Luigi's Mansion, análisis para Nintendo 3DS

Si hay una consola de Nintendo que ha recibido una gran cantidad de títulos bastante arriesgados en su concepto, esa es GameCube. La máquina cúbica acogió nuevas propuestas como Animal Crossing, Pikmin, Metroid Prime, e incluso una entrega de The Legend of Zelda bastante polémica y rompedora en lo visual como lo es Wind Waker.

Obviamente todo esto no se queda aquí, el universo de Super Mario también iba a recibir su ración desde el propio arranque de la consola con Luigi’s Masion. La ausencia de una entrega principal del fontanero italiano conllevó a que su asustadizo hermano protagonizará su primer videojuego en el cubo, siendo uno de los abanderados, o más bien, uno de los títulos de culto del catálogo de la máquina.

Tras el paso del tiempo y con diecisiete años a sus espaldas, Luigi’s Mansion recibe una adaptación en Nintendo 3DS. Con su llegada, la portátil se niega a morir, pero también, se ameniza la espera de una tercera entrega que empieza a asomar en Nintendo Switch y que, con suerte, llegará en 2019.

De fontanero a cazafantasma

Durante su recorrido por las distintas plataformas de Nintendo, el universo de Super Mario ha sufrido cambios. Desde las principales entregas, todas ellas en el género de los plataformas, pasando por una cantidad de spin-off que ofrecen experiencias deportivas, party e incluso RPGs. Luigi’s Mansion es todo lo contrario a lo que se había visto por aquel entonces en El Reino Champiñón. Esta vez Luigi, como es obvio, es el protagonista. En cambio, su hermano está relegado a un segundo plano, de hecho, el principal cometido del fontanero miedica es adentrarse en una mansión encantada repleta de fantasmas para encontrar a Mario.

Este recorrido por el tétrico caserón deja atrás los saltos entre plataformas para acercarse más a una experiencia propia de un survival horror de la vieja usanza. El escenario es un puzle en sí, con diferentes habitaciones que hay que explorar para obtener llaves que nos permiten acceder a la siguiente zona. Además de ello, siempre contamos con la presencia de nuestros aterradores inquilinos: los fantasmas.

Haciendo fantasmagóricas amistades

Los hay de diferentes tipos, y siempre buscarán asustar al bueno de Luigi. Por suerte, este cuenta con la todopoderosa Succionaentes 3000, un artilugio creado por el Profesor Fesor que nos ayuda a atrapar a cada uno de los espectros. Lo interesante del uso de la aspiradora son las diferentes opciones que tiene. La linterna es vital para aturdir a los fantasmas, pero también contamos con diferentes medallas que nos permiten utilizar disparar fuego, hielo y agua. Cada uno de estos elementos se consiguen a medida que avanzamos y son especialmente útiles tanto para capturar como para resolver puzles.

La captura de fantasmas, sin duda, es una de las propuestas más interesantes y divertidas del juego. Los habitantes de la mansión son los grandes protagonistas y sus mecánicas como su personalidad en los diseños lo dejan patente. Para empezar, contamos con una gran cantidad de Boos repartidos en cada zona. A diferencia de otros entes, estos son muchos más escurridizos y se encuentran escondidos en cada sala. Atrapar a los cincuenta, potencia aún más la exploración en la mansión.

En cambio, también nos encontramos con otros en los que habrá que resolver diferentes puzles para atraparlos. Muchos de ellos tienen el rol de jefe final, con sus propias batallas y sus propios puntos débiles que también actúan como puzles dentro del enfrentamiento.

Succionando fantasmas en tres dimensiones

El salto de Luigi’s Mansion a Nintendo 3DS lleva consigo, como no podía ser de otra manera, una serie de diferencias con el título original. Esta vez, las animaciones y efectos se han visto mejorados, pero en cambio sí hemos visto un bajón técnico respecto a la versión de Game Cube.  Pese a ello, el juego luce sí se aprovecha bastante bien de la peculiaridad de la consola: el efecto en tres dimensiones y la doble pantalla para ofrecer el mapa de la mansión.

En cuanto al control, también es uno de los aspectos donde se ha dado un paso atrás. Tanto el manejo de la Succionaentes 3000 como de la linterna no es lo más preciso que debería de ser a la hora de realizar ciertos movimientos.

Por suerte, se han añadido diferentes modos de juego que amplían la duración de un título que desde siempre ha destacado por ofrecer entre una seis u ocho horas de juego. Contamos con un modo revancha que nos vuelve a poner en situación contra los jefes finales del juego e incluso nos permite jugar de forma cooperativa con otro jugador que posea el cartucho del título.

Por último, tras completar la aventura principal, se desbloquea un nuevo modo que personalmente, no entraremos en detalle de él. ¿Por qué? Pues básicamente porque lo mejor es que lo comprobéis de primera mano si disfrutáis de esta nueva versión.

Luigi’s Mansion: De fantamas va la cosa

Pese a su escasa duración, además del cojo control y el aceptable apartado técnico, que dista mucho de lo visto en el catálogo de la consola, incluida su segunda parte, Luigi’s Mansion sigue conservando todo su encanto. Estamos ante un título valiente, una aventura tremendamente original, divertida y que funciona perfectamente como uno de los grandes ejemplos de lo que fue Game Cube en su día.

Nintendo 3DS se niega a morir, la consola está recibiendo diferentes remakes de títulos clásicos, que ofrecen bastante en relación de contenido y lavado de cara. En el caso de Luigi’s Mansion, este se encuentra a una buena distancia de las mejores adaptaciones del catálogo y su desembarco es una oportunidad perdida.

Aun así, es una buena adaptación para disfrutar de un título más que recomendable, especialmente para aquellos amantes del universo del Reino Champiñón y los jugadores que todavía no han podido disfrutar de la aventura de Luigi, siendo una buena entrada a la saga, que ya posee una segunda parte en 3DS y una tercera que viene de camino a Nintendo Switch este 2019. [75]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

7 − 2 =