UFC 2: Los combates más reales jamás vistos en un videojuego

Los aficionados a las MMA hemos tenido que esperar un par de años para que EA Sports sacase a la venta UFC 2, el videojuego basado eb la licencia de Artes Marciales Mixtas más importante en todo el mundo.

image.img

No es de extrañar, tampoco, que el juego tardase en llegar. UFC no es una licencia tan potente como FIFA o NBA y una entrega anual provocaría un agotamiento de la franquicia innecesario, además de que EA Canadá, encargada de desarrollar esta entrega, tenía que afanarse en pulir algunos detalles con respecto a la primera entrega desarrollada por EA tras la quiebra de THQ, así que era mejor que se tomasen su tiempo y que intentasen dar en el blanco, como lo han hecho, para traernos el que quizás sea el mejor simulador de artes marciales que conocemos.

Lo primero que vamos a aclarar, por si las moscas, es que no deberéis de esperar un juego de lucha al uso. UFC 2 es un título con un desarrollo mucho más lento en los combates, dejando a un lado, como es lógico, el frenetismo de juegos de lucha como Street Fighter para pasar a algo más real. Esto tiene su lógica pero para que acabéis de verlo claro, pensad en todas las diferencias que hay en un juego de coches arcade y en un simulador. Muchas, ¿verdad? Pues aquí lo mismo.

Y es que cuando nos metamos en el octógono deberemos de tener mucha cabeza, ya no sólo teniendo cuidado de los golpes que intentará propinarnos nuestro enemigo para poder bloquearlos o, lo que es mejor, intentar esquivarlos o desviarlos para enganchar una buena contra, sino también de nuestros propios golpes ya que cada uno de ellos cuenta y cada golpe fallado es una piza menos en nuestra barra de resistencia que notaremos, y mucho, en las ocasiones en las que los combates se alarguen en más de un par de asaltos.

Dentro del octógono hay que decir que EA ha vuelto a hacer un gran trabajo tanto a nivel visual como en el de las animaciones, haciendo especial hincapié en las transiciones entre los movimientos, mucho más fluidas y naturales en esta ocasión que en la anterior, así como en las diferentes transiciones cuando nos vamos al suelo. El sistema de control es similar al de la entrega anterior, aunque se han mejorado todos los controles en los cierres, llaves, cambios de posiciones y sumisiones. Aun así, sobre todo a nivel defensivo, el juego todavía puede mejorar un poco, aunque no podemos dejar de aplaudir las mejoras de UFC 2 en este sentido. ¿Sigue habiendo algunos fallos? Sí, sobre todo a la hora de gestionar dos golpes que salen prácticamente a la vez y echando en falta un mayor número de golpes disponibles para diferenciar aún más a los luchadores tal y como diferenciamos a cada uno de los jugadores de fútbol en FIFA, pero eso es algo que se tendrá que ir madurando en cada entrega de UFC, así que vamos a calificar todo lo que sucede dentro del octógono con un nivel de satisfacción bastante elevado.

1452040052-media

Pero tan importante como lo que ocurre dentro del lugar en el que luchamos son los modos de juegos que están disponibles con el juego. Lo primero, decir que el modo campaña me ha sabido a poco y que no tiene casi alicientes para disfrutarse más allá de ganar, por primera vez, nuestro cinturón de campeón. EA en esta ocasión ha preferido centrarse en pulir otras cosas y nos ha dejado un Mi Carrera un tanto descafeinado. Está ahí y disfrutaremos con él, pero nos faltará ese chute de narrativa o de tener más posibilidades que haga que nos enganchemos a él más de media docena de horas.

Pero, por suerte, EA compensa esto con creces con su peculiar Ultimate Team adaptado a UFC 2, con un sistema parecido, en sus bases, al de FIFA. En Ultimate Team podremos crear nuestro equipo de luchadores de UFC que iremos mejorando poco a poco con cartas, tarjetas, o como prefiráis llamarlo, que nos irán tocando en los diferentes sobres que tendremos disponible gracias a los créditos que iremos ganando a medida que vayamos combatiendo, ya sea contra la CPU o, más importante, contra los luchadores creados por jugadores de todo el mundo, agrupándonos en un sistema de divisiones calcado al del juego de fútbol. El resultado, como podéis esperar, es bastante satisfactorio, convirtiéndose en el modo sobre el que pivotará casi toda la vida jugable de UFC 2.

Pero no solo se queda ahí la cosa, ya que también contamos con el típico modo de divisiones online en el que esta vez encarnaremos a los luchadores más poderosos de la UFC. Hay que destacar también que, en los modos en línea, la experiencia es bastante buena y por lo menos yo no me he encontrado problemas de lag o de caídas repentinas en medio de los combates, además de que siempre he encontrado partida relativamente rápido, algo que es de agradecer. Por si con esto no tenemos suficiente, UFC 2 también cuenta con modos de juego como los eventos en directo o el modo KO que le dan aún más vidilla al título de EA Canadá.

No voy a enrollarme más, ya que nunca he sido de análisis largos. UFC 2 me ha gustado y me lo estoy pasando con él como un enano. ¿Hubiera agradecido un modo Mi Carrera un tanto más épico? Pues sí, pero lo que EA me ha quitado con esto me lo ha devuelto con Ultimate Team, gracias al cual estaré horas y horas pegado a la pantalla dándome de tortas en el octógono, el lugar donde mejor funciona el juego gracias a las mejoras en los controles, en la transición de las animaciones y a un apartado visual excelente. Así que, si te gustan las tortas realistas, las de verdad, las que se meten los señores de la UFC sin miedo a provocar tremendos daños para tu salud no te lo pienses ni medio segundo, UFC 2 es tu juego.[80]

  1. Lo estuve probando con el EA Access y lo encontré muy abrumador todo. Cuando solo es dar patadas y puñetazos aún, pero cuando empiezan los agarres iba perdidísimo sin saber lo que estaba haciendo.

    Luego sí que es verdad que es un chute de motivación para las clases de body combat del gimnasio jeje

Deja un comentario