Reseña: Football Manager 2016, ser continuista no es algo malo

Noviembre. El mes en el que suele llegar el frío para quedarse, y poco más. Un mes que dice bastante poco por lo general, sin particularidades reseñables. Sin embargo, no todo es insulso en este mes para unos cuantos tipos un tanto especiales, entre los que se encuentra un servidor.

Football Manager 2016

La razón es que en noviembre de cada año llega el nuevo Football Manager, aunque hay que decir que el acceso a la beta llegó a finales de octubre. Una saga que, a pesar de llegar ya a su duodécima edición (y podemos hablar de 16 si tenemos en cuenta los títulos que Sports Interactive lanzó bajo el nombre de Championship Manager), se ha extendido hace relativamente poco al gran público. Y es que hace unos años costaba imaginar que esta saga, en la que mucha gente se perdía entre menús y acababa dejando el juego a los pocos días, iba a alcanzar los niveles de popularidad en los que se ha plantado, al menos fuera del Reino Unido, donde sí que ha gozado de popularidad desde siempre. Esto es resultado de intensivas campañas publicitarias en los últimos años, que han incluido entre otras cosas la producción de documentales y colaboración con clubes, futbolistas y programas de televisión.

Poniendo la lupa en el título que nos concierne, Football Manager 2016 apuesta, un año más, por una línea continuista. En el modo de juego más completo, al que de ahora en adelante me referiré simplemente como modo principal, las novedades existen, pero apenas impactan sobre la forma de jugar, sino que modifican aspectos ya existentes. En cualquier caso, nos centraremos primero en esta modalidad, que al fin y al cabo es la experiencia más completa que Football Manager ofrece, ya que nos permite controlar todos los detalles de tácticas, entrenamientos y fichajes, mientras que el modo Touch (anteriormente conocido como Classic) simplifica la mayoría de aspectos.

Lo de siempre, que no es poco
La primera novedad aparece nada más empezar la partida: por primera vez personalizaremos el aspecto físico de nuestro mánager, además de las características de siempre como la nacionalidad y el equipo favorito. Esto viene a raíz de que en esta edición el individuo que creemos aparecerá en la banda dirigiendo el partido. En cualquier caso, el motor gráfico sigue siendo equiparable al de los primeros FIFA de PS2, por lo que prácticamente se nos olvidará un par de horas después de haberlo creado. Sí, un año más el apartado gráfico le resta mucho a la valoración general del juego, pero al ser un tema más que comentado no volveré a hacer referencia a esta batalla provisionalmente perdida.

Una vez asentados en el equipo, nos encontraremos menús reorganizados, especialmente notorios en el caso de la pantalla de tácticas, que ahora es mucho más visual y ofrece mayor variedad de opciones, como por ejemplo hasta cinco niveles de anchura en nuestra formación. Sin duda un acierto, que en cierto modo trae de vuelta los sliders cuya desaparición lamentaron muchos usuarios hace dos años. También destaca el apartado de análisis post partido, que viene a raíz de un acuerdo de colaboración con la empresa Prozone Sports.

Esto es de gran utilidad para analizar aspectos del juego tras los enfrentamientos, como por ejemplo si nuestros laterales fallan demasiados pases en campo propio y en qué tipo de situaciones cometen dichos errores. Una última característica que merece la pena destacar es el nuevo creador de jugadas ensayadas a balón parado, que por fin permite una gestión realista de este tipo de acciones en córneres, faltas y saques de banda, para quienes quieran emular a maestros del balón parado como Diego Simeone o Unai Emery. En definitiva, el modo completo ofrece lo de siempre con algunos detalles que son de agradecer, pero cuya trascendencia es muy limitada a la hora de sopesar la compra del juego, algo que se comentará más adelante.

Nuevas variantes
En cuanto a otros modos de juego, aquí viene el grueso de novedades, lo cual habla bastante de la dirección que toma la saga. Destaca por encima de todo el modo Crea tu club, cuyo nombre lo dice todo: puedes diseñar un club a tu antojo e incluirlo en la base de datos del juego para tratar de llevarlo a lo más alto. Es tan sencillo como escoger un equipo real para reemplazarlo, quedando su presupuesto e instalaciones a disposición del jugador para confeccionar una plantilla y empezar la carrera en esa situación. Otra novedad reseñable está relacionada con el multijugador. Se trata del modo cara a cara, que incluye una nueva opción de crear plantillas mediante un draft, por turnos, para posteriormente competir con otros jugadores.

Dos modos que representan una forma de jugar más desenfadada que poco tiene que ver con la complejidad y realismo que siempre ha ofrecido Football Manager, lo cual no quita que sean modos divertidos que además dan frescura a la saga, y que en cualquier caso no molestan a los jugadores tradicionales. Hay que tener en cuenta que la expansión comercial que está llevando a cabo Sports Interactive pasa en gran medida por dirigir el juego a usuarios habituales de FIFA y PES, que por lo general demandarán una mecánica de juego más simple.

Y por último, hay novedades sustanciales respecto al modo Football Manager Touch (Classic hasta el año pasado). En primer lugar, ya permite iniciar partidas con bases de datos tan extensas como el modo de juego principal, aunque sigue ofreciendo opciones simplificadas en los entrenamientos y algunos aspectos más. Pero la principal novedad es que a partir de este año es exactamente el mismo juego que el que saldrá antes de final de año para tablets de gama alta. Esto implica que las partidas guardadas en dicho modo para PC/Mac podrán jugarse en la versión de tablet y viceversa aunque, eso sí, pasando de nuevo por caja en App Store o Play Store cuando llegue el momento. El primer paso de lo que seguramente acabe llevando a la versión completa del juego en tablets de aquí a unos años, si tenemos en cuenta que la evolución de estos dispositivos va muy por delante de la del motor gráfico de este juego.

Conclusiones
En definitiva, Football Manager 2016 trae lo que siempre nos ha mantenido a tantos horas y horas frente al ordenador, con un puñado de pequeñas nuevas características que responden a peticiones de usuarios, un aspecto gráfico de los partidos prácticamente idéntico al de la anterior edición y dos nuevos modos de juego bastante innovadores. Además, el cross-save del modo Touch hará las delicias de quienes a diario tengan ratos muertos, por ejemplo en el tren de camino al trabajo. En cualquier caso, sería absurdo decir que no es muy buen juego si los anteriores lo eran y este incorpora varias mejoras, es decir, no debe interpretarse que sea continuista como algo malo. Al fin y al cabo a Football Manager se le pide realismo, y ya ha llegado a un punto en que prácticamente ofrece todas las situaciones que se pueden dar en un club de fútbol a día de hoy.

Pero lo que con razón os preguntaréis muchos es, ¿merece la pena desembolsar los 54,99€ que cuesta el juego en Steam? Es una cuestión subjetiva, pero lo cierto es que, un año más, la sensación de estar ante un juego nuevo es bastante leve. Las mejoras están ahí, pero el nivel de entretenimiento que proporciona a un usuario que se interese por primera vez por la saga es prácticamente el mismo. Es algo que inevitablemente ocurre con los títulos que salen con frecuencia anual, pero precisamente por eso, y viendo los antecedentes del pasado, el importe de salida me resulta un tanto excesivo. Al igual que cuando hablaba del motor gráfico, no es mi intención volver a un debate cíclico, así que con lo expuesto anteriormente espero haber aportado lo suficiente para que cada uno valore en función de sus preferencias. [80]

    • Si te gusta mucho el fútbol cuenta con que te va a encantar. Y si encima es la primera vez que juegas a la saga vas a alucinar con el nivel de realismo, al menos a mí me cautivó desde la primera vez que jugué hará ya seis años.

      Por cierto, si al principio no quieres dedicarle excesivo tiempo te recomiendo el modo Football Manager Touch, que este año ya sí ofrece prácticamente todas las características y te quita algunas tareas rutinarias como la programación de entrenamientos y contratación de preparadores.

Deja un comentario