Análisis de Dragon Ball Raging Blast para Xbox 360




Que te guste Dragon Ball Raging Blast es fácil. Sólo tienes que ser un fan confeso de la franquicia de Goku y compañía. Todo lo demás viene rodado, de serie.

Antes de nada he de reconocer antes que nada que llevo siglos sin jugar a un Dragon Ball. Es más, que yo recuerde, el último juego de Bola de Dragón al que reamente le metí caña fue al primer juego que apareció para Super Nintendo hace muchos, muchos años. Ha llovido un poco desde entonces, y a pesar de haber estado desconectado de los juegos basados en la creación de Akira Toriyama, me consta que éstos no han sido pocos y que ha habido unos cuantos (¿La mayoría?) de gran calidad.


Es por ello que este Dragon Ball Raging Blast, a pesar de parecerme un juego muy decente, con unos gráficos atractivos, calco absoluto de los visuales de la serie de televisión, estar atiborrado de los personajes de ¿casi? todas las sagas de la franquicia, incluir detallazos como una Enciclopedia, modos que recrean algunos de los combates más míticos de la serie y ser francamente sencillo de controlar pero complicado de dominar, me deja con la duda de si es uno de los mejores representantes de la dinastía.


Como juego individual, ignorando al resto de apariciones jugables de Dragon Ball, a mi me ha gustado. Es intenso, tiene un buen montón de desbloqueables – y más que llegarán con el paso de los meses – y gráficamente es una delicia. Pegas que le he encontrado: La diferencia de dificultad entre los modos Fácil y Normal es abismal, se echa en falta la posibilidad de cambiar a una cámara más alejada (aunque la que está implementada no está del todo mal) y los modos, aunque numerosos, no arriesgan más allá de la fórmula 1 vs 1. Aparte, el doblaje está en inglés y, aunque sea una auténtica utopía, hubiera sido todo un puntazo que estuviera disponible una pista en castellano y en … Catalán. Y es que los que vivimos en Catalunya nos criamos con un himno que empezaba con un “Anem a buscar la bola de drac…”. Y cuando te empapas de algo en un idioma determinado, ya no te cuadra ni aunque lo veas en VO. Y sino, imaginad que vuestra madre un día se arrancara a hablar en ruso…

Dragon Ball Raging Blast es un arcade de lucha que basa todo su atractivo en el carisma de la franquicia en la que se basa. Si te criaste con Goku y Compañía o, por el contrario, los acabas de descubrir y estás enganchado, este títuo no te decepcionará. Ahora bien, si ya tienes otros juegos de Bola de Dragón, depende de ti darle o no una oportunidad a éste.

  1. Ya te vi jugando al DB esta tarde, a mi es que es una franquicia a la que hecho de menos un juego de rol en esta generacion de consolas, mas alla de ds o psp.

  2. Me parece que no se puede hacer un análisis de un juego sin haber jugado a los anteriores(desde Ps2)… ya que a lo mejor no te das cuenta de que llevan vendiendo las mismas bondades desde hace muchos años:

    -Todos los personajes (Ya desde el Tenkaichi 3 de ps2 estaban todos los posibles, creo que en este hay menos incluso…)
    -Recrea la historia de la serie (Saga saiyans/Namek/Célula/Buu y listo ¿y dónde está la cinta roja o los torneos? Podrían meter la historia de GT, aunque sea una porquería, para darle un poco de variedad).

    Vamos, que este juego es más de lo mismo. No entiendo cómo la gente no se cansa de que le vendan exactamente lo mismo…

  3. la verdad es que yo adoraba dragon ball , pero an sobre explotado tanto el producto , tantos juegos de la misma historia que ya cansa si se uviera quedado en el budokay 3 soBRA PERO NO AY Q REPETIR ASTA LA SACIEDAD Y APORTANDO SIEMPRE LO MISMO , esto ya huele

  4. Este juego para mi es la decepción que ya me esperaba… aprovechan la licencia y no solo se limitan a hacer más de lo mismo si no que van a peor. En PS2 se podia “tolerar” algo como esto, en esta generación y para colmo a estas alturas creo que no.

  5. Joder como vas a comparar ese cochino idioma con el castellano o el ingles, prefiero en iongles q tu incomprensible idioma q no s oficial n ninguna parte del mundo

Deja un comentario