Análisis de Super Street Fighter IV (Xbox 360)

¿Cómo analizamos la secuela del mejor juego de la lucha de esta generación? Habrá quien opine que la aparición de un nuevo Street Fighter con el prefijo Super o con el sufijo EX o Alpha no es sino otra excusa de Capcom para hacernos pasar por caja. Y, en cierta forma, no le falta razón. Pero cuando esa secuela, o continuación, o expansión, o mejora, o llamadlo como queráis, supera en todos los aspectos al original, introduciendo además suficientes novedades como para que se pueda considerar una versión punto cinco y que, por si fuera poco, sale a la venta a un precio reducido, ¿no es motivo suficiente para hacernos caer, una vez más, en sus redes?

Super Street Fighter IV es una versión mejorada, ampliada y equilibrada del mejor videojuego de lucha de esta generación y, posiblemente, de la última década. Las mejoras que ofrece no están únicamente en los nuevos personajes, en los guiños a Final Fight, en los nuevos decorados o en el nostálgico retorno de las fases de bonificación, sino en la depuración del sistema de combate completo para hacer de él un título más equilibrado. Muchos eran de la opinión de que Ryu y Ken iban hipervitaminados o que un escaso conocimiento de las técnicas de Sagat equivalían a cuarenta shoryukens. Pues eso se acabó. Y aunque al mayor número de jugadores, a los que nos conformamos partiéndole la cara online al colega de turno y que sufrimos los constantes palizones de los más diestros jugadores de la élite mundial, el cambio les parecerá insustancial y, en la mayoría de los casos, ni se percatarán de ello (total, te van a seguir currando cada vez que aceptes una invitación), la mejora es sustancial y, usando un símil futbolístico, equivaldría a que el Barça le dejara a Messi a los de mi Athletic antes de un partido para que la contienda estuviera más igualada.

SSFIV viene equipado con diez nuevos luchadores, ocho ya conocidos de anteriores títulos de la saga (Cody y Guy de la saga Final Fight, Ibuki, Makoto, Adon, T. Hawk, Dee Jay y Dudley) y dos nuevos fichajes (Hakan y Juri). Disponemos además de la posibilidad de elegir un segundo ultra combo por personaje y se ha mejorado la sala de entrenamiento, en la que ya no es necesario completar cada ejercicio para obtener acceso al siguiente. Le añadimos varios escenarios nuevos, los retoques gráficos, el retorno de las dos míticas fases de bonus de Street Fighter II, nuevas secuencias de introducción para animar la historia y el remodelado del juego online.

En este último aspecto cabe destacar la aparición de los combates por equipos (2 contra 2, 3 contra 3 o 4 contra 4) y el modo sin fin, en el que hasta ocho jugadores pueden competir. Como siempre, todo con chat de voz, mejoras en el sistema de ranking online y en la puntuación, y la promesa de que el próximo quince de junio estará disponible de forma gratuita el parche que añadirá el modo Torneo.

El resumen de todo esto es muy sencillo: si te gustan los videojuegos de lucha no vas a encontrar ni actualmente, ni en un futuro a medio plazo, un título que le pueda hacer sombra. Y aunque los cambios sobre el anterior juego harán que la clase media lo considere un mero sacacuartos, lo cierto es que es para los auténticos fans de la saga es algo más que una simple ampliación. Además de las mejoras jugables, los 10 personajes nuevos, el depurado modo online y las nuevas secuencias de vídeo, le añadimos retoques en los espectaculares gráficos que ya tenía, un apartado sonoro de auténtico salón recreativo y una jugabilidad exquisita.

Como en todos los Super, EX y Alphas la dificultad va in crescendo, satisfaciendo así la demanda de los más hardcores. El resto de humanos que se conforman con jugar con el ritmo de los abuquens, que se limitan a dar las hostiajas ventilador de Honda o permanecen medio combate agazapados para soltar la patada de la media luna de Guile, que sepan que sino adquirieron la cuarta entrega, ahora tienen la oportunidad de redimirse con esta edición que ha salido al mercado por 40 euros. Al resto, a los expertos del género, no tengo que decirles nada: deshaceos de la edición normal en el mercado de segunda mano o encasquetádselo a algún amiguete por su cumpleaños y haceros con la edición Super. Merece la pena.

  1. Vaya, en principio no tenia pensado pillarlo pero tras tu analisis me haces dudar. Parece que si que hay las suficientes novedades para hacerlo muy interesante. Seguramente si no hubiera tanto juegazo pendiente, ni lo pensaba.

  2. Sigo opinando que los arreglos a nivel jugable tendrian que haber sido descargas gratuitas, y los nuevos personajes, un dlc de pago que no costase mas de 15 euros.

    Al menos os queda el consuelo de que en zavvi españa esa por 30 euros con gastos incluidos. Mas se perdio en la guerra.

    • Opino exactamente igual.
      Se puede plantear del siguiente modo… si este es un juego que merece la pena por sí mismo, para que sacó Capcom el anterior si no es para hacer caja dos veces? Conmigo no la harán.

  3. El juego es muy bueno si, pero le han quitado los extras como la galería (sí, hay gente a quien le interesa), además de algunos modos.

    Amplían por un lado, pero recortan por otro, lastima U_U

  4. es un juegazo, pero teniendo el primero (Gracias AB) no creo q valga la pena comprar este segundo… pienso como roswell, q el SUPER tendria q haber sido una ampliacion de descarga, modificando tu SF4 a SSF4… y tambien por menos dinero, esta claro.

    yo lo juego casi cada dia con los companyeros del curro y la verdad es q a nivel jugable no noto tanta diferencia.

    pero molan los extras, eso si.

  5. Pingback: Super Street Fighter IV es basura | Akihabara Blues

  6. Pingback: Akihabara Blues

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

14 − seis =