Aventuras y desventuras de un periodista de esto de los marcianitos 4: Friki

Relato de ficción inspirado en algo parecido a la realidad

Poca gente, quitando a los chavales adolescentes que todavía no saben lo que cuesta comprarse un piso, respeta a los periodistas del sector. Tus compañeros te miran como un bicho raro, un freak intrusista que se encarga de rellenar secciones muchas veces marginadas de la prensa generalista. L@s relaciones públicas – o púbicas, porque hay cada una que le cuesta menos bajarse la falda que enviarte el juego que llevas 4 días pidiéndole – te ven como un mal necesario, pero un mal al fin y al cabo.

Intentan que caigas en la dinámica de regalos, favores, relación semiprofesional semipersonal en la cual se cree un vínculo imaginario – imaginado por ti, ellos saben bien lo que están haciendo – gracial al cual te sepa mal puntuar negativamente sus juegos. Pobrecitos, que se van a quedar sin curro. Él/ella nunca lo haría. Y una mierda que no. Y las tias de la discoteca… Esa mirada entre perdonavidas e incomprensión: ¿Me has visto cara de prostituta? Pues la verdad, no lo sé, porque no tengo visión X en los ojos y no puedo atravesar la capa de maquillaje con la que te has embadurnado. En vez de soltarles ésto me apunto mentalmente que quizá la próxima vez sería mejor que no fuera de ligue con la camiseta de Final Fantasy.

A l@s relaciones públicas les cuesta nada y menos irle con la cantinela al director de tu revista y cantarles la caña por haber acogido en su seno a un fanboy que pone a parir* sus juegos (*poner a parir=poner menos de un 9). Da igual que en el pasado hayan comparado tu pluma con la de Cervantes, por haberle puesto un 9 y pico a la enésima iteración de una serie que, de tan quemada, ya hasta su portada parece casi igual que el resto de títulos de la saga. Vamos, que el manual te lo sabes de memoria porque es el mismo desde la primera entrega.

Sí, la misma Industria no nos respeta. El mundillo para el que trabajamos incansablemente y que defendemos a ultranza en todas las conversas en las que salen asesinos en serie que se inspiran en GTA o pequeños delincuentes apaleaniños que son adictos a Canis Canem Edit, nos preferiría muertos y enterrados a estar por ahí criticando a sus juegos. Nos desprecian de una manera tan explícita que sólo les falta denunciarnos al tribunal de la Haya. Ni el mismísimo Will Wright nos quiere. Y es que en los Sims, si queremos que nuestro personaje tenga una carrera de periodista, lo primero que hará será criticar videojuegos en una revista. El peldaño más bajo es escribir sobre videojuegos. O sea, es como decirle a un chef que empiece su carrera profesional repartiendo pizzas en una bici. No es que considere que mi trabajo requiera una especialización equivalente a un ingeniero de la NASA, pero de ahí a considerar que somos los últimos monos… Aunque, realmente, si me pagaran en cacahuetes por lo menos no tendría que rebuscar en el fondo de la nevera cada vez que mi estómago decide hacerle caso al reloj y tener hambre cada 8 horas.

Eso de los cacahuetes me ha vuelto a recordar a los relaciones públicas. Cuando quieren hacer hincapie en lo bien que va vuestra relación – es decir, que hace un tiempecito que no han llamado a tu Director o que todavía te mantienen en su lista de prensa -, pues te envían, sin motivo aparente, una chuchería. Una edición especial de tal juego, unos pósters chulos o incluso una invitación para asistir a una presentación en la que lo único que tienes que hacer es beber, comer y divertirte. Vamos, como todas las demás presentaciones con la diferencia de que cuando vuelves a casa no tienes que escribir las 5 lineas de rigor.

Regalos frikis ara un friki como yo. Sí, lo tengo totalmente asumido. Soy un friki. Si me paso un fin de semana entero encerrado en casa jugando a algo no considero que haya malgastado el finde. Las tias de videojuegos como el DOA Xtreme me ponen cachondo. Tengo las estanterías llenas de muñecos, a los cuales, eso sí, les pesa más el polvo que han acumulado que las armas de plástico que portan con la indiferencia de lo inanimado. Pero vamos, no pasa nada. No considero que ser friki sea un insulto. Prefiero ser friki a ser hipócrita, por ejemplo. O gafapasta, que es lo mismo que ser hipócrita pero con requerimientos mínimos: dinero, ideas políticas prefabricadas y una edad no demasiado alejada de los 30.

En fin, que cada vez me cuesta entender menos porqué sigo sin novia, mis amigos son los de siempre y mi curro cada vez me quema más. La misma mierda de siempre. Aunque, tras tantos años, creo que ya me he acostumbrado al olor. O por lo menos estoy en ello.

Relatos anteriores:

  1. Por favor, llevo conteniéndome desde que empezasteis pero no aguanto más: el “ésto” del título no lleva tilde, nunca la ha llevado y nunca la llevará. Es por eso que los directores de vuestras revistas no os respetan, no porque puntuéis bajo los juegos.

  2. Si lo hubieras compartido antes con nostros no lo habríamos escrito mal 4 veces 😉

    Por cierto, no hay ningún director que no nos respete, más que nada porque, por suerte, no tenemos que rendirle cuentas a ninguno.

    Gracias por el chivatazo!

  3. Bueno, Kristian, es un comentario sin la menor acritud, de verdad. Ya se que no sois profesionales. Pero es que las faltas de ortografía me ponen tenso. Y como mal no escribís, precisamente, pues desluce un poco. Lo cual no quita para que yo también tenga las mías, como todo hijo de vecino. Ahora todos contentos.

    Todo se ve más bello ahora.

  4. Joder, que depresion tio…me han dado ganas de ir y pegarte una patada en el culo.

    Te voy a enviar una caja prozac ya mismo.

    Bromas a parte, cualquier critico, sea de la rama que sea, esta expuesto al vapuleo constante, tanto por parte de sus lectores, como de sus “superiores”, y es algo que se teneis que asimilar por el bien de vuestra salud mental.

    Reflexionando sobre lo que dices, uno se da cuenta de que quizas lo que sobra en este mundillo del periodismo videojueguil es el concepto de que una publicacion se base practicamente en el analisis de juegos.

    Pongo un ejemplo:

    Hace un par de semenas me compre la revista Xtreme (no la habia comprado desde que se llamaba superjuegos), y me quede encantado con algunas de sus secciones, las cuales casualmente, no eran las de analisis, como el reportaje sobre Castlevania o la seccion retro que repasaba con pelos y señales toda la historia del shooter Gradius.

    Pues bien, pase un rato de lo mas agradable, como hacia tiempo que no me sucedia leyendo una revista impresa.

    No le hice ni caso a los analisis … ¿por que?… porque me la suda.. me da exactamente igual lo que piense un redactor sobre este o aquel juego. ¿Mas razones?, pues lo que tu comentabas… esa gente esta quemada y pasada de vueltas, por lo que dan una vision tan estandarizada de los videojuegos que la mayoria de las veces parece que usen una plantilla para hacer los analisis.

    Con todo esto, llego a la conclusion de que no quiero mas webs, ni mas revistas infectadas de absurdas reviews, que la mayoria en el 99% de las ocasiones solo sirven para que te entren ganas de ostiar al redactor. Se necesitan otro tipo de secciones en las revisas, mas dinamicas, amenas e interesante que las reviews de encefalograma plano que inundan este mundillo.

    En fin… un articulo exquisito y visceral a partes iguales (como siempre), escrito bajo los efectos de una incipiente depresión con un acuciado sintoma de crisis existencial (ahi queda eso).

    pd.:Si ves que te quedas sin espacio para tus figuras “frikis”, yo prometo cuidarlas y quitarles el polvo todos los dias a las que me regales.

  5. Tones: Ahora sí que me has ofendido… ¿Cómo que no somos profesionales? Si nos estamos forrando con el Adsense…

    Tranqui, Tones, en serio, que aquí no ha paso nada. Y si ha pasado algo ha sido algo bonito, un acto de camaradería por tu parte, el prestarnos tu profesional mano para ayudar a unos blogueros desvalidos e ignorantes jejej

    Es coña, encantado de verte el pelo por aquí después de haberte conocido en el FNAC. En serio.

    Roswell: Pedazo de comentario, que por cierto a Tones le llenará de orgullo, porque escribe en Xtreme 😉

    Tus halagos, como siempre, inmerecidos. Son más provechosas las rectificaciones como las ortográficas, que hinchan menos y se puede aprender de ellas.

    pd: las figuras tendrán polvo pero son como mis hijitos… jejeje

  6. Roswell, por alusiones (porque curro en Xtreme), y aunque no me gusta espamear sobre Xtreme fuera de Mondo Pixel: las reviews de Xtreme también intentan ser diferentes al estándar. De acuerdo, no lo consiguen siempre, porque el periodismo de videojuegos,por desgracia, tiene demasiados vicios. Pero lo intentan. Olvídate del número, una veleidad comercial que yo personalmente odio pero que la gente pide (creedme: los lectores quieren las notas), pero lee los textos de Virtua Fighter y Motorstorm, por ejemplo, y verás que, en la medida de lo posible, intentan hacer análisis algo distintos. Si te sirve de consuelo, yo también prefiero los reportajes. Te gustará el próximo número de Xtreme: los temas que tratan son completamente atemporales: violencia en los videojuegos, cyberpunk… Fin del spam: no os vuelvo a ensuciar los comments. Quien quiera Xtreme, que se pase por Mondo Pixel.

  7. Tones: Si necesitas invitación para spamear aquí, aquí la tienes.

    SALVOCONDUCTO

    Por el presente se permite al bienescribiente sr/dr/etc. Tones a spamear a su gusto sobre los temas que considere apropiados, siempre que no desafíen al buen gusto ni a las buenas maneras.

    en BCN, a 30 de marzo del 2007

  8. Tones… he mentido un poquito.

    Repase por encima alguna de las reviews, y si… se ve la intencion de darle un toque distinto, pero…. no me motiva… no me entretiene… me irritan y en ocasiones incluso me producen cefalea. Me pasa con cualquier analisis.. es ya algo cronico, resacoso y posiblemente sin solución, producido por una continuada indigestion de reviews durante los ultimos 20 años de mi vida. Es como el colesterol… tanta grasa no podia ser buena.

    Ahora he decidido cuidar mi alimentacion, y comer solo cosas sanas somo Akihabara Blues, y Xtreme.

    Por cierto, veo que le dais mucha importancia a las faltas de ortografia, pero es que… …..me gusta, me hace sentir distinto… :D.

  9. …había escrito un montón de cosas, pero viva mi línea de internet xD, hago un resumen:

    Me ha gustado

    Simple no? xD Es que daba extensa opinión sobre eso de los análisis y tal, pero como esto se colgó y de todas formas era algo muy extravagante (como yo xD) pos lo dejo pasar.

    Esa Xtreme de la que habláis, por aquí por canarias no llega no? Es que no la he visto nunca xD

    Bye

  10. Bueno como yo no he leido la Xtreme hablo del artículo de Kristian 😛

    Bueno, mejor me callo la verdad porque me he partido el culo como con cada una de las hasta ahora cuatro apariciones de la sección. Verdades como puños repletas de ironía. Enhorabuena, me siento orgulloso de que quieras escribir conmigo

  11. Pingback: Mensajes ocultos en GTA IV at

  12. Brutal, me encanta, que ganas de leer el siguiente capítulo. La verdad, de lo mejor que he visto en muchos años y lo que es triste es que es muy cierto que si las puntuaciones de EA, que si los RRPP…vamos si al final todo esta enmerdado…

  13. Pingback: Aventuras y desventuras de un periodista de esto de los marcianitos: De party con Ita at

  14. Pingback: Aventuras y desventuras de un periodista de esto de los marcianitos 9: En busca de empleo (y 2) | Akihabara Blues

  15. Pingback: Aventuras y desventuras de un periodista de ésto de los marcianitos 11: Because the Night | Akihabara Blues

  16. Pingback: Aventuras y desventuras de un periodista de ésto de los videojuegos 12: Mi primera vez | Akihabara Blues

  17. Pingback: Aventuras y desventuras de un periodista de ésto de los marcianitos 13: Jessica Chobot y yo… y el quinteto titular de Los Ángeles Lakers | Akihabara Blues

Deja un comentario