Horizon Forbidden West Complete Edition. Así es como debe ser

La industria poco a poco nos ha ido llevando a un mundo donde los juegos deben estar siempre conectados, con opciones multijugador, lleno de actualizaciones periódicas, pases de batalla y contenido que busca mantener a los jugadores enganchados. Con Horizon Forbidden West queda claro que una experiencia single player bien hecha es capaz de enganchar por sí sola.

horizon forbidden west

Impacto de entrada

Disfruté mucho el primer juego de la saga y por mucho tiempo esperé la oportunidad de probar esta segunda. Por fortuna, gracias a Playstation, tuve esa oportunidad y debo decir que Horizon Forbidden West para PC es espectacular.

A pesar de los años que han pasado desde que jugué el primero, las sensaciones se mantienen. Un hermoso mundo, repleto de peligros, donde los diferentes “animales” interactúan entre ellos y mientras Aloy busca encontrar una solución a cierto problema que amenaza con acabar el mundo.

Visualmente impactante y con muchas mejoras a nivel jugable. Guerrilla Games demuestra hacía dónde quiere llevar su franquicia, pero también que conoce lo que tiene entre manos a nivel de tecnología y jugabilidad, porque es un mundo abierto con todas las de la ley, de esos donde te pierdes por horas en sus misiones secundarias y secretos.

horizon forbidden west

Un comienzo algo calmado

Los primeros minutos de Horizon Forbidden West son un tutorial que nos deja ver muchas de las novedades. La posibilidad que tiene Aloy para nadar, el gancho para derribar muros o alcanzar estructuras altas, pero también mecánicas básicas, como la forma de atacar, poner trampas y acercarse con sigilo.

Ahí la emoción comienza a subir, ya que tenemos un primer enfrentamiento a un enemigo de gran tamaño, donde se explica el visor, los puntos débiles a atacar, la creación de munición, la forma de esquivar y demás.

Una vez concluyen esos primeros pasos el juego te suelta en ese hermoso mundo vivo, donde la cantidad de opciones es impresionantes. Escalar, resolver acertijos, encontrar equipo, piezas, descubrir misiones, recolectar plantas, en fin, una variedad absurda de opciones para todos los gustos.

horizon forbidden west

La salvadora

Aloy salvó al mundo durante la primera entrega y en Horizon Forbidden West lo debe hacer de nuevo. Una de las mecánicas más interesantes es que ciertas zonas se encuentran cubiertas por plantas rojas que hacen daño progresivo a quienes se acercan y eso añade un elemento más a los combates, porque no es tan enfocado en los enemigos, sino también en el entorno.

Nuestra protagonista también cuenta con diferentes estilos de juego divididos en ramas, donde podemos conseguir habilidades pasivas, pero también ataques especiales dependiendo de nuestro enfoque. Por fortuna la posibilidad de ganar puntos de experiencia es amplia y se pueden mezclar habilidades de varias ramas para que Aloy sea mucho más versátil.

Al ser una secuela nos reencontramos con personajes conocidos y en algunos casos las conversaciones determinan el rumbo de nuestra historia, otro elemento interesante que obliga a estar concentrado en cada aspecto del juego.

Dispuesto a combatir

Siempre me he considerado un fan del sigilo, mientras me den esa opción la voy a tomar, pero en Horizon Forbidden West los combates son tan, pero tan divertidos, que por momentos voy directo a la acción. La sensación de poner trampas, esquivar, disparar con el arco a los depósitos, rematar enemigos abatidos, crear munición, recuperarse, es indescriptible.

La satisfacción de un combate bien ejecutado es indescriptible y deja con ganas de más. De encontrar nuevos enemigos, descubrir nuevas formas de derrotarlos, aplicar nuevas estrategias o aprovechar sus puntos débiles. Insisto, el juego te da las opciones, tu decides como y cuando usarlas.

Difícil de soltar

El camino al oeste prohibido es largo y en el trayecto vamos a encontrar tantas cosas para hacer que es difícil soltar Horizon Forbidden West. Entre las misiones, los coleccionables, las mejoras de personaje, los minijuegos, la mejora de equipo, los puzles y ese mundo hermoso (nunca me cansaré de repetir) las horas pasan sin darse cuenta.

horizon forbidden west

Es como ese caramelo que disfrutas durante cada mordisco e intentas que sean más pequeños para saborearlo mejor. La historia principal es muy llamativa, pero también lo son todos los elementos presentes en este imponente mundo.

Mucho se ha hablado de que los títulos single player están de capa caída, pero con este juego puedo decir que si algún estudio busca inspiración, aquí la tiene. Esta secuela es todo lo que está bien, es el camino a seguir y la demostración de que por mucho que la industria esté cambiando, hay cosas que superan el paso del tiempo y las nuevas tendencias.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

9 + 3 =