XCOM: Rabbid Unknown, reinventando con Mario vs Rabbids

Es algo sorprendente ver como una franquicia vira de dirección hacia un género distinto. Los resultados son variados, como mínimo, y en ocasiones encontramos productos de mucha calidad. Juegos de conducción, deportes, minijuegos, aventura… podemos pensar en Sonic y vemos que cumple varios de los anteriores.

Crash con Crash Team Racing, Final Fantasy con Dissidia o Theatrhythm, Dragon Quest con Heroes o Builders. Existen muchos casos, pero sin duda, el más sonoro y completo es la saga Mario.

Nintendo y Ubisoft presentan «Guía de viajes del Reino Champiñón»

Con más spin-offs que entregas hay de Street Fighter 2 desde su lanzamiento como arcade, donde tenemos: conducción, seis deportes distintos, plataformas 3D y 2D, aventura, RPG, puzles, educativos, pintura, minijuegos, construcción… Y no nos olvidemos de sus incursiones metiéndose mamporros, haciendo de referí de boxeo, domador de gorilas y demás cosas extrañas que han aparecido a lo largo de los años.

Sin embargo, tenemos ante nosotros el juego de Mario más extraño que jamás hemos tenido, y mira que existe un Dance Dance Mario Edition. Y ese es Mario & Rabbids Kingdom Battle. Un juego de estrategia táctica por turnos que, si bien es una versión simplificada de la formula, de corazón os digo una cosa, Ubisoft: gracias. Llega con retraso el análisis, pero aquí venimos a jugar y a leer como nos quejamos, así queee ¡vamos a ello!

Guía de viajes del Reino Champiñón: preludio al viaje

Empecemos por partes. La historia de este juego es lo que es, no buscamos emocionarnos ni sentir algo especial, pero bien es cierto que lo que hace, lo clava. Una trama sencilla, ligera y con muchísimas bromas y referencias a la saga del fontanero y a Nintendo en general. Es curiosa como arranca, con una joven inventora que ha desarrollado unas gafas capaces de combinar materia, pero que no van muy finas (como el juego con sus bugs, pero no nos adelantemos). La chica se marcha un momento pero “¡Oh, chopecha!” aparecen los rabbids directamente desde su maquina del tiempo lavadora. Quizás a algunos os suene por el juego de puzles de 2010 que lanzo Ubisoft para hasta la nevera sobre viajes en el tiempo y demás, pero tampoco es relevante.

Y la historia se queda ahí, la verdad. Un rabbid coge las gafas, se las pone, fusiona todo lo que pilla y acaban todos en el Reino Champiñón, donde dicho bicharraco sigue liándola, pero esta vez por culpa de Bowsy que aparecía por ahí y decidió raptarlo para conquistarlo todo (Spoiler: sale mal). Así que nuestro famoso fontanero en peto se coloca la gorra, agarra a un rabbid vestido como Luigi, consigue hacer que una versión millenial de Peach deje el móvil y, armados con blasters de Mega Man, se lanzan a acabar con “El bug”, la entidad que han traído los conejos debido al uso de las gafas de fusión con su lavadora del tiempo. Emmm… pium, pium, y poco más existe ahora de historia, aunque si que tiene momentazos muy graciosos.

Guía de viajes del Reino Champiñón: Cómo moverte por el país

Ahora viene lo que hace grande al juego: la jugabilidad. La puerta de entrada de los STT suele ser dura incluso en las dificultades más suaves, y un ejemplo de ello es XCOM: Enemy Unkown. Pese a ser un juego increíble, su público es el que es y, por tanto, no es una cuesta fácil para jugadores con poca experiencia en juegos tácticos. Sin embargo, Mario & Rabbids si lo es. Deconstrucción de la fórmula a su mínimo.

Coberturas, turnos, armas, táctica, variedad. Y carisma, por descontado. La reducción al mínimo de un género tan complejo, simplificando sus partes, deja un producto accesible donde solo comandaremos tres unidades a la vez. Es casi una reinvención del género al dotarle de un humor tan absurdo y con cierto punto de escatológico. Las interacciones de las armas y elementos del escenario con los personajes dotan el juego de un ritmo único, donde pese a lo “serio” de la acción siempre tiene puntazos. Un ejemplo son los ataques críticos, especial mención al crítico ígneo. Cuando hace un crítico, en ocasiones hará un zoom al personaje que cargará el ataque y veremos toda la acción en cercanía. Y si menciono este efecto es por lo divertido que es al personaje golpeado correteando por el escenario como un loco, quitándole esa seriedad.

Sin embargo, y he aquí el meollo de la jugabilidad, es que todo afecta a todos. Tus ataques y de tus aliados te afectan, al igual que ocurre a los enemigos entre sí. Si empujas a un enemigo contra un aliado, mandarás a tu unidad a volar; si alguien quemado toca a otro personaje, este también se quemará. Debes saber jugar con esta característica, pues es muy importante si buscas el 100%.

Guía de viajes del Reino Champiñón: Costumbres del lugar

Cada misión dentro del mapa es divertida, y eso es lo importante. Diferentes reglas se aplican a cada una, como llevar a un Toad de A a B, acabar con un número determinado de enemigos o con todos, acabar con un boss… Dado el magnífico diseño de cada escenario hace que, pese a no contar con muchas variaciones, no caiga en el tedio y sean divertidos.

Aparte de la acción central del juego, existen multitud de puzles dentro del mapeado. Personalmente, muy pocos de estos momentos son justificables, siendo meras excusas para conseguir los coleccionables de turno, pero algunos muy bien planteados. Por desgracia, son una minoría dentro del tedio del resto, que no son más que una manera de alargar el juego presentando un desafío demasiado simple como para ser considerado un reto.

Por último, para alejarnos del gameplay puro, toca hablar de los desafíos. Estos son el momento donde los jugadores más experimentados muestran sus colores. Los primeros son sencillos, siguiendo los mismos patrones y escenarios que ya habíamos visto, pero con el componente cabrón. A partir del tercer mundo empiezan a costar y los cuatro desafíos finales, los “Ultradifíciles”, son, de corazón lo digo, una putada divertidísima.

Guía de viajes del Reino Champiñón: Arte y folclore de la nación

El mundo es muy llamativo, desde luego. Es una amalgama de cosas propias del universo Mario con cosas de nuestro día a día. Girasoles con gafas de sol, cubiteras gigantes, Goombas pegados con pegamento y un Bill Banzai atrapado en un tendedero. Esas son las cosas que nos podemos encontrar y son solo ejemplos de lo magníficamente construido que está. Ahora bien, gráficamente esta bien, sin más. No es nada espectacular como un Odyssey el cual, pese a no usar ningún estilo artístico muy pronunciado, su estilo gráfico demuestra carácter, algo que si no fuera por los elementos visuales que vemos diseminados por Mario & Rabbids, el título carecería totalmente.

Eso sí, la música es otro cantar. Se nota la mano de unos de uno de los más míticos compositores europeos de todos los tiempos. Grant Kirkhope saca pecho marcándose una banda sonora espectacular, aprovechando ritmos y sonidos propios de la franquicia de Nintendo y agregando su arte a la mezcla, consiguiendo auténticos temazos. Si tuviera que quedarme con uno, es sin duda el tema de batalla del tercer boss. No lo voy a comentar más para evitar spoilers, pero si tenéis curiosidad, buscadlo porque es satírico a rabiar.

Guía de viajes del Reino Champiñón: Ventajas de viajar acompañado

Una de las últimas inclusiones que se llevo el título fue el DLC gratuito Versus Battle. En este modo podremos liarnos a tortas contra otros jugadores para ver quien es el mejor aprovechando todos los personajes disponibles del modo base. Este es uno de los modos que más brilla dentro del juego. Enfrentarse a un adversario real, que piensa e interactúa, es lo mejor que podía pasarle al juego.

Es placentero y divertido, los piques están asegurados y ademas, existen unidades que funcionan muy bien contra otras y, al poder quitar a mario del grupo, puede probar nuevas combinaciones de personajes, ver como funciona la mezcolanza de sus habilidades y, sobre todo, echarte unas risas. Echo mucho de menos a Donkey en este modo, pero creo que no está disponible. Si me equivoco en este punto, dadme un toque de atención.

Guía de viajes del Reino Champiñón: suplemento de selvas y playas

Este es el juego base, pero ahora viene lo mejor de todo el producto y el motivo por el cual considero este título uno de los mejores de la Switch. La expansión Donkey Kong Adventure añade todo lo que le podía faltar al juego: nuevos modos, armas, personajes y una historia aún más divertida que la original, que consiste en plátanos pochos que otorgan un gran poder a Rabbid Kong y su séquito… y una historia de amor que recuerda a cierto clásico del cine en blanco y negro.

Mejor en todos los aspectos, las mejores habilidades y armas del juego las poseen Rabbid Cranky y Donkey Kong, que junto a Rabbid Peach serán los tres que manejaremos en este DLC que, con unas diez horas de duración, de expansión tiene poco. Las reglas añadidas son un soplo de aire fresco después del juego principal que caía en la poca variedad de las mismas.

Hay cuatro nuevas reglas muy diferentes entre sí y de todo lo que mostraba antes el juego, como evitar que los enemigos lleguen a una zona o destruir una estructura, cosas no vistas en el juego base. Y para colmo, si la ya mencionaba banda sonora era muy buena, este DLC contiene casi 20 temas nuevos, incluyendo remezclas de temas originales de Donkey Kong que son magistrales.

Guía de viajes del Reino Champiñón: Cosas que no puedes perderte

Antes de acabar, no puede faltar mi parte favorita de cada videojuego que toco y son sus bugs. Y este juego tiene bastantes más de los que me gustaría, si bien ninguno es demasiado jodido. El juego sufre de ralentizaciones inexcusables en algunas animaciones, lo cual no tiene sentido teniendo en cuenta que la cantidad de enemigos en pantalla no suele superar la docena.

Bugs gráficos a porrillo, especialmente en un punto del tercer mundo que provoca la aparición de estructuras parpadeantes allá por donde pases, sin importar que hayamos salido de la zona. Los out of bounds son también un clásico que ocurre bastante menudo y obligan a reiniciar el juego y, sumándole a este nido de insectos, tenemos crasheos. Directamente, el juego a la mierda y ale, reinicia. Y si pasa en los desafíos finales… digamos que no tire la Switch al suelo por poco en ese momento. Por suerte existe un autoguardado después de cada puzle o misión, por lo que las consecuencias no suelen ser muy grandes.

Guía de viajes del Reino Champiñón: Gracias por si visita, vuelva pronto

¿En conclusión? Un producto con algún fallo, pero para nada imperdonable. Lo que hace lo hace muy bien, no es un juego cambia vidas, es un XCOM…ico, y lo siento por este chiste. Sencillo pero retante, adictivo y visualmente atractivo gracias a la construcción del mundo que no por sus gráficos. Música increíble de la mano de papa Banjo que te deja en la cabeza algunos temas, especialmente del DLC. Sin el DLC, Mario & Rabbids es un producto increíble, pero su añadido ensalza el resultado final y le suma, si bien Donkey Kong Adventure como producto en solitario es superior. Ahora mismo, casi dos años después de su lanzamiento, es un producto sencillo y barato de encontrar tanto en físico como en digital, incluso la versión con todos los DLCs. Si nunca habías probado un XCOM y te interesa este tipo de juegos, es una gran parte de entrada; si lo has jugado y te gusta, es un título recomendable por su ligereza y retos finales, aderezado por las mecánicas propias del juego. La nota es la que es, y en mi opinión, es un must para la Switch. [85]

    • No es solo divertido, si no además retante dentro de sus distintos desafíos y con un humor más rabbid que Mario, lo cual le queda genial. De corazón que no entiendo que le pasó a este juego para haber quedado tan fuera de mira. Me imagino que es por haber sido más producto de Ubisoft que de Nintendo y por el género, que a primera vista no parece casar tan bien con lo que conocemos de Mario

Deja un comentario