What Comes After, un mensaje de esperanza en la muerte

Uno de los grandes miedos de la humanidad siempre ha sido el miedo a lo desconocido. ¿Qué nos espera una vez muramos, esa ineludible destino? ¿Es éste  el fin? Con una propuesta positivista y amable, What Comes After nos coloca en una situación donde aprender a aceptar el fin del camino.

Billete de vuelta, por favor

Y lo hace de manera muy interesante, precisamente, aplicando un concepto que ya hemos visto en películas y videojuegos como es el tren al mundo de los muertos. Nuestra protagonista tiene depresión y, tras quedarse dormida, se da cuenta de que el tren, una vez llega a la última parada, existe toda una ruta posterior donde las almas de los muertos son recogidas para llevarlas al otro lado. A partir de ese momento tendremos que interactuar con el resto de pasajeros de este peculiar viaje, conociendo sus historias, escuchando sus lamentos y, en cierta manera reconfortándoles y reconfortándonos ante lo que dejamos atrás. Por suerte, no estamos muertos y podemos regresar a casa, pero eso no nos impedirá vivir una experiencia única.

Tratar el juego de una manera más… análisis, por así decirlo, no merece la pena con el juego. Se ve bonito, usando unos diseños bidimensionales redonditos y cucos, así como una música de acompañamiento acorde a lo que es el juego. La duración, corta, lo acerca al concepto de experiencia que tanto se usa hoy en día, pero por ello lo importante de este juego la lectura. Aquello que nos transmite, que vive en los detalles y cómo vivimos el esta historia en perspectiva.

Tren de los vivos

El caminio al más allá

Una lectura positivista de lo que es la muerte y de superación. En mi opinión existe un doble rasero precisamente por esta vertiente debido a, quizá, una banalización de dicha enfermedad, pero puedo justificarlo en cierta manera dada las causa del dolor para nuestra protagonista, cosa que para descubrir es mejor jugar. El tratamiento de la muerte es algo muy interesante por las implicaciones que tiene tanto éticas como religiosas. El uso de la figura del vehículo como transporte al más es algo que existe desde los mitos griegos con la figura de Caronte, pero en este caso toma la forma moderna de un tren,  también visto en el juego Final Fantasy VI, para acercar la visión al presente.

Esta es además una forma laica de tratar un tema tabú como es el viaje de las almas. Las distintas religiones tienen distintos dogmas con respecto al trato de la muerte, por lo que tomar una figura tan antigua como la barca de Caronte con un acercamiento contemporáneo en lugar de usar una representación religiosa (o que se parezca a cualquiera de las religiones mayoritarias actuales) permite al jugador, en cualquier instancia, sentir este tren como un medio valido para representar el viaje de las almas al más allá.

Árbol

La muerte nos llega a todos por igual

Es precisamente en este viaje donde What Comes After busca hacernos conscientes de que la vida es una y debemos vivirla buscando la felicidad propia y ajena. Precisamente, se percibe además la cultura japonesa en la ambientación del juego, pese a que curiosamente su desarrollador es indonesio (podéis ver en el perfil de Twitter de Fahmitsu a que me refiero) en la percepción animista de todos los seres vivos, merecedores de encontrar la felicidad en el más allá. En las religiones, pese al debate moderno existente, existe un rechazo de las partes más conservadoras dentro de la existencia de un más allá animal (ya no hablemos del vegetal).

Fue el Papa Juan Pablo II el que declaró, en 1990, que los animales “van al cielo”, pero no ha estado exento de críticas. Dentro del judaísmo este pensamiento es rechazado según el Midrash, pese a que se contenple de alguna manera una “compensación” por el dolor infringido a estos. El Islam por otro lado contempla el juicio de todas las almas ante Alá, siendo más ambiguo en este tema, sin llegar a ninguna conclusión sobre “sus almas en el más allá”. La concepción de las plantas, por otro lado, es algo que no se suele plantear siquiera.

Tren de los muertos

Lo que viene después

Para What Comes After todos tienen su lugar más allá de la muerte. Busca precisamente permitir la aceptación de la otra vida como un punto de inflexión de nuestra existencia extracorpórea, dando el mismo valor a un humano que a una flor: una vida es una vida, fuera de cualquier credo. Una forma de aceptación de la muerte como una forma de librarnos del dolor de la separación de nuestros seres queridos, pero enfatizando el mensaje de que la vida, única en la forma en que la conocemos.

La muerte y el más allá es un consuelo, solo vivimos una vez. Aunque haya algo más allá no sabemos que es, solo que existe, por lo que vivir buscando la felicidad mutua y propia, vivir dando lo mejor de nosotros, es algo que debemos hacer. Mensaje positivista y bondadoso que representa una visión de autor de que es morir y cómo se da ese viaje de las almas.

What Comes After

En resumen

What Comes After es una experiencia cortita y entretenida, es una lectura positivista y esperanzadora del más allá que puede reconfortar a aquellos jugadores que hayan perdido a alguien, sin importar que sea animal, humano o planta, y ayudar a superar el duelo. A través del uso de la palabra casi en exclusiva, el juego nos cuenta las experiencias de las almas buscando recalar en nuestros recuerdos, que nos pongamos en su lugar y, por tanto, empatizar. Y ahí está su magia, su fuerza y lo que hace casi en exclusiva. No es un producto divertido, impero, es una experiencia, y aunque me cuesta puntuarla, no es más que algo orientativo a como yo he vivido este pequeño viaje en tren, pero si os interesa, sin duda, es una hora interesante de trayecto en tren ida y vuelta. [70]

Deja un comentario