Análisis de Wasteland 3, un regreso que no decepcionará a nadie

inXile Entertainment vuelve a la carga con una de sus franquicias estrella. Más de un lustro después de su segunda entrega, Wasteland 3 ya se encuentra disponible para PlayStation 4, Xbox One y PC. Nos adentramos en Colorado y os contamos qué nos ha parecido.

wasteland 3

Hace mucho frío fuera de Arizona

Colorado es el nuevo marco elegido para esta aventura. No nos extraña: allí habita Saúl, el señor local que ha prometido a los Rangers, grupo del que formamos parte en la piel del Equipo Noviembre y al que el señor de Arizona ha prometido una mejor vida gracias a la entrega de valiosos recursos para subsistir. Como no podía ser de otra forma, en un mundo que se cae a pedazos nadie da duros por pesetas, así que el precio a pagar no es otro que ayudarle en sus expediciones en busca de mantener el control de la región.

Una premisa que nos suena de algo, y que no hace más sino dar pie a una aventura compleja, repleta de contenido y en la que inXile da lo mejor de sí para ofrecernos lo que mejor sabe: un fantástico videojuego de rol. Y como tal, nuestras decisiones juegan un papel trascendental en el devenir de una historia densa y repleta de matices. El mundo reacciona a cada paso que damos, el fin justifica los medios y los conceptos de bien y mal importan prácticamente lo mismo que una insignificante vida humana: nada.

La acción-consecuencia de Wasteland 3 es, sin lugar a dudas, el elemento más brillante del título. Y es que el trabajo ha sido excelso a la hora de hacernos sentir parte viva de todo lo que sucede a nuestro alrededor. Las misiones ofrecen múltiples caminos, y todos y cada uno de ellos nos llevan a superarlas; de nosotros —y de nuestros principios— depende cómo logremos alcanzar nuestros fines. ¿Negociamos para llegar a un acuerdo? ¿nos liamos a tiros contra todo lo que no sea de nuestro agrado? ¿mentimos para hacer que otras partes se enfrenten entre sí? Todo es posible, y lo único que es mantener el tipo.

Momento táctico

Combates tácticos de calidad, pero con algún pero

Las batallas se suceden a través de los clásicos turnos: dos bandos se enfrentan a vida o muerte y emplean sus puntos de acción para llevar a cabo desplazamientos, ataques o empleo de objetos varios. La renovada interfaz ayuda a que los combates se sientan muy agradables y fluidos. Como es habitual, los primeros compases de cada refriega nos obligan a estudiar el campo de batalla, contabilizar unidades enemigas y elegir la manera correcta de encarar cada pelea.

No estamos ante ninguna revolución, pero Wasteland 3 ofrece un sistema rico en posibilidades y a la altura de los mejores del género. Sin embargo, en alguna que otra ocasión se ve empañado por la problemática inteligencia artificial de enemigos. Porque no tiene ninguna lógica que un oponente destroce un bidón de gasolina situado más cerca de sus propios aliados que de nosotros. Además, nuestros compañeros no se quedan atrás y no son pocas las veces que no hacen intento alguno de evitar una trampa o poner en riesgo su salud debido que «hacen la vista gorda» ante los peligros naturales del entorno. Son problemas que no afean demasiado al resultado final, pero hay que dejar claro que están ahí.

Captura in-game

Problemas en las versiones para consolas

Wasteland 3 se encuentra disponible para PC, PlayStation 4 y Xbox One. En nuestro caso hemos probado estas dos últimas —concretamente, Xbox One X— y tenemos que decir que el título cuenta con algunos problemas que pueden llegar a ser molestos. Por un lado, tenemos algunos pormenores técnicos: pequeñas caídas de la tasa de imágenes por segundos en ciertas situaciones de estrés que no son especialmente molestas, pero que están ahí. Por otro, y esto si es más preocupante, el juego sufre problemas a la hora de ser controlado con mando: el imput lag está presente y compromete la experiencia, dando lugar a una navegación algo imprecisa debido al retardo con el que se suceden los movimientos.

Esto es algo molesto, ya que durante los últimos años hemos visto cómo otras alternativas del género se adaptaban a consolas con resultados muy positivos, como es el caso de Divinity: Original Sin o Pillars of Eternity, entre otros. Confiamos en que inXile Entertainment trabaje en corregir estos problemas en el futuro. En lo demás, lo cierto es que el juego ofrece un apartado audiovisual fantástico, que le sitúa en lo más alto que actualmente podemos encontrar en cuanto a videojuegos de rol de estas características.

inXile nunca decepciona

El estudio californiano, ahora propiedad de Microsoft ha demostrado una vez más lo que ya era evidente: saben hacer buenos videojuegos de rol. Wasteland 3 tiene motivos más que suficientes para ser considerado uno de los grandes RPG de la generación. La espera ha sido larga, y aunque los defectos técnicos y algunos detalles negativos en lo que a la intuitivdad se refieren empañan un poco el conjunto, la realidad es que el título es justo lo que un aficionado a la franquicia podía esperar. Es duradero, intenso y desafiante como pocos. Un regreso muy esperado entre los amantes del género que, con sus más y sus menos, lo único que no hace es decepcionar. [80]

  1. Últimamente me ha dado por pillar algunos de este estilo y es posible que este me lo pille cuando baje de precio (no creo que sea de los que desaparecen). El rollo es que entonces querría los dos anteriores y ya andan jodidos de encontrar.

  2. Yo nunca había jugado ni al 1 ni al 2, y el otro día lo descargué del game pass, y la verdad es que me esta gustando muchísimo el juego. La estrategia, personajes, misiones, todo está muy bien hecho. Veremos con mas horas de juego si no decae.

Deja un comentario