Impresiones de One Piece Odyssey: un JRPG a tener en cuenta

El próximo 12 de enero, los seguidores del manga de Eichiro Oda tienen una cita con One Piece Odyssey, uno de los primeros lanzamientos destacados de 2023. Y nosotros, tras probar las primeras ahora, creemos que también será un día importante para cualquier amante del JRPG tradicional.

Una fórmula familiar

No vamos a entrar en comparaciones porque no tendría sentido antes de su lanzamiento, y porque son títulos diferentes. Sin embargo, el hecho de que muchos usuarios lo hayan identificado como una especie de Dragon Quest XI: Ecos de un pasado perdido en más de una ocasión, tampoco es una locura. One Piece Odyssey es un JRPG de corte clásico en cuanto a estructura, pero moderno a la hora de ejecutar muchas de sus ideas.

Aunque no es preciso, no está de más enumerar los elementos básicos que saltan a la vista desde el primer momento. Una cámara detrás del personaje, un radar para orientarnos, una amplia oferta de personalización, combates por turnos y algo que nos ha dejado con muchas ganas de más: un acentuado componente de exploración, porque a todos nos encanta buscar secretos por un escenario que, dicho sea de paso, es realmente bello.

En la primera mazmorra que hemos explorado, ubicada en el interior de una cueva junto al mar, nos ha sorprendido la cantidad de cofres por encontrar y objetos ocultos que había. De hecho, hemos dedicado más tiempo a tratar de conseguirlo todo, que a lo que es completarla a nivel argumental. Lo mismo para las zonas adyacentes y algunos interiores que hemos visitado en ciudades y poblados: hay muchas cosas que hacer.

También nos ha llamado la atención la apuesta por las habilidades de campo a la hora de explorar. Por ejemplo, Luffy puede usar su característico brazo para recoger objetos desde la distancia e incluso para engancharse a ciertos puntos del escenario para llegar zonas inaccesibles de otro modo, mientras que Zoro —podemos cambiar entre todos los meimbros del grupo cuando queramos— hace uso de su fuerza para abrir determinadas puertas. Esto es solo una muestra de lo que comentamos de la exploración.

El sistema de combate, a prueba

Cualquiera con un mínimo de bagaje en el género JRPG se sentirá como en casa a los mandos de One Piece Odyssey, ya que no deja de apostar por combates por turnos como los de toda la vida, contra enemigos que campan a sus anchas por los escenarios y que nos desafían si entramos en contacto con ellos. Aquí los tipos no son agua, fuego y similares, sino estilos como el puño o la pistola. Por supuesto, debemos estudiarlos para saber qué personaje es el adecuado en función del enemigo al que enfrentamos.

Lo más interesante que hemos visto hasta el momento es que, a pesar de que tenemos un grupo que salta al campo de batalla y la idea gira en torno a las mecánicas básicas del género, los diferentes miembros pueden separarse y luchar en varias zonas del mismo a la vez. Esto aporta un interesante componente de estrategia, ya que podemos cambiar de posición y repartir esfuerzos en función de las circunstancias. Por cierto, si pulsamos el gatillo derecho podemos modificar la velocidad de las peleas, algo ideal para los impacientes que prefieren agilizar algunos trámites. Queda mucho por ver, pero en líneas generales, casi todo lo que hemos experimentado nos resulta prometedor.

Una sorpresa ¿inesperada?

No debería. Al fin y al cabo, durante los últimos meses hemos disfrutado de diversos materiales del título como imágenes, vídeos, detalles y demás. Y lo cierto es que las cosas no pintaban nada mal. Ahora, tras probarlo, cerramos estas primeras impresiones diciendo lo mismo que al comienzo: no solo apunta a deleitar al fan de la obra original, sino que promete conquistar a cualquier jugador que disfrute de los JRPG de siempre. One Piece Odyssey viene fuerte y pretende erigirse como el primer gran lanzamiento del año.

Deja un comentario