Análisis de Split/Second (Xbox 360)

null

De vez en cuando la vida te da sorpresas y tras probar la demo de Split/ Second esperaba un arcade de conducción sencillo de controlar, espectacular visualmente pero carente de profundidad. Y mis primeras conclusiones eran correctas. El juego de carreras de Black Rock Studios es un arcade puro y duro, con el sistema de control más simple de la historia, con unos gráficos espectaculares y sin aparente profundidad. Cierto. Pero ahora con la versión final entre manos debo decir que también es el arcade de carreras con el que más me he divertido y con el que más veces me he quedado boquiabierto desde Burnout Paradise.

Todo en Split/ Second es simplicidad: desde los menús hasta el sistema de juego están enfocados para facilitar la vida al jugador. El esquema de control se basa en el simple y clásico esquema de dos botones: acelerar y frenar. Las funciones extra, como la activación de jugadas y atajos, se activan con otro par de botones por lo que la curva de aprendizaje (y también de dificultad, he de admitir) está a la par que la de un Mario Kart.

El modo principal de juego nos sitúa en una especie de reality show en el que los vehículos son los protagonistas. La campaña se divide en doce episodios, cada uno de ellos con seis pruebas que debemos superar para abrir el siguiente capítulo. Dentro de cada episodio tendremos varios eventos disponibles de inicio, uno extra que se desbloquea destruyendo un limitado número de vehículos en dicho episodio y una prueba puntuable para la clasificación general.

Hay varios tipos de eventos. En las carreras competimos contra ocho rivales por lograr la mejor posición; en Detonador competimos contra el cronómetro, mientras que en Eliminación debemos evitar a toda costa ir los últimos durante la carrera ya que cada X segundos se elimina el coche que esté a la cola. En Supervivencia vamos consiguiendo puntos adelantando camiones que nos lanzan explosivos, mientras que en Ataque aéreo tendremos que esquivar los misiles que un helicóptero lanza al circuito.

Si antes hemos mencionado que el mecanismo de control es más simple que el del sonajero podríamos decir lo propio del sistema de juego. Arcade. Puro y llano arcade. Ganamos velocidad si no chocamos y la perdemos si realizamos mal un derrape o si nuestro coche se queda para el chatarrero. Durante las carreras vamos rellenando tres barras al ponernos a rebufo, si saltamos con nuestro vehículo o si derrapamos. Y cuando una de esas barras está repleta es cuando comienza todo aquello que diferencia a Split/ Second de otros arcades.

Con una barra repleta podemos comenzar a activar lo que se denominan “Jugadas”. Es sencillo: un icono aparece encima de los rivales y pulsando el botón A activamos un elemento del escenario que les complicará la vida. Puede ser un bidón explosivo que cae desde un helicóptero, un vehículo que se cruza en su camino, una pequeña explosión en una gasolinera al lado de la carretera… Esas serían las jugadas de nivel 1. Las de nivel 2 multiplican exponencialmente la destrucción e implican catástrofes del calibre de un caza que se estrella contra los participantes, que un trasatlántico se cruce la carretera llevándose por medio todo cuanto pille o un edificio se desmorone en medio del circuito.

Además de las mencionadas jugadas, al conseguir rellenar las barras podemos activar atajos, que como es obvio nos permiten ganar unos segundos en los circuitos, o bien modificar el circuito radicalmente: una parte del mismo se destruirá y el trazado variará significativamente. Ni que decir tiene que las jugadas que realicemos pueden incordiar a los rivales, pero también nos afectan a nosotros, así que hay que ir con cuidadito.

Todo esto que os acabo de explicar puede no quedar muy bien escrito, pero una vez que estás en una carrera resulta espectacular. El trabajo gráfico es increíble, con un diseño de niveles soberbio y una sensación de velocidad muy bien conseguida. El engine se comporta de una forma espectacular y los efectos y explosiones que se muestran durante cada una de las partidas son de lo mejor que se ha visto en videojuegos de carreras. Sin ese nivel gráfico, Split/ Second no sería ni la mitad de espectacular de lo que es. Y es que cada uno de los escenarios es una caja de sorpresas que te sorprende en uno u otro momento.

A pesar de la diversión que proporciona se me ocurren mil formas de mejorar su sistema de juego: desde la posibilidad de tener un impulso extra durante unos segundos hasta la posibilidad de modificar vehículos, pasando por mayores posibilidades de destrucción de los coches rivales a lo Destruction Derby. Otras mejoras en la dificultad, IA de los rivales o en la variedad de los modos de juego online tampoco le habrían venido nada mal.

Hay otros muchos errores o fallos de diseño que pueden sacar a la gente de sus casillas. Split/Second es un juego en el que el “ping-pong” con los quitamiedos y otros rivales es una constante, lo que elimina completamente cualquier atisbo de conducción realista. Además, es realmente sencillo memorizar cada uno de los trazados, por lo que la activación de atajos o el guardar energía para activar las jugadas en ciertos momentos acaba resultando previsible. De todas formas cualquier estrategia que empleemos resulta poco útil, ya que la IA va trucada para darnos caza cuando chocamos y mantener la intensidad de las carreras, cuyo resultado no se decide hasta el último momento. Y si buscáis profundidad, tuning, vehículos realistas o cualquier parecido con al simulación ya os digo que no lo vais a encontrar.

Split/ Second es un título muy simple y con unas características muy definidas que pueden entusiasmar a los amantes de la velocidad que no buscan más que el nuevo arcade con gráficos espectaculares, pero que no embaucará a los que busquen algo de dificultad, duración profundidad y realismo. Aún así yo os recomiendo al menos probarlo; el juego mejora tras las primeras horas y resulta bastante entretenido.

  1. Yo estoy completamente enganchado al juego, me pica el intentar los eventos hasta quedar primero… además, quiero conseguir un vehículo como dios manda para ganar a los guirirs en el online!!! ^_^

  2. Yo lo conseguí por 30 libras… El blur ya se puede conseguir por 32,50 euros de importación así que puede que también lo acabe cogiendo ;P

Deja un comentario