The World Ends With You -Final Mix-. Un port necesario

The World Ends With You -Final Mix- es la versión definitiva de The World Ends With You. El título original se lanzó en Nintendo DS allá por 2007 y aprovechaba bastante bien las funciones de la portátil. ¿Qué tal se habrá adaptado la peculiar jugabilidad a Nintendo Switch? Pues os adelantamos que bastante bien.

Un RPG muy completo

La historia de The World Ends With You nos pone en la piel de Neku, un joven que se ve involucrado, sin saber como, en el juego de los segadores. Para poder jugar necesita hacer un pacto con otro jugador, cosa que no le hace especial gracia… Además, cada día, de los 7 que dura el juego, se le asigna una misión. Si nadie supera la misión, los jugadores serán suprimidos. Sin entrar en demasiados detalles (para no hacer ningún tipo de spoiler) podemos decir que la historia tiene bastantes giros y nos presenta unos personajes bastante profundos.

Estamos ante un RPG cuyas mecánicas incluyen exploración, resolución de sencillos puzles y muchos combates. Durante el desarrollo de la historia descubriremos que tenemos la capacidad de escanear los pensamientos de la gente y de detectar ruido. El ruido son los enemigos a los que nos enfrentamos principalmente en The World Ends With You. Los combates se centran en el uso de pines. Cada pin tiene una habilidad y una forma concreta de utilizarse.

A medida que superamos combates, estos pines suben de nivel y hasta puede evolucionar, con lo que se vuelven más poderosos. Al igual que en la versión original, podemos utilizar la pantalla táctil para realizar los comandos que activan los pines (tocar, arrastrar, pulsar…) aunque lo destacable de esta versión es que también podemos utilizar un Joy-Con para completar estas acciones mientras apuntamos a la pantalla como si se tratase de un Wiimote.

En portátil es mejor

Aunque los modos tabletop y TV nos ofrecen la posibilidad de jugar en modo cooperativo con un amigo, cada uno con un Joy-Con. Este título gana muchísimo en portátil, a tal nivel, que recomendamos jugar sin los Joy-Con acoplados a la consola. Podemos jugarlo únicamente utilizando la pantalla táctil y algunas secuencias y ataques son mucho más accesibles de este modo. El título responde con mucha precisión jugando con los controles táctiles, pero a veces es algo menos dinámico utilizar los Joy-Con. El ritmo de juego es importante y se puede ver interrumpido al usar este tipo de control. Destacamos también que el juego no se puede jugar con el Mando Pro o con un par de Joy-Con.

Gráficamente no estamos ante un título muy exigente, por lo que no se pierde prácticamente nada a la hora de prescindir de la televisión. La estética anime ayuda a que se vea de mil maravillas en la pantalla de Nintendo Switch y los gráficos HD hacen que el título reluzca como nunca. El apartado sonoro es una autentica delicia con uan BSO que desborda personalidad por los 4 costados. En esta versión, además, podemos elegir entre jugar con la BSO original del título de Nintendo DS o la versión remezclada para Nintendo Switch, por lo que merece la pena jugar con el volumen a tope o con cascos.

Conclusiones

Estamos ante un título atemporal que cumple con las expectativas de los amantes del género y de los personajes de Tetsuya Nomura. La mecánica de combate añade un toque de frescura a los RPG y la estética y la ambientación del juego tienen un encanto bastante diferenciador. Esta versión trae además un capítulo extra que abre las puertas a una posible secuela expandiendo el universo del título y nos ha dejado con muy buen sabor de boca.

Otro de los aspectos destacables del juego es su localización al castellano, pues la obra original llegó a España únicamente en inglés. En general con encontramos con un juego muy completo con pocos puntos flacos. A veces se nota que proviene de una plataforma algo antigua y al principio es algo complejo adaptarse a la jugabilidad de esta versión, pero según avanzamos y nos empapamos más del universo del juego, acabamos atrapados por la trama y descubrimos lo bien pensada y ejecutada que está la jugabilidad. [85]

Deja un comentario