Análisis de American Wilds, lo nuevo de Spintires: MudRunner

Saber Interactive logró vender más de un millón de copias del aclamado simulador de conducción pesada en PC. Ahora, la nueca expansión —American Wilds— eleva la apuesta y nos presenta la versión definitiva de Spintires: MudRunner.

Un nuevo Spintires: MudRunner

Para aquellos usuarios que aún no conozcan las características de Spintires: MudRunner, hay que dejar claro que el título que tenemos entre manos no puede compararse con el enfoque arcade de otras propuestas como Monster Truck Madness o 4×4 World Trophy, entre otros. En esta ocasión, el juego distribuido por Koch Media apuesta por la simulación pura y dura, proponiéndonos experimentar las dificultades que muchos trabajadores —y algún que otro entusiasta— sufren durante su jornada tratando de conducir vehículos pesados por un terreno extremadamente peligroso.

El juego, que llegó a consolas después de finalizar su periplo en el acceso anticipado, se amplía de nuevo gracias a la incursión de American Wilds, una serie de nuevos contenidos que, como su propio nombre indica, añade localizaciones americanas como Minnesota, Dakota del Norte y Montana. Estos nuevos emplazamientos dotan al juego de  una mayor variedad, complementándose a la perfección con las ubicaciones rusas que recorrimos durante la experiencia original de 2014, lanzada antes de que la versión MudRunner puliera y elevara la apuesta en lo que al apartado técnico se refiere.

Para los que no hayáis jugado a Spintires: MudRunner, hay que decir que no estamos ante un título para todo el mundo, en el que la paciencia se convierte en el mejor aliado que podemos tener al volante —o a los mandos— del vehículo que nos toque dominar. Las físicas, un elemento en el que Saber Interactive ha dado lo mejor de sí en aras de ofrecernos una experiencia realista, juegan un papel fundamental, y es que debemos tener mucho cuidado a la hora de pisar el acelerador a lo loco; cualquier movimiento en falso puede dejar en el aire el éxito de nuestra misión.

Travesías épicas

Cuando nos toca emprender un largo viaje a través de terrenos hostiles, especialmente esos en los que se concentra el lodo y las condiciones climatológicas no ayudan, nos vemos en la obligación de mantener los ojos bien abiertos, siendo muy recomendable dedicar unos segundos a visualizar todos los detalles que nos rodean. Tal y como sucede en otros ámbitos de nuestra vida, hay ocasiones en las que el camino directo no es necesariamente el más rápido… ni el más seguro. A todos nos gusta alcanzar nuestra meta lo más rápido posible, pero, indudablemente, lo importante es alcanzarla.

¿Qué ofrece la nueva expansión? Lo primero que hay que destacar es la inclusión de nueve mapas inéditos, los cuales aportan cierta variedad de misiones y, además, se diferencian considerablemente de los originales. Luego, tenemos en torno a media docena de nuevos vehículos, entre los que podemos encontrar varios clásicos reales como el Hummer de General Motors o el clásico Ford F-150, además de un sinfín de complementos que nos permiten personalizarlos en función de nuestras necesidades.

¿Merece la pena esta nueva expansión? Ciertamente, sí. Para los más aventureros que no dudan en salir a conducir en mitad de la noche, American Wilds supone un soplo de aire fresco capaz de mejorar y extender la experiencia original. Mientras tanto, para aquellos jugadores que aún no se había antrevido a «enfangarse», esta nueva versión es, sin lugar a dudas, la mejor opción para adentrarse en el juego. [75]

Deja un comentario