a aquella versión sin trucos. Un videojuego propone mecánicas y si disfrutar la historia conlleva destrozarlas —más bien eliminarlas de un plumazo— me reafirmo en lo que digo en el texto. Hay miles de títulos cuya única mecánica es ofrecer una historia, y Final Fantasy IX no es uno de ellos.

      Gracias por tu crítica.

    • Insultos aparte, que no vienen a cuento, yo tengo la opinión de que cada uno juegue como le de la gana.

      Si quiere usar trucos, que los use (para eso los ponen). Yo ya me pasé FF IX cuando salió (lo compré el mismo día de salida, igual que hice anteriormente con el 7 y el 8 y después con los siguientes). Si lo volviera a comprar ahora (no tengo pensado hacerlo), probablemente activaría unos cuantos de esos trucos y no por ello estaría destrozando el juego ni disfrutando menos de él.

  2. Gran texto, Roberto!

    El mejor FF, objetivamente hablando. Un RPG de corte clásico que venía a perfeccionar todo lo aprendido con los dos juegos anteriores y convertirse en lo que sería una gran despedida para PSX.

    Eso sí, conmigo que no cuenten. Tengo como 15 juegos de PSX en mi PS3 que compré ya hace unos años y va y resulta que sólo van en la PS3. A la que deje de funcionar adiós muy buenas. Me siento engañado. Quizá el único elemento de interés sea el poder acelerar los combates, pero para nada justifica la compra de nuevo.

Deja un comentario