Deception IV: TNP: Simulador de villana a la japonesa

El de las japonesadas debería ser un género propio, la historia de la industria del videojuego le debe mucho al conservadurismo nipón que en occidente a menudo vemos como imprescindible, cuando no como ridículo, paródico o casi de otra galaxia. Mil ultima aproximación a este otro mundo ha sido con Deception IV: The Nightmare Princess.

Deception IV: The Nightmare Princess

Si hay algo que no gustan de hacer a menudo en Koei Tecmo es innovar, buena prueba de ello son las decenas de musous clónicos y con apenas inspiración que lanza regularmente su subsidiaria Omega Force y que hasta Team Ninja lleva un buen número de años sin dejarnos boquiabiertos (esperemos que esto cambie con la llegada de Nioh. No es de extrañar entonces que sigan lanzando nuevas entregas de una saga veinteañera ya como es la de Deception.

Ahora bien, que Deception IV: The Nightmare Princess sea una ampliación de Blood Ties, que a su vez no ha revolucionado tantísimo lo que la saga es desde PSX no significa que la idea haya dejado de ser brillante y que querer atraer a nuevos incautos a su mundo de trampas sea tan lícito como necesario. Tan loco me parece lo que hace Deception IV con sus mecánicas y sus reglas que dudo entre si es un tower defense donde el núcleo/torre/whatever que hay que defender es nuestra protagonista o es un JRPG que no sabe que eso significa beber de los éxitos cosechados por el género en los 90.

Sea como sea en Deception IV no hay inventario, no hay niveles, ni magia que lanzar con bastones, ni personajes inconscientes. Pero por encima de todo es un juego sin héroes, al menos no héroes de los que controlas y sobreviven, aquí estamos en el lado del mal, de un aquelarre de brujas que se defenderán de las hordas de caballeros y abanderados de la corona de a saber qué rey a base de torturar, asesinar y humillar a quien intente darles caza.

El movimiento de nuestras villanas se limita a correr (y dar una patada en el caso de Velguirie, la protagonista cuya campaña es la principal novedad en The Nightmare Princess), aquí la carnicería la protagoniza un arsenal de trampas que solo podrían haber nacido en el imaginario del desarrollador japonés. Hay trampas inspiradas en máquinas de tortura reales como sillas eléctricos, damas de hierro y otras odas al sadismo humano, pero también hay pelotas de playa, trampas para moscas gigantes, sillas de ruedas, cáscaras de plátano y un sinfín de locuras que podría estar un buen rato enumerando pero que desde luego no te las esperas cuando ves el tono oscuro con el que inicia esta desventura.

La gracia, por supuesto, es encadenar estas trampas entre ellas haciendo que el golpe de una lance al pobre enemigo a la siguiente. Para conseguir combos que otorguen una buena puntuación y nos permitan seguir comprando más trampas para futuras escabechinas será vital la colocación de las mismas en el nivel, aprovechando también elementos del escenario que servirán como trampas adicionales que no consumirán las ranuras que ocupan las nuestras.

La originalidad acaba ahí y dado que el juego no es corto al añadir una campaña totalmente nueva con más de 100 retos a cumplir si queremos superar los niveles en los que se encuentran terminaremos cansados de ver todo el rato las mismas trampas, que si bien no son escasas en número tampoco hay tantas como para completar todo el juego sin caer en el aburrimiento más infinito. Por supuesto crear nuevas combinaciones alarga la vida útil del juego un buen rato y si sois fans de la franquicia desbloquear a anteriores personajes para jugar con ellos os parecerá un incentivo interesante.

Deception IV: The Nightmare Princess

En Deception IV: The Nightmare Princess hay muchas horas de diversión en un juego que desde luego sigue derrochando la personalidad que ya tenían sus antecesores de hace décadas, en el que por momentos encontrareis retos interesantes al aparecer enemigos inmunes a ciertos tipos de trampas y que os fastidiarán más de la cuenta si sois amigos del perfeccionismo y de acabar este tipo de puzles con la mayor elegancia y eficacia posible. Aún con unas terribles carencias de variedad y un aspecto técnico arcaico en PS4 por tener compartir desarrollo con PS3 y Vita no se le puede negar a Deception IV: The Nightmare Princess que es una de esas rarezas que sigue divirtiendo y sigue siendo necesario, un canto a la originalidad en un microverso como es el desarrollo japonés que sigue intentando realizarle la RCP a cadáveres como son Castlevania y Megaman intentando que les digan donde escondieron la clave del éxito con más lástima que acierto. [70]

Deja un comentario