Análisis: Pure Farming 2018, de la ciudad al campo

Hoy en día son cientos los simuladores que se lanzan al mercado, pero al final, los más jugados son los de agricultura, y no lo digo yo, sino las estadísticas. Pure Farming 2018 es un simulador agrícola, que, según sus creadores, intenta innovar a lo ya conocido en el mercado.

¿Lo conseguirá o se quedará a las puertas de destronar al famoso Farming Simulator? Vamos a verlo.

Trabajando en nuestra herencia

Pure Farming 2018 nos pone en la piel de un joven que ha recibido la herencia de su abuelo fallecido, y no es ni más ni menos que una granja, a la que tendremos que sacarle el máximo beneficio. Aunque tenemos un Modo Historia, también contaremos con dos modos más, que son Desafíos y Juego Libre. El primero de ellos es como su nombre indica, desafíos que tenemos que ir superando en un límite de tiempo, y el segundo es un modo libre donde podremos llevar la granja como queramos, sin tutoriales, sin guía y sin misiones.

Lo más importante de los simuladores es que sea lo más realista posible, y esto aquí ocurre a medias. No tendremos mucha complicación a la hora de llevar varios vehículos, y a la hora de vender, recolectar o plantar tampoco, sin embargo, las tareas al fin y al cabo son fieles a la vida misma, pero dando facilidades al usuario.

Los controles, por su parte, resultan algo torpes, tanto a la hora de manejar cualquier vehículo como al caminar. Y es que, por ejemplo, no nos da la sensación de llevar un gran vehículo, se hace todo muy plano, como si no hubiese fuerza de tracción. Por ejemplo, ya sea en calzada o en barro, el giro del vehículo siempre será igual.

Nuestra misión es tener el máximo beneficio posible, y para ello nuestro dispositivo móvil es nuestra mejor amiga. Con ella podremos teletransportarnos, realizar nuestras compras o gestionar nuestras propiedades, porque sí, podemos ir comprando más terreno a medida que ganemos dinero.

Sin embargo, hay una cosa que me repatea muchísimo, y es no se tenga en cuenta el clima ni la época del año a la hora de trabajar la tierra. Si es un simulador se debería tener en cuenta esto, ya que no es lo mismo cultivar una verdura o fruta en una época que en otra, las condiciones climatológicas no lo permitirían. Por último, y para terminar en el apartado jugable, quiero destacar que no hay multijugador, algo que yo considero especialmente necesario para este tipo de juegos. A la larga pueden llegar a aburrir, pero jugarlo con un amigo puede resultar muchísimo más divertido y llevadero.

Una cosa son las imágenes, otra el gameplay

Puede que al ver las imágenes del juego te quedes maravillado, pero nada más lejos de la realidad. Gráficamente no está mal, pero podría estar muchísimo mejor. Estamos en 2018, y en un juego de agricultura, que un árbol, por ejemplo, se vea plano, es un fallo gravísimo. No obstante, el modelado de los vehículos está muy bien logrado, y cuenta con muchas licencias. Además, cuenta con cinco mapas totalmente diferentes: Alemania, Italia, Japón, EEUU y Colombia, y en cada uno de estos sitios cuenta con vehículos diferentes y cultivo regional.

Sonoramente es destacable por sus sonidos cariados en cada vehículo o terreno, dando unos efectos sonoros muy logrados y variados. Y, aunque la banda sonora no está mal del todo y encaja bien con la temática agrícola, echo en falta poder poner tu propia lista de reproducción, como ya sucede en Euro Truck Simulator.

Por último, debo destacar la nefasta optimización, y es que con un i7 8700K, 16 GB DDR4 y una GTX 1080Ti a una resolución de 1440p el juego va a 50-55 FPS, con bajones constantes hasta los 30FPS.

Hay otras opciones

El juego dista mucho de ser perfecto, pues cuenta con unos cuantos defectos, pero eso no quita que sea divertido de jugar. Sin embargo, yo me decantaría por su competidor más directo: Farming Simulator. A diferencia de Pure Farming 2018, este tiene una jugabilidad más realista, la optimización es mucho mejor y cuenta con un Workshop con más contenido y multijugador, algo que para mí es esencial en este tipo de juegos. [65]

Deja un comentario